Deportes

PREVIA:Australia tendrá ardua tarea para mejorar en Sudáfrica papel de 2006

El gobierno de Australia espera que un buen resultado en Sudáfrica aumente sus posibilidades de ser anfitriones de un Mundial de fútbol, pero los hinchas temen que la oportunidad de su país de levantar un trofeo haya pasado y no se vuelva a dar.

Hace cuatro años en Alemania los australianos fueron "condenados" con un discutido polémico penal ante Italia en un partido que los podría haber dejado entre los ocho mejores. Ésa era sólo su segunda participación en un Mundial y tenían una posibilidad remota de ganar.

Para Sudáfrica 2010, Australia no cuenta con su entrenador Guus Hiddink. Es un equipo inestable y el sucesor de Hiddink, el también holandés Pim Verbeek, aún experimenta con la alineación.

Verbeek no es el mismo tipo de líder que su compatriota, que llevó tanto a Holanda como a Corea del Sur a las semifinales de un Mundial. Para un público australiano que está acostumbrado a ganar, con equipos de primera en rugby y criquet, alcanzar el Mundial ya no es suficiente. De todas formas esta vez no hubo tanto entusiasmo como cuando la selección logró clasificar a Alemania y la falta de apoyo podría afectarla.

Al ex capitán australiano Paul Wade le preocupa la dificultad del equipo para anotar.

En 14 partidos eliminatorios para el Mundial de Australia convirtió 19 goles, un promedio de 1,36 por choque. Como ejemplo, Inglaterra anotó 34, España 28 y Alemania 26 en sus diez partidos en las eliminatorias.

"No se puede defender durante 90 minutos en un Mundial", dijo Wade. "Somos demasiados lentos para la construcción fuera del mediocampo", añadió.

John Kosmina, otro ex integrante del seleccionado australiano, lamenta que el equipo deba depender del capitán del Everton Tim Cahill para anotar en el marcador.

Cahill fue el salvador en Alemania, al convertir un doblete en diez minutos en el primer partido contra Japón, que entonces era el campeón asiático.

Ante la pregunta de qué haría si no estuviera Cahill, Verbeek respondió: "Buscar otro delantero y esperar y rezar para que pueda hacer lo mismo, pero probablemente no podría, porque Timmy es especial, por supuesto, eso lo sabemos todos".

La falta de talento es evidente, de hecho el capitán Lucas Neill tiene problemas para alcanzar la titularidad en el Everton.

El equipo tiene integrantes que juegan para clubes en Japón, China, Grecia, Turquía, así como en las naciones europeas con más tradición futbolística. Algunos, como Neill, no están teniendo la participación de primera necesaria para dar lo mejor en Sudáfrica.
En Imágenes