Deportes

Estudiantes venció al Pohang Steelers y está en la final del Mundial de Clubes

El Pincha derrotó 2 a 1 al equipo surcoreano y clasificó a la final del Mundial de Clubes, donde podría enfrentar al Barcelona. Leandro Benítez marcó los dos tantos del conjunto argentino. Ingresá a la nota y mirá los goles del encuentro.

Estudiantes de La Plata venció hoy sin jugar bien al Pohang Steelers, de Corea del Sur, por 2 a 1, en su debut en el Mundial de Clubes y ahora sueña con disputar la final del próximo sábado ante el Barcelona, de España, que mañana se medirá ante el Atlante mexicano.

Leandro Benítez, uno en cada tiempo, marcó los dos goles de Estudiantes, al que le pesó el debut en el Mundial de Clubes, porque no pudo plasmar la diferencia real con un equipo surcoreano que nunca pudo dar tres pases seguidos.

El árbitro italiano Roberto Rosetti fue un verdadero papelón y expulsó a tres jugadores del Pohang Steelers, entre ellos al arquero cuando se habían realizado los tres cambios y tuvo que ponerse los guantes Denilson, autor del tanto surcoreano.

Los tres expulsados que sufrió el Pohang no influyeron en el resultado final, pero le dieron a Estudiantes una gran ventaja, demasiada e innecesaria.

Los nervios atentaron contra el plantel de Estudiantes, porque hasta ayer era todo ansiedad y desde temprano hoy eso se transformó en nervios.

Las casi tres mil personas que ovacionaron al equipo antes de empezar el partido trataron de hacer sentir local a Estudiantes, que sin embargo nunca se sintió cómodo en el estadio Mohammed Bin Zayed.

De entrada el conjunto de Alejandro Sabella buscó llevarse por delante al Pohang y a los cinco minutos generó la primera chance, con una chilena de Mauro Boselli que pegó en el travesaño y en el rebote Benítez no le acertó al arco.

A partir de ese momento el conjunto argentino fue un desconcierto total, con Juan Sebastián Verón entrando poco y mal en juego, y los demás sin sumar ni restar.

Por suerte para Estudiantes, el rival de esta noche no estaba a su altura y jugando mal pudo sacar diferencia, por una cuestión de jerarquía individual. La agradable noche y sentirse como en casa por el aliento de la gente no fue suficiente, pero alcanzó para llegar a la final del Mundial de Clubes.

El gol de Benítez, que algunos le dieron a Boselli, fue como un oasis en el desierto, porque Estudiantes se moría de sed bajo un calor sofocante, calor que se generaba solo y no por los 20 grados de temperatura externa.

En el segundo tiempo el "pincha" salió a jugar más tranquilo y el nuevo tanto de Benítez le dio paz interior.

Sin embargo, se durmió y con un gol en clara posición adelantada, el brasileño Denilson le puso dudas al resultado final, marcando el 1-2, que dejó helados a todos los argentinos.

Claro, que luego de eso el italiano Rosetti siguió sacando rojas, expulsó al arquero, tuvo que ir el mejor del equipo surcoreano a atajar, el brasileño Denilson, y así se terminó todo.

El rival de Estudiantes, con once, con diez, nueve u ocho, siempre fue frágil, débil, dio muchas ventajas, que Estudiantes nunca supo aprovechar, siendo esa, como el haber jugado muy mal, un alerta importante para Sabella.

Un rival como Barcelona o el mismo Atlante no le dará ventajas y si juega como hoy sus chances serán mínimas. Lo cierto es que Estudiantes es finalista y mañana será un espectador de lujo del partido entre Barcelona y Atlante, de donde saldrá el otro finalista del Mundial de Clubes.



Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|13:40
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|13:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic