Deportes

Amelie Mauresmo abandonó el tenis profesional

La francesa y ex Nº1 del ranking mundial femenino ha puesto fin a su carrera profesional, según anunció hoy en una conferencia de prensa convocada en un restaurante al sur de París.

La tenista francesa Amelie Mauresmo, ex número uno del ranking mundial, anunció hoy que pone fin a su carrera profesional.

Mauresmo, de 30 años de edad, no había empuñado una raqueta oficialmente desde comienzos del mes de septiembre tras sufrir una dura derrota en segunda ronda del Abierto de Estados Unidos ante la canadiense Aleksandra Wozniak por 6-4 y 6-0.

La francesa tuvo su mejor temporada en el año 2006, cuando ganó dos Grand Slams (Australia y Wimbledon) y escaló el lugar más alto de la jerarquía tenística femenina.

Mauresmo es considerada la mejor y más exitosa jugadora de su país desde que el otrora "deporte blanco" inició su "era abierta", en 1968, permitiendo la participación de tenistas profesionales en los Grand Slams.

Muchos franceses comparan a Mauresmo con la legendaria Suzanne Lenglen, quien dominó el tenis en los años '20, ganando 25 torneos de los llamados más tarde Grand Slam y medallas de oro en Juegos Olímpicos.

Nacida el 5 de julio de 1979 en Saint-Germain en Laye, Mauresmo se entusiasmó por el tenis de pequeña viendo jugar a su compatriota Yannick Noah y comenzó su carrera profesional en 1993, a los 14 anos.

Desde entonces se coronó campeona en 25 certámenes. El último torneo lo ganó en febrero del año en curso en París.

Un año importante para Mauresmo tanto en el ámbito profesional como el personal fue 1999: ganó su primer torneo, en Bratislava, y además hizo público que era lesbiana.

El mundo del tenis hacía desde hace semanas conjeturas sobre el inminente final de la carrera de Mauresmo.

Nadie en el entorno de la jugadora estaba dispuesto a revelar nada, pero la tenista estaba cansada de los muchos viajes que implica la carrera de tenista profesional.

El pasado 8 de octubre admitió: "Desde mi regreso del US Open he intentado entrenar, pero no he recuperado las ganas de volver a competir". Y con ello dio por cerrada, prematuramente, su temporada.

El canal de televisión "TF 1" llegó a adelantarse a los hechos y le propuso recientemente espacio en el "prime-time" para anunciar en vivo y en exclusiva el final de su carrera.

En el último ranking de la WTA, la francesa aparecía en el puesto 21. Hoy, cerca del medio día local, en un restaurante en Issy-les- Moulineaux, un barrio al sur de París, pidió que la borraran ya de la lista.
En Imágenes