Deportes

PREVIA:Eslovaquia quiere escribir su propia historia

Siempre a la sombra de República Checa, relacionada hasta ahora en sus participaciones mundialistas con la vieja Checoslovaquia, a Eslovaquia le llegó por fin la hora de escribir su propia historia en Sudáfrica 2010.

Los eslovacos consiguieron por primera vez el pase a una Copa del Mundo desde que en 1992 desapareció Checoslovaquia y lo hicieron de la mejor manera que podían hacerlo: dejando en el camino a sus vecinos checos, tan superiores habitualmente, para convertirse en la gran sorpresa del Grupo 3 europeo.

Habían estado cerca en las eliminatorias para 2006, pero finalmente la primera España de Luis Aragonés se quedó con la plaza para Alemania en el repechaje.

El éxito tiene nombre y apellido: Vladimir Weiss, 45 años, ex integrante de la selección checoslovaca que cumplió un buen papel en Italia 90 y que llegó a ser internacional eslovaco.

Weiss tomó las riendas de la selección a mediados de 2008 y decidió que lo que necesitaba el equipo era mezclar la experiencia con algunos jóvenes que despuntaban, formados alrededor de su capitán, el muy buen centrocampista del Napoli Marek Hamsic. Con apenas 22 años, poco tiempo durará en el San Paolo.

"Nuestra fortaleza más grande es nuestro enfoque. Obviamente, también tenemos un buen número de jóvenes talentosos", analizó para FIFA.com Robert Vittek, delantero del Lille, uno de los tantos con experiencia en ligas mucho más importantes que la local.

La defensa se basa en Martin Skrtel, zaguero del Liverpool, Marek Cech, del West Bromwich Albion, y Peter Pekarik, del Wolfsburgo. En la mitad de la cancha, más piernas esculpidas en campeonatos competitivos: Miroslav Kahan, del Mainz, y el hijo del entrenador, también llamado Vladimir Weiss, futbolista del Manchester City.

Arriba, junto a los goles de Vittek conviven el poder de fuego de Stanislav Sestak, del Bochum, de Erik Jendrisek, del Kaiserslautern, y de Marek Mintal, del Nuremberg. Todos, según Vittek, están hambrientos de éxito y Sestak lo demostró con números: convirtió seis goles en seis partidos jugados en las eliminatorias.

"Somos perseverantes", advirtió el goleador. La última derrota con Chile en un amistoso apagó levemente la euforia que se vive en el país pero nadie duda fronteras adentro que bajo el férreo mandato de Weiss, Eslovaquia tiene derecho a soñar con una Copa del Mundo feliz.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|10:31
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|10:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic