Alertan por el alto índice de muertes por ahogamiento y mal uso de la pirotecnia

La llegada del verano, con la finalización de las clases y las fiestas de Fin de Año, eleva la cantidad de chicos que son asistidos en guardias hospitalarias como consecuencia de accidentes de este tipo. El año pasado murieron ahogados 19 niños menores de 4 años. El descuido hogareño es la principal causa. Recomendaciones.

La falta de prevención, de supervisión adulta y la cantidad de horas que los chicos pasan en casa atentan en la temporada veraniega contra la vida de los menores. Y llegado el verano, con la finalización de las clases y la proximidad de las Fiestas de fin de año, las autoridades sanitarias de la provincia aprovechan para recordar a los padres mendocinos los índices de accidentología y la tasa de mortalidad.

Esta mañana, en las instalaciones del Hospital Pediátrico Humberto Notti, las responsables del área de Terapia Intensiva del nosocomio, Elida Vanella; y del Programa Provincial de Prevención de Accidentes, Gladys Fernández, presentaron un extenso informe sobre los datos de años anteriores, las maneras de actuar ante accidentes que tengan como protagonistas a niños y los detalles a tener en cuenta para prevenirlos.

Los accidentes por inmersión

En nuestra provincia, los accidentes en el hogar representan la principal causa de muerte de niños de 1 a 4 años de edad y el ahogamiento por inmersión lleva la delantera, superando el 80% de los casos, en la temporada de verano.

Sólo en el año 2008, de las 50 personas fallecidas por ahogamiento, 18 fueron menores de 5 años. Cifras que aunque muestran un pequeño descenso con respecto a años anteriores, se mantienen en los niveles históricos mendocinos.

En 2007, del total de 55 muertes, 19 fueron de pequeños de menos de cuatro años. Mientras tanto, en 2006 la cifra de decesos fue parecida: 54 muertes. Pero, los fallecimientos de niños resultaron ser 29.

A su vez, las especialistas apuntaron a los padres como los responsables de la supervisión que se debe hacer sobre la recreación de los menores en las piletas de lona, ya que a pesar de presentar pocos niveles de agua “son suficientes para producir la muerte a un niño”.

“La muerte por ahogamiento de un niño es muy silenciosa y extremadamente rápida. Los bebés no advierten que anteponiendo las manos o levantándose evitan su padecimiento. Sólo atinan a abrir la boca para llorar o llamar a su mamá y tragan cada vez más agua”, alertó Fernández.

Además, la profesional aclaró que “al menos dos niños por año, de los que sobreviven a un ahogamiento, quedan con graves secuelas neurológicas por la falta de oxigenación cerebral por un prolongado espacio de tiempo”.

“Primero, siempre hay que prevenir”, sostiene Vanella, pero agrega que “ante la pérdida de vista de un niño, la búsqueda debe iniciarse en las zonas donde hay agua. Sean piletas, acequias o canales de riego”.

Precisamente, los canales de riego ocupan el segundo lugar en el ranking de lugares donde se producen los ahogamientos de niños y los ubicados en la zona Este de la provincia son en los que más hechos trágicos se producen.

Recomendaciones

Nunca deje solo a un niño cuando está en la bañadera, cuentón o pileta. Ni para atender el teléfono o el timbre.

Aleje a los niños de canales de riego, acequias o tanques de agua.

Proteja a los niños con flotadores o salvavidas en natatorios.

Los ríos y diques no son lugares adecuados para nadar.

Respeta las señalizaciones y vallados en lugares públicos.

Disfrute sanamente del agua. Evite hacer bromas o competencias de destreza.

Primeros auxilios

Pedir ayuda llamando al 911.

Al tomar contacto con la persona accidentada, iniciar la respiración boca a boca. Pero, antes eliminar elementos extraños de la boca (arena, comida, prótesis, etc)


La pirotecnia

Llegan las Fiestas y mal uso de los fuegos artificiales termina transformando las celebraciones en tragedia. Si bien la cantidad de afectados viene disminuyendo en los últimos años, a causa de una estricta política de control sobre los puntos de venta de la pirotecnia, la función de los padres sigue siendo deficiente y cada año deben lamentarse mutilaciones, quemaduras y pérdidas de visión o auditivas en niños.

Todos los años, para esta fecha, las guardias de los hospitales se desbordan de heridos y según las estadísticas del hospital Notti, el 45% de ellos son menores de 15 años.

Las heridas en extremidades, generalmente van acompañadas por mutilaciones de dedos o la totalidad de las manos y representan poco más del 40% de las lesiones.

Las lesiones oculares, en similar porcentaje, no son menos graves e incluyen generalmente el estallido del globo ocular. Un tercio de estas provocan ceguera o daños visuales irreversibles.


“Lo que debemos tener siempre presente es que, cuando usamos pirotecnia, estamos manipulando pólvora y aunque sea en pequeñas cantidades, las consecuencias son inesperadas”, advierte Fernández.

Recomendaciones

Si compra productos pirotécnicos asegúrese que estén debidamente autorizados por el RENAR.

No permitir el uso de estos elementos a niños.

No introduzca artificios pirotécnicos en los bolsillos.

Siga las instrucciones impresas en el producto (los autorizados tienen instrucciones).

Tenga a mano un recipiente con agua, para volcarle a los elementos ya utilizados.

No usar en lugares cerrados.

En caso de fallar el producto no intente volver a encenderlo.

Opiniones (1)
17 de diciembre de 2017 | 06:45
2
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 06:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡A ver si se avivan imbéciles! NO HAY QUE COMPRAR PIROTECNIA.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho