Brutal golpiza a un empleado en el asalto a farmacia de Cuarta Sección

Dos delincuentes perpetraron el robo a la farmacia Fénix. Se llevaron $400 y otros $3.000 en relojes que venden en el local. Encerraron en el baño al empleado, quien fue brutalmente golpeado, al farmacéutico y a una clienta. No hay detenidos.

Una farmacia de la Cuarta Sección fue asaltada en la mañana de este viernes. El empleado que atendía fue brutalmente golpeado por uno de los delincuentes, quienes se hicieron de dinero en efectivo y mercadería.

La farmacia Fénix está ubicada en calle Damián Hudson 695, de Capital. Alrededor de las 9.30 el vendedor estaba atendiendo a una clienta cuando ambos fueron sorprendidos por dos delincuentes, uno de ellos armado.

Este ladrón amenazó al empleado, le exigió que abriera la caja y la víctima obedeció. Había unos $400, según indicaron fuentes policiales que quedaron en manos de los asaltantes.

Pero después de hacerse con este dinero, el delincuente armado le preguntó al vendedor en dónde estaba el baño; al responderle, le apuntó en el cuello y lo obligó a ir hacia allí. También la clienta fue llevada bajo amenaza al igual que el farmacéutico que estaba en el depósito. Cuando entraron al baño, al vendedor lo hicieron agachar y le pegaron una patada en la cara y un cultazo en la cabeza. Pero el robo no había terminado.

El que tenía el arma le dijo que se pusiera de pie y que lo acompañara al salón, donde lo obligó a abrir la vitrina de exposición de relojes que también comercializa la farmacia. Nuevamente obedeció la víctima y el ladrón sacó 52 relojes que estaban a la venta.

Pero antes de llevarlo hacia el baño, otra vez, le preguntó: “¿De quién es esa moto que está en la puerta?”. Mía, le respondió el vendedor. “Entonces dame las llaves”, le exigió el asaltante armado. Se trata de una Zanella de 110 centímetros cúbicos.

En el baño estaban temblando la clienta y el farmacéutico, quienes debieron hacerle lugar al vendedor para que pueda entrar. El ladrón cerró la puerta pero no la trabó. Las víctimas salieron después de unos minutos cuando escucharon que una persona entraba a la farmacia y dieron aviso a la Policía.

El propietario de la farmacia estaba enojado por el robo que sufrieron sus empleados y en su local. Pero no sólo por el atraco, sino que se quejó, también, por la poca seguridad.

Desde la Oficina Fiscal Nº 13, de Capital, indicaron que no hay sospechosos detenidos por este atraco.
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 04:17
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 04:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho