Ciclo Elefante: Palabras gigantes en marcha

Esta noche, el ciclo literario que coordinan Daniel Potaschner y Leandro Hidalgo cierra el año en compañía de algunos de los tantos escritores que montaron su lomo. Micrófono abierto y lecturas colectivas para celebrar dos años de existencia.

(No nos olvidemos de José Luis Bolognezi) Les pregunto: "¿cuesta ser escritor en Mendoza?" “No sé. A mí no me han cobrado nada hasta el momento. No sé si el Negro será socio de algún club, o habrá que pagar la obra social del escritor… pero me parece que no”, Daniel Potaschner afila sus ojos chinos mientras responde con esa voz nasal que lo caracteriza.

"En la pileta de los escritores, y ahora que llega el verano, en la parte profunda te tiran de los tobillos hacia abajo… (…) Escribir cuesta en el patio de mi casa y en las Islas Canarias. Pero hacernos socios, Dani, de una pileta…”, suma Leandro Hidalgo, detrás de su barba y de ese andar suave que adquieren sus palabras.

Coinciden: “los niños seguimos ahí, con la pala y el baldecito esperando la ola en la arena”.

El “ahí” es ese búnker bien llamado “escritores jóvenes mendocinos”, desde donde resisten, cultivan el microrelato y coordinan, cada jueves desde hace dos años, un espacio de lecturas en vivo que marcha bajo el nombre de Ciclo Elefante.

Desde ese rincón integran –también- Indygentes, el colectivo que nació en la última Feria del Libro con la idea de arropar escritores y poetas independientes locales, y que este sábado desembarca con su arsenal literario en la Biblioteca San Martín (de 10 a 13 y de 17 a 23).

Poxner e Hidalgo se sientan con MDZ para construir, más que una entrevista, una suerte de cadáver exquisito cuyo disparador es Elefante, ese gigante que ha montado en su lomo a incontables  personajes y que hoy cierra el año con una velada a micrófono abierto -ver ficha técnica-.

Se sientan y hablan, sobre esta enorme criatura que invita a “dejar los egos en la puerta para disfrutar de lo que nos pueda narrar un compañero de oficio”.

- ¿Números en rojo o saldo a favor, en el balance del ciclo?

Daniel: Saldo completamente a favor. El ciclo este año ha cumplido con algunos objetivos que nos pusimos alguna vez con el Negro. Uno de ellos es que se convierta en una reunión donde los escritores pueden ir a escuchar, a conocer, a verse. Y encima con la posibilidad de tomar algo, lo que le da otra impronta…

Negro: Sí… además, en la balanza del análisis, nos da que la mujer se quita la venda y se pone a leer al lado de cierta justicia literaria. Logramos un espacio democratizador de la cultura, al menos en parte, y eso  ha sido unos de los anhelos principales. Aunque también hay números en rojo, porqué no, por supuesto que los hay; han sido y son los desalientos, las controversias, los adultos en batalla por el botín intelectual. Pero los niños seguimos ahí, con la pala y el baldecito esperando la ola en la arena. 

- ¿Quiénes se subieron este año, al lomo de este elefante?

Daniel: Bueno, con orgullo podemos nombrar a: Gabriela Garzón Rogé, Facundo Mercadante, Yvan Conna, Hernán Schillagi, Martín Albarracín, Gabriel Jiménez, Leo Dolengiewich, Eliana Drajer, Juan López, Timonayre, Don Cósimo, Pablo Arabena, Javier Piccolo, Débora Benacot, Hugo Gonza, Valentín González Feltrup, Sergio Taglia, Gonzalo Córdoba, Rubén Valle, Leo Pedra, Wilson Ardila, Seba Masera y a los músicos Maxi Saltalamachia, Mario Teacher Galván, Facundo Silione, Ariel Tello y Diego Barandica. También el ciclo fue auspicio del 1º concurso de Microrrelatos “Seré Breve” en el que se consagraron ganadores: Giuliana Santarone, Rosario Olarte Badino, Greta Amorela Ferster Sosa, Francisco Salaris, Mirtha Susana Arenas, Gabriel Dalla Torre y Armando Maccia, quienes también estuvieron.  

- ¿A quiénes quisieron subir y no se pudo?

Daniel: Al “Burrito” Ortega. Queríamos que viniera a leer en una noche temática de fútbol, pero no se pudo, tampoco lo intentamos tanto… y nunca hicimos la noche temática de fútbol. O sea...

Negro: lo del Burrito Ortega en un momento nos lo tomamos en serio, pero bueno, ¡era un golpe de merchandising!  Una manera de mezclar los campos, derribar ciertos mitos en torno a esto, el “Burrito” nos hubiera aportado cierta indecencia y picardía… pero bueno, no se dio. Otros muchachos nos pedían a las vedettes escritoras, ¡imaginate! Y yo, especialmente, quise llevar un elefante verdadero a la puerta del bar para este jueves, pero ninguna de mis notas funcionó.

- ¿Cuál es el secreto de la permanencia?

Daniel: Perseverancia y fe. Al menos en mi caso. Creo profundamente en esto que hacemos. En el ciclo, en la literatura, en la fuerza de las palabras, en encontrar corazones más que otras cosas, en dejar los egos en la puerta para disfrutar de lo que nos pueda narrar un compañero de oficio.

Negro: O recapacitamos sobre eso, o morimos. Hay que revolucionarnos de amor y respeto, en primer término, no pueden saltearse las fases. Pero en el campo artístico muchas veces se trasladan las relaciones de mercado, con su competitividad y producción, a la familia literaria. Yo creo que el nuestro no es un secreto, lo decimos siempre, yo lo digo siempre.
 
- Para quienes todavía no se acercaron al ciclo, ¿cuál es su espíritu?

Negro: tratamos de permanecer despiertos, el ciclo es de todos los que leyeron y asisten. Eso es fundamental aclarar. Todos esos escritores y público que vienen  aportan su cuota de generosidad. Tenemos distintas perspectivas, distintas estéticas, pero hay algo detrás de escena, y lo digo con mucha humildad, la gran innovación está en haber  podido conducir una fuerza preciosa de compañerismo, de admiración. Y ser plural no es sinónimo de chabacanismo, como por ahí se piensa, al contrario, retroalimenta las prácticas participativas de la cultura, y así comienzan a sanarse las distancias.

Daniel: Es un espíritu de libertad. De confianza. De creencia.

- ¿Cuándo retoman con las lecturas? ¿Hay nuevas ideas?

Daniel: Sí. Siempre hay nuevas ideas. Una es la de hacer un ciclo Elefante federal. Ir por los departamentos sembrando la semilla del Elefante, generando ciclos similares por otros lados como San Rafael, Tunuyán, San Martín… y para eso nos vamos a valer de amigos que se han generado gracias al ciclo.
 
- Si les pido una anécdota, una postal ¿cuál es la primera que se les viene?

Daniel: La de Wilson, un loco del bosque… un camelero que al menos a mí me la hizo creer mal. Y me hizo pensar que si te tenés que valer de tu biografía para defender tu literatura, estamos mal. Yo creo que los textos se defienden solos. No siempre se puede estar allí junto al libro para explicarle al lector qué quiso uno decir con tal frase o con cuál evento de tu vida se relaciona tal pasaje de un texto.

Negro: Sí… era un farsante, aunque admirable y maravilloso. Yo apunto las postales de algunos que se hicieron elefantes yendo y apoyando la movida, como Facundo Mercadante, Leo Dolengiewich, Débora Benacot, Valentín Gonzalez Feltrup, Píccolo… y otros, varios otros también, público habitué, como Flor y Mariana, y la gente del bar Iguanahaní, Pamela y su equipo, valientes y siempre cariñosos con nosotros, que dan lugar geográfico y material a nuestros delirios.

Ficha técnica:
Pongámonos Elefantes
Elefante Ciclo Literario - Cierre 2009
Jueves 17 de diciembre - 21.30
Micrófono abierto - lecturas colectivas
Iguanahaní - San Martín 1945, Ciudad.
Entrada: $5.
+ info: www.cicloelefante.blogspot.com
¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|05:39
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|05:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016