Un tiroteo en Godoy Cruz marcó el fin de la vida delictiva del "Choroto" Gutiérrez

Se lo vinculaba con un sinnúmero de asaltos a bancos, empresas y viviendas. Y también habría sido narcotraficante. Lo mató este mediodía la Policía, aunque se cree que dejó un heredero: "Cascarita" Gutiérrez, de quien también se sospecha que es delincuente.

La extensa historia delictiva de Ricardo “El Choroto” Gutiérrez (63) se terminó en el mediodía de este jueves en Godoy Cruz. Fue abatido por la Policía en un tiroteo durante una persecución. Huía de los efectivos después de haberse enfrentado a los tiros con una banda antagónica. El conflicto entre las camarillas serían dos posibles: el liderazgo como vendedores de drogas en la zona o parte del botín de algún robo que no le entregaron a “El Choroto”.

A este hombre se lo vincula con decenas de robos, asaltos y hasta homicidios, aunque nunca se le pudo comprobar que mató a alguna persona. Entre los hechos en los que tuvo participación, hay desde robos a bancos, a viviendas y empresas.

Estuvo preso en la Penitenciaría de Mendoza condenado por robo y también en San Luis, por el asalto a La Serenísima. Además, se lo conoce, también, por vender estupefacientes en Godoy Cruz junto a los Gélvez, otra importante banda que posee el control de comercialización de drogas frente al Campo Papa y en gran parte de Villa Hipódromo.

Hay un dato de “El Choroto” que nunca trascendió, y tiene que ver con una chica fallecida este año a causa de practicarse un aborto: Romina Gélvez (22).

Este caso, revelado por MDZ en el pasado mes de marzo, fue producto de un aborto que le realizó una partera a Romina en el barrio La Gloria. La joven estuvo varios días internada en el Hospital Español. A alguien, de la redacción de este diario se le ocurrió preguntar cómo una persona de, aparentes, bajos recursos podía pagar su internación en un hospital privado o poseer una sistema de medicina prepaga que le provea este tipo de centros asistenciales.

De inmediato llegó la respuesta por el mismo periodista que realizó la pregunta: la chica era pariente de “El Choroto” Gutiérrez y este hombre podía pagar una buena obra social, una prepaga o la internación en efectivo.

Pero este viernes también se terminó la vida del conocido “Choroto”, al parecer, por las balas policiales, aunque aún esto no está claro, ya que podrían haber salido de las armas de la banda a la que se enfrentó. Después de la balacerca en Villa Hipódromo, el fallecido asaltante huyó de la Policía con su nieto, Alexis Gélvez Gutiérrez, quien fue detenido pero a las pocas horas recuperó la libertad.

Este joven conducía un VW Polo, de color gris. Al ver a su abuelo herido, lo llevó hasta el Hospital El Carmen, donde murió apenas ingresó a la guardia. Fue un solo proyectil el que terminó con la vida de "El Choroto"; le dio en el brazo izquierdo, se lo perforó y le entró por la zona de la axilia hasta terminar en el pecho.

Ambos habían “visitado” una vivienda ubicada en las inmediaciones de calles Talcahuano y Lope de Vega, en Villa Hipódromo. Ahí es donde habían enfrentado a tiros a otro grupo. Los Gutiérrez balearon la casa y, al parecer, desde el interior también respondieron con proyectiles.

Según fuentes policiales, se trató de un ajuste, ya sea por el control de la venta de estupefacientes en la zona o por parte de un botín no entregado.

Respecto a la última hipótesis, los pesquisas consideran que estas bandas podrían haber participado (hace un mes) en el asalto a una armería de la Sexta Sección. Aunque detuvieron a tres sujetos, las armas nunca aparecieron.

Las pistas con las que cuentan los sabuesos son: desde la vivienda le dispararon a “El Choroto” con una PA3 (arma de guerra). Además, a dos casas de la vivienda baleada, la Policía encontró una mochila con una pistola 9 milímetros en su interior.

Debido a que el conocido delincuente integraba una banda familiar, los policías no creen que los delitos vayan a disminuir con la partida de “El Choroto”. Queda su hijo: Ricardo “El Cascarita” Gutiérrez.

También está sospechado de cometer un sinfín de delitos y participar del asalto a la planta de La Serenísima en San Luis.

Tras la muerte de Gutiérrez trascendió un dato sobre su hijo, muy llamativo, por cierto. “No nos podemos acercar a él, la Justicia nos lo tiene prohibido”, confió una fuente policial a MDZ.

El efectivo explicó que “si hay un robo en una vivienda y a una cuadra lo vemos ‘al Cascarita’, no le podemos preguntar de dónde viene o qué hace ahí; del único modo que podemos dirigirle la palabra es si lo pescamos in fraganti”.

Opiniones (6)
18 de agosto de 2017 | 05:45
7
ERROR
18 de agosto de 2017 | 05:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Porque solo uno?!?!? Deberian matar mas... bue... habra que conformarse con poco!!! Pero a juzgar por los comentarios un solo muerto de estas lacras sociales no alcanza... una pena!!!
    6
  2. UNA MANCHA MENOS EN LA SOCIEDAD PUEDA SER Q SIRVA DE ALICIENTE Y SEGUIR LIMPIANDO
    5
  3. porqué no hacerle un bien a la comunidad y fusilar a todos los chorotos que aparezcan por ahí?????
    4
  4. LARGA VIDA PARA UN DELINCUENTE TAN PELIGROSO COMO EL CHOROTO. CON LA VIDA QUE LLEVABA, COMO HIZO PARA VIVIR TANTOS AÑOS???? HACE 20 AÑOS COMPRABA Y VENDIA AUTOPARTES ROBADAS EN LAS HERAS
    3
  5. Es bueno terminar con esta peste que acosa a todos los mendocinos. Me pregunto que juez garantista ampara al hijo de este que no lo pueden detener. Creo la policia tiene que tener mas respaldo para darle duro al crimen organizado, esto se termina como en New York con mano dura y eso depende del poder politico y de terminar con la justicia garantista K. Será justicia.
    2
  6. me llaman la atencion las dos ultimas parrafos de la nota donde dice que no se pueden acercar a el hijo del delincuente y que solo lo pueden detener infraginti?? ese es un muy pero muy buen motivo para delinquir con total impunidad
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial