El Aconcagua como negocio: "Falta una política turística integral"

José Casas, propietario de Lanko Altas Montañas, reflexiona sobre la vida y la forma de hacer negocios con la vida en la naturaleza y el ícono del andinismo en el continente americano. También pone el ojo en la situación de las prestadoras de servicios en el parque provincial y sobre las posibilidadades no aprovechadas para nuestro turismo.

Como cualquier chico de su edad, a los 22 años José Casas sólo tenía acreditados en su cuenta un par de sueños. Venía de Malargüe, con esa relación natural que tiene la gente de campo con la vida de campo.

Por eso, tal vez por eso, cuando llegó a “Mendoza” (como le dicen todos en el interior de la provincia a esta ciudad, como si acaso no fuera cierto que todos somos “Mendoza”) el chico buscó su ámbito de interés y por supuesto resultó ser la montaña.

Ahora que tiene 35, recuerda que comenzó alquilando un refugio, el Esloveno, en Penitentes que, por entonces, a pocos les interesaba regentear. Y le gustó.

Hoy José Casas resulta ser uno de esos jóvenes emprendedores y responsables que debieran transformarse en ejemplo para todos. Junto a su amigo Osvaldo Carbajal, de la misma edad, tienen hoy una empresa, Lanko, que se encarga de prestar servicios integrales a quienes quieren vivir alguna clase de experiencia en el Aconcagua.

No es de mucho hablar José, pero hará el esfuerzo de contarnos algunos retazos de sus visiones. Estamos en el célebre refugio Cruz de Caña, de Penitentes, a la sazón, administrado por su empresa. 

- ¿En qué consiste tu trabajo?

- Presto servicios. En Lanko, nos ocupamos de toda la logística que supone una expedición al Aconcagua: alojamiento, transportes, comidas, mulas, guías, porteadores, trekking…

- ¿Y cuánta gente trabaja para ustedes?

- Actualmente, hay una docena de familias que dependen directamente de Lanko. Y también cuarenta mulas, que nos pertenecen, claro…

- ¿Es un buen negocio el Aconcagua?

- El Aconcagua es un negocio, pero no un gran negocio. Y tiene una clave fundamental: te tiene que gustar la montaña para que las cosas salgan bien. Si pensás que esto se puede manejar desde una oficina en la ciudad, vas muerto. Después tenés que luchar con algunas barbaridades como el 21% de IVA; algo que, en una tarea como esta, es un despropósito. Para que este negocio cierre tenés que trabajar tanto en invierno como en verano y ahí sí te puede cerrar. Y siempre con la conciencia de que te tenés que encargar absolutamente de todo.

- Casi toda la gente que se ocupa empresarialmente del Aconcagua es joven, ¿hay conciencia empresarial?

- Ahora ya podemos hablar de que la hay. Y también hay mucho respeto por la naturaleza de parte de las empresas. Si así no fuera, este negocio no le resultaría a nadie.

- Y a nivel oficial, especialmente de parte de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, ¿está bien gestionado el Parque?

- Yo creo que se están haciendo bien las cosas. Y que ha cambiado mucho el panorama de diez años a esta parte. Recursos Naturales ha operado acciones positivas para que exista una regulación clara. Las empresas prestadoras de servicios tienen ahora responsabilidades muy claras, pagan un canon fijo por temporada y obliga a que tengamos a los empleados en blanco, cosa que está muy bien. Ahora hay más orden y las empresas trabajan cada vez más y mejor para atender como corresponde a un público exigente y que viene de distintas partes del mundo. Además, junto a organizaciones como Cullunche se controla el buen trato de los animales en el Parque y noto que los guardaparques son más profesionales.

- ¿Y se trabaja de manera integrada con Turismo?

- Lamentablemente, no. Se podrían hacer muchas cosas y es claro que nos falta unión para tener a disposición una política turística más amplia que la subida al cerro. 

- Se podría trabajar con los miles de extranjeros que después de subir el cerro, no tienen nada que hacer y se van a Chile o a sus países, salvo unos pocos que quieren conocer alguna bodega...

- Esto es porque falta una política turística integral. Igualmente, los visitantes del cerro suelen venir muy enfocados, habría que ofrecerles paquetes más importantes que incluyan otras opciones.

- ¿Y ustedes, los prestadores de servicios, satisfacen bien la demanda en el Parque?

- Si bien el Estado debería estar más atento a la demanda, creo que nosotros la satisfacemos bien. Y hasta me animaría a decir que el Estado debiera plantearse poner un cupo de empresas prestadoras, porque con las que hay es suficiente.

- ¿Cómo es posible que Penitentes, siendo un lugar tan bello y con tanta infraestructura esté vacío en verano?

- Es así porque la mayoría de los departamentos que hay aquí pertenecen a privados a los que no les interesa alquilarlos o que se genere un centro turístico veraniego. Estos edificios se hicieron con beneficios de desgravación impositiva y la situación fue aprovechada por gente con dinero que no necesita ni quiere nada en particular de este lugar.

- Pero igualmente se podrían hacer cosas… Aquí cerca hay lugares muy bonitos para disfrutar como el Cristo Redentor, Puente del Inca, Las Cuevas, Polvaredas…

- Sí, claro, pero no hay actividades planificadas. Se podrían hacer un montón de cosas, pero es necesario el acompañamiento concreto de todos los involucrados.

Opiniones (0)
17 de noviembre de 2017 | 17:31
1
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 17:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia