Deportes

Colombia tiene un arma secreta: las cámaras hipóxicas

El próximo rival de Argentina en la eliminatoria sudamericana usa espacios cerrados que simulan las condiciones del clima, manteniendo una baja concentración de oxígeno. Así mejoran los colombianos su organismo.

Todos los integrantes del seleccionado colombiano de fútbol se entrenan, desde el comienzo de la actual eliminatoria sudamericana, con cámaras hipóxicas, espacios cerrados que simulan las condiciones de altitud elevada manteniendo una baja concentración de oxígeno, para mejorar al organismo en ese tipo de condiciones geográficas.

Los seleccionados de Colombia y Argentina se medirán en Bogotá, situada a 2.640 metros sobre el nivel del mar, el próximo martes a las 21:50, por la cuarta jornada de las eliminatorias y la altura puede ser un factor decisivo en el rendimiento físico de los dirigidos por Basile.

Las cámaras hipóxicas o de simulación de altitud son utilizadas por atletas y por ciclistas para estimular la adaptación del cuerpo a la altitud e incrementar el número de glóbulos rojos en la sangre y las encimas. El beneficio para los atletas es el incremento de la cantidad de oxígeno hacia los músculos, y para los ciclistas escaladores el de evitar el mal de altitud y hacer un uso más eficiente del escaso oxígeno encontrado en las alturas elevadas.

Por recomendación del entrenador del seleccionado colombiano, Jorge Luis Pinto, la Federación de Fútbol de ese país adquirió una cámara en julio pasado, por unos cien mil dólares y todos los integrantes se sometieron a sesiones diarios, hasta en dos turnos, desde veinte días antes de cada partido por Eliminatorias.

"Al principio no me gustaba porque me sentía ahogado. Tenía la sensación de que no podía respirar y eso era difícil de manejar. Sin embargo, ahora me siento con mayor resistencia física, tanto en la selección como en mi club (Necaxa de México). Esto nos oxigena y para jugar en la altura es muy bueno", confesó el delantero Hugo Rodallega.

La última semana, cada uno de los convocados por Pinto tuvo dos turnos diarios en las cámaras, con sesiones de entre veinte minutos y media hora, con trabajos de simulación de hasta tres mil metros sobre el nivel del mar, según lo planificado por el cuerpo médico de ese seleccionado.

"Ahora nos damos cuenta de los beneficios de estas cámaras. Para jugar en Bogotá son claves si queremos desgastar al rival, como lo hicimos con Brasil", afirmó el defensor del Tolima de Colombia Gerardo Vallejo.

El doctor Alexander Niño, uno de los médico del plantel "cafetero" dijo que las cámaras se rotan en las ciudades en las que viven los jugadores de la selección. "Hay un uso constante, que es la idea para sacarles provecho", aseveró el facultativo.

El entrenador Pinto destacó la importancia de haber utilizado las cámaras hipóxicas para obtener un mejor comportamiento de los jugadores frente al poco oxígeno que se da en la altura.

"El provecho que nos dan las cámaras hipóxicas quedó demostrado contra Brasil. En los últimos treinta minutos del partido, sus jugadores no podían correr, estaban "muertos". No es que jugaran a media máquina, es que no podían hacer más", analizó el técnico.

Sin embargo, el uso de las cámaras hipóxicas fue objeto de debates éticos en la agencia antidopaje (WADA), que afirmó que su utilización puede ser el equivalente a dopaje por sangre y por lo tanto debería ser prohibido. "Es como si entrenáramos en la altura" declaró Pinto al referirse a las polémicas cámaras.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|14:47
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|14:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic