Los argentinos gastan más de $ 10.000 millones por año en seguridad privada

Para cubrir las políticas públicas insuficientes, la población mantiene con su bolsillo a un ejército de 200 mil vigiladores. En la zona metropolitana, hay tres agentes privados por cada policía. Estar seguros es un negocio. Claudio Mardones.

Salvo para sus víctimas, el miedo es un gran negocio. Especialmente para las 800 empresas de seguridad privada e investigaciones que operan en todo el país. Según fuentes de las cámaras que los agrupan, llegan a facturar unos 800 millones de pesos por mes y casi 10 mil millones al año, la misma cifra que está prevista en el presupuesto nacional para todo el sistema penal, de seguridad interior y de inteligencia que, para todo 2010, prevé un gasto total de 9.892 millones de pesos. Es decir que el dinero que embolsan estas empresas supera a las erogaciones públicas para el sostenimiento del Sistema Penitenciario Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria y los pocos gastos que blanquea el presupuesto argentino para la Secretaría de Inteligencia, cuyo presupuesto total ha sido siempre un enigma. Eso no es todo: la facturación anual del negocio de la vigilancia privada supera en 1.900 millones a todo el presupuesto previsto para el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea en 2010 y es casi idéntico a toda la partida prevista para financiar el sistema de salud pública.

La facturación concentra por año una cifra que, en dólares estadounidenses, equivale a la friolera de 2.600 millones de billetes verdes para un negocio que registra un promedio de crecimiento anual del 4% en forma sostenida, aunque en sus mejores épocas, como en 2001, llegó al 9%, una tasa de desarrollo envidiada por muchas actividades industriales de la Argentina.

Semejante número es posible gracias a un silencioso ejército de 200 mil vigiladores privados que trabajan un mínimo de 10 horas diarias y que custodian los bancos, edificios, empresas, consorcios, barrios, countries, depósitos y plantas industriales de todo el país junto a las fuerzas estatales de seguridad. De los 200 mil efectivos, que cobran un salario promedio de 1.500 o 1.600 pesos mensuales, el 25% es ilegal, es decir que en todo el país hay unos 50 mil agentes privados que reportan a una estructura de seguridad paraestatal que elude los controles del Estado, algo muy similar a una dimensión desconocida del control armado.

Leer más sobre esta información.
Opiniones (1)
20 de noviembre de 2017 | 01:30
2
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 01:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que estya gente dela clase media en lñugar de estar paranicas cuidándose de que las hordas delincuenciales los ataque. Tendrían que aportar a un fondo social que se destine a construccion decasas o monblocks donde los chicos vivan consus madres, y se le den deportes, talleres, merenderos y comedoews. Les vaa costar menos que los millones que els sale la seguridad privaday los perros y las rejas y las alarmas.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia