Deportes

PREVIA:Sudáfrica, una cuestión de importancia nacional

Nadie esperaba nada de Sudáfrica cuando albergó la Copa de África de Naciones en 1996, pero acabó llevándose su primer y único título continental. Catorce años después, los "Bafana Bafana" necesitarían más que una sorpresa, casi un milagro, para ganar su Mundial de fútbol.

La victoria en 1996 fue sin duda de gran importancia para la emergente democracia en el país y dio a millones de fans sudafricanos esperanza de un futuro mejor.

Pero sus deseos están lejos de cumplirse. La victoria en la Copa de África se convirtió casi en una maldición, pues desde entonces el equipo entró en una deriva muy alejada de lo que prometía hace 13 años.

Dos participaciones discretas en los Mundiales de 1998 y 2002 y eliminaciones rápidas en el torneo continental: ése es todo el bagaje de la selección sudafricana. Los aficionados creían que sólo podía ir a mejor, pero 2009 demostró que siempre puede empeorar.

En los nueve partidos que disputó tras derrotar a Nueva Zelanda en la Copa Confederaciones, el empate ante la humilde Irak fue la única vez en la que eludió la derrota. Perdió contra equipos como Alemania, Noruega e Irlanda, pero también ante un país como Islandia.

Eso decidió a la Federación Sudafricana de Fútbol (SAFA) a destituir al seleccionador, el brasileño Joel Santana, y recurrir de nuevo a su predecesor y compatriota, Carlos Alberto Parreira.

Su primer movimiento fue devolver al equipo al delantero Benni McCarthy, marginado por Santana por elegir los partidos que estaba dispuesto a jugar para el equipo nacional.

Campeón mundial con Brasil en 1994, el técnico brasileño de 66 años tiene poco tiempo para dar carácter competitivo a un equipo del que, al menos, se espera que supere la fase de grupos.

Difícilmente podrá Parreira construir sobre McCarthy, de 32 años y que es casi siempre suplente en el Blackburn Rovers inglés.

Steven Pienaar es probablemente lo más cercano que tiene Sudáfrica a una estrella internacional. El imaginativo centrocampista de 27 años es habitual en las formaciones del Everton en la Premier League y se habla de su posible fichaje por un club más grande.

A su alrededor debe girar el juego de un equipo en el que nadie confía, pero sobre cuyos hombros descansan las esperanzas del país anfitrión.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|03:02
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|03:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic