Comunicación no verbal: lo que decimos sin querer

La lectura del repertorio de mensajes que emiten nuestros rostros, ojos, voces y cuerpos revela aspectos desconocidos de la personalidad. Un investigador analiza los perfiles de Cristina, Cobos y Jaque.

La comunicación no verbal es la más básica, antigua y fundamental de las interacciones entre los seres humanos. Nuestra mirada, nuestro rostro y nuestros gestos hablan más de nosotros que cualquier otro discurso.

Sin una sintaxis que lo organice como en el lenguaje oral, la comunicación no verbal ha sido estudiada, y sigue siéndolo, por las más diversas disciplinas. Las primeras áreas de conocimiento en ocuparse de ella fueron el psicoanálisis y la psiquiatría; luego, los aportes de la semiótica y de la semiología, de la neurología y de la neurolingüística han enriquecido y multiplicado los múltiples análisis bajo los cuales pueden ser observados tanto el lenguaje gestual como el corporal de cualquier persona.

Aunque no se precia de obtener resultados absolutos y verdades taxativas, sus aproximaciones son admitidas en numerosas áreas del conocimiento, desde la psiquiatría clínica y la psicología forense a la sociología y la antropología.

Su objeto de estudio es el enorme abanico de gestos que inconscientemente hacemos durante cada minuto de nuestras vidas en cuanto nos cruzamos con otra persona: sonrisas, apretones de manos, muecas, pestañeos, abrazos, insultos, poses, tics, besos, caricias, por mencionar sólo un puñado de acciones que nuestro cuerpo realiza sin la intervención directa de la conciencia.

Miénteme

A partir de la popular serie que emite Canal Fox, Lie to me, la comunicación no verbal sirvió de excusa para la proliferación de test de relaciones de pareja, de personalidad, de aptitudes para un trabajo, de relaciones familiares, de hábitos de compra, de vicios y virtudes y de todo cuanto tema se pueda imaginar.

Los expertos en comunicación no verbal no pretenden, como en el envío de protagonizado por Tim Roth –eso es ficción, después de todo-, descubrir asesinos, mentirosos o ladrones profesionales, al estilo de los brillantes psicohistoriadores de Isaac Asimov o de los implacables mentats de Frank Herbert.

Los especialistas reales aclaran que la lectura del vasto repertorio de mensajes que emiten nuestros rostros, ojos, voces y cuerpos, siempre en la interactiva relación emisor-receptor, no busca comprobar la veracidad de los dichos de una persona ni la sinceridad de sus declaraciones no verbales. Simplemente, aspiran a trazar un perfil psicológico, rasgos relevantes de una personalidad.

O sea, no son de ninguna manera, policías del alma.

Sin palabras: el reino de las emociones

“La comunicación de persona a persona es al mismo tiempo gestual y verbal. La comunicación gestual abarca la expresión del rostro, la posición de los ojos, los movimientos de la boca, de las manos, de la cabeza y además, el tono y el volumen de la voz. Todo eso complementa la comunicación verbal que tiene un gran significado afectivo. Sobre todo ilustra lo emocional, no lo intelectual”, explica el doctor Eduardo Rodríguez Echandía, psiquiatra mendocino dedicado a la investigación en el campo de la neurología básica aplicada.

El médico, a cargo de los posgrados de la Facultad de Medicina de la UNCuyo, argumenta que “todo el repertorio de gestos son parte de la comunicación, que tiene una cierta proporción de comunicación intelectual y otra de comunicación emocional. Tiene que haber un equilibrio entre ambas. Si se rompe ese equilibrio hacia lo puramente emocional, hay una alteración, una patología. Y viceversa, si predomina lo cognitivo sobre lo emocional, la persona muestra pocos gestos que revelen qué es lo que realmente piensa y qué está sintiendo, esa es otra patología. Se rompe el equilibrio”.

“Entre dos personas normales el intercambio de gestos establece una dialéctica que es al mismo tiempo intelectual y emotiva y permite la comprensión. Eso es lo normal. Y que está en un proceso continuo de personalización de ese intercambio. La persona normal se personaliza a través del otro. El enriquecimiento es mutuo y de ello participa todo el lenguaje”, destaca el especialista que agrega: “En las patologías psiquiátricas esto se rompe”.

Los gestos universales

Hay una serie de gestos que son comunes a todo el género humano. Cualquiera puede entender estos gestos más allá del idioma, la edad, el estado evolutivo, la época, las determinaciones culturales. “Estos gestos son genéticos”, señala Rodríguez Echandía, director del Cricyt entre 1989 y 1992.

El llanto, la risa, el dolor, la sorpresa, el aburrimiento, la confianza, la desconfianza, la ira, la calma, el asentimiento, la negación, la alegría, el placer, el asco, la aprobación, la desaprobación, la hostilidad, la fraternidad, la superioridad, el sometimiento, entre muchos otros, se despliegan como en un lienzo en el rostro sirviéndose de la mirada y los movimientos de la boca. Y el cuerpo los subraya con sus posiciones y tensiones.

El psiquiatra puntualiza: “Intuitivamente uno puede saber sin que nadie nos lo haya enseñado, si una persona está triste o alegre, por ejemplo. Es una función, un comportamiento primario de la naturaleza humana. Pertenece a nuestra genoteca, es decir, a nuestra biblioteca genética. Se va modificando a lo largo de nuestra vida con la suma de experiencias”.

La comunicación no verbal se mantiene gracias a una serie de paralenguajes, entre los cuales destaca el de la mirada. “Los ojos emiten los paralenguajes más significativos. Por algo se dice que los ojos son el lenguaje del alma. Pero siempre actúan en combinación con el rostro. Si uno abre los ojos un poco de más como una manera de expresarme se modifican muchos elementos en el rostro. La boca también es muy importante. De hecho, los famosos emoticones ilustran a grandes rasgos los posible gestos combinados de ojos y boca”, detalla Rodríguez Echandía.

“Los movimientos de las manos son muy importantes. Nos ayudan a subrayar lo que decimos. Una persona que mueve mucho las manos suele expresarse mucho gestualmente, con ello logra expresarse entera como persona. Yo no divido lo que es gestual y paragestual porque todo funciona como un conjunto de expresiones sincrónicas, y todo forma parte de esa entidad que es la comunicación no verbal”, subraya el especialista.

Y puntualiza que “cuando tenemos una primera impresión de una persona, como de buena gente o de mala gente, esa impresión casi nunca está equivocada. Hay un cierto margen de error, pero casi siempre se acierta en esa lectura de lo no verbal”, amplía el psiquiatra. “Sin embargo, jamás hay que olvidar que como se trata, justamente, de una lectura de gestos del emisor interpretada por un receptor, ese receptor puede estar viciado por su propio repertorio de prejuicios sociales, culturales, religiosos, etcétera, que lo llevan a hacer una lectura parcial o no correcta de la expresión del otro”, subraya.

La regla Mehrabian

El psicólogo estadounidense Albert Mehrabian descompuso en porcentajes el impacto de un mensaje: 7% es verbal, 38% vocal (tono, matices y otras características) y un 55% señales y gestos. El componente verbal se utiliza para comunicar información y el no verbal para comunicar estados y actitudes personales. Este investigador afirma que en una conversación cara a cara el componente verbal es un 35% y más del 65% es comunicación no verbal.

“Todo esto varía de acuerdo a cómo sea el emisor. Si se trata de una persona muy charlatana y que habla rápido, los porcentajes varían. Si es una persona de pocas palabras y que habla pausadamente apoyada en muchos gestos, esta proporción también cambia. Además, influye el contexto en el que está produciendo esa comunicación, ya que varía si es interpersonal o si hay un solo emisor y múltiples receptores, como podría ser en el caso de un profesor que da clases o de un político dando un discurso”, argumenta Rodríguez Echandía.

Un director de orquesta, frente a la orquesta y batuta en mano, emite miles de mensajes gestuales y verbales sin decir una palabra. En cambio los gestos de un mimo son justamente la teatralización, casi llevados a la caricatura, del repertorio de gestos básicos y universales. A ambos, los entiende todo el mundo en su lenguaje no verbal.

Figuras públicas y mensajes no verbales

¿Se puede saber si una persona miente a través de sus gestos? “Relativamente. Si el receptor no conoce nada del tema que le están comunicando verbalmente, se le puede decir cualquier cosa y creérselo. U observa que no hay un desequilibrio entre lo que dice y cómo lo dice si posee referencias anteriores. Aquí interviene el elemento intelectual con respecto a lo que dice y no a lo gestual. No todo es el mensaje sino cómo se capta el mensaje”, responde el científico.

Y agrega que “con algún margen de error, uno puede darse si nos están diciendo la verdad o si la están disfrazando. Sí, se puede saber si nos están mintiendo”, afirma el investigador, aunque insiste en que con las figuras públicas, entrenadas en el acto de hablar en público, “la posibilidad del error está presente. Lo que se puede ver más claramente es su personalidad con alguna certeza parcial”.

Le pedimos al doctor Rodríguez Echandía que analizara los gestos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, del vicepresidente Julio Cobos y del gobernador Celso Jaque a través de discursos y presentaciones en público. Estas fueron sus observaciones.

Cristina Fernández: una  persona fuerte

“Tiene una expresividad que es muy convincente. Por lo tanto, la tendencia del que escucha es a creer lo que dice. Aquí, interviene la ideología del receptor que hace que la misma expresión que para uno es convincente para otro sea lo opuesto. No se puede a través de lo que demuestra con sus gestos si lo que dice es verdadero o no. Tiene mucha facilidad de palabra, mucha experiencia en hablar en público. Es una persona fuerte y se nota sin demostrarlo, porque en general, nunca se excede en el volumen de la voz, no puntualiza excesivamente las frases. Muestra que es una persona fuerte”.

Julio Cobos: pura emoción

“Expresa exageradamente, caricaturescamente, que está dominado por las emociones. En este momento es pura emoción. Se nota que le sucedió algo que no esperó nunca. Está desbordado ampliamente. Está dando una explicación muy larga sin necesidad, muy lenta. También por la emoción se le ha reducido la cantidad de saliva en la boca. Habla con la boca seca. Lo que le falta aquí, para ser exagerado, sería llorar. Creo que eso lo muestra. Muestra un enorme repertorio de gestos, especialmente con los movimientos de la boca, que son dramáticos. Se muestra exclusivamente como persona”.

Celso Jaque: un personaje en un teatro

“Muestra una expresividad adaptada al momento, a lo que sucede. Se trata de una persona que es, de por sí, poco expresiva. Y es poco expresivo porque tiene bajos los párpados. Esto se llama ptosis palpebral que es un rasgo fisiognómico. El nunca mueve los párpados y por lo tanto la impresión que da es que no está actuando como persona sino como personaje. Su expresión es la que él considera que es la que debe poner para ese momento, de acuerdo a lo que debe decir por lo que ha ocurrido. Es como un personaje actuando en un teatro”.

Patricia Rodón

Opiniones (7)
10 de Diciembre de 2016|08:07
8
ERROR
10 de Diciembre de 2016|08:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Andá a afanar a otro lado...malísimo...!!!
    7
  2. Cualquier persona que ha leido algun textito de comunicación, puede decir lo de este señor!!!!Es más si no recuero mal en alguna revista Para ti, han salido articulos de este tema...patetico!!!
    6
  3. linda la chica de las fotos.je.je
    5
  4. .. nada
    4
  5. jajaja malísimo el análisis del experto doctor, lo que dice lo puede ver cualquiera, superficial, una porquería
    3
  6. creo que al "adjunto" nestor , este tipo de tets es imposible realizar
    2
  7. Lo que quiso decir el excelente profesional es que Cristina, como toda mujer en su casa, nos tiene cagando a todos, y se hace lo que ella dice, aunque sean meramente caprichos; Cobos por su parte es una histeriquita, "pura emoción" para que se fijen en él y le presten atención; y Jake... es simplemente un payaso. Gracias doctorazo por ayudarnos a entender a esta manga de políticos que tenemos..
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic