Las cirugías en Mendoza y el kit de consejos de un especialista

En base al caso de Solange Magnano (38), la modelo que murió como consecuencia de un tratamiento en los glúteos con inyecciones de metilmetacrilato, el doctor Enrique Sananes explica qué material se prefiere en Mendoza y por qué se evita ese sistema.

La muerte de Solange Magnano (38) tras una cirugía estética volvió a instalar en la sociedad el debate sobre qué valores se priorizan antes de entrar al quirófano. Uno de los cirujanos especialistas en Mendoza, Enrique Sananes, intenta explicar por qué se debe estar aconsejado al aceptar el bisturí  o una inyección en el cuerpo. El especialista detalla que productos se prefieren usar en Mendoza y ofrece una batería de consejos a tener en cuenta.

La modelo cordobesa, madre de dos hijos mellizos y exitosa empresaria, murió a raíz de una embolia pulmonar que se desató tras un tratamiento para reafirmar los glúteos que consistía en la aplicación de inyecciones de polimetilmetacrilato.

Pese a su "perfección" -fácil de detectar en la foto de la derecha- como lo dijo su representante Roberto Piazza, no era la primera vez, que la ex Miss Argentina se sometía a un retoque de belleza. Se había levantado los senos tras el parto y luego comenzó la obsesión por mantener la cola firme. Pero en la operación algo se salió de los planes y tras cuatro días, Solange murió y el hecho conmoció al mundo.

Aunque en todos los medios ya se asegura que la inyección estuvo mal aplicada y que se produjo un coágulo que provocó la obstrucción de un vaso sanguíneo, la necropsia será determinante para sabér qué pasó. 

Otras versiones apuntan a que la modelo no soportó la anestesia. Las conjeturas son varias y la única certeza es que la obsesión por la belleza fue fatal.

MDZ consultó a Enrique Sananes, director médico de la Clínica Sananes, para que explicara qué puede haber provocado la muerte, pero, especialmente, que detallara cuáles son los riesgos que se acarrean cuándo una persona se somete a una cirugía. El cirujano también detalló qué materiales se deben priorizar para invadir lo menos posible al cuerpo.

“No tenemos todos los datos ni todos los antecedentes para hablar certeramente sobre lo que ha pasado, lo que se pueden hacer son conjeturas y éstas son múltiples”, anticipó el médico a fin de que su opinión se pueda a extender a otros casos. Sin embargo, Sananes se encargó de explicar todo lo que implica la utilización del metilmetacrilato, la sustancia que fue elegida por Solange para dar mayor perfección a sus glúteos.

El metilmetacrilato es una sustancia que, en pequeñas cantidades se usa para arrugas finas del rostro o relleno de labios. “Son partículas homogéneas de un tamaño de 35 micrones que está en un medio ambiente que es colágeno que puede ser autólogo (humano) o heterólogo (bovino o porcino). Lo que habitualmente se usa es colágeno bovino, que necesita una prueba cutánea y, al ser colocado en pequeñas cantidades, no causa problemas”, adelantó Sananes.

Sin embargo, el médico detalló en profundidad que “si las partículas superan los 35 micrones o si se usa mayor cantidad de volumen, podría producir una embolia”. Sananes agregó: “No sé concretamente en este caso, pero existe un producto en polvo que trae el metilmetacrilato que tiene partículas de distinto tamaño, lo que ya es irregular. Además cambia si se usó anestesia o no, lo que tampoco sabemos certeramente”.

Pero más allá del material elegido, hay otra realidad que es la aplicación correcta del producto: “A su vez, toda inyección mal puesta puede producir un tránsito del material que, si es dentro de una vena, lo más probable es que produzca un accidente similar a lo que le ocurrió a la modelo. Encima agrava si se coloca cantidades industriales de metilmetacrilato”, un pedido habitual de las pacientes adictas a una belleza que pretende alterar el paso de los años.

Ante la posibilidad de que haya habido un exceso en la cantidad del relleno para los glúteos, la pregunta es por qué. Sananes contesta con la realidad que vive en su consultorio: “La paciente lo requiere, por lo que debe prevalecer el acto médico.  Cuando la paciente pide más cosas, el médico tiene que tener conciencia,  conocimiento y poner el filtro. Ser prudente y perito en el tema”.

Sananes asegura que llegan pacientes pidiendo un combo de cirugías, sin darse cuenta que “mientras más tiempo se está en el quirófano, mayor es el riesgo”. Además hay otra realidad: nadie está libre de riesgos: “Tiene que ser un acto médico con gente responsable. En la medida que se hace así, se puede prevenir una gran cantidad de accidentes y si llegara a ocurrir alguno, se debe tratar dentro del quirófano”.

La insistencia de Sananes a que una cirugía se haga en el quirófano es porque se está habituando a someterse a inyecciones o a la colocación de aceites –para tener glúteos firmes- en el garage de una casa, con personas que no son especialistas. Aquí se arriba a otro punto determinante en la decisión de una cirugía: el precio.

“La gente está preocupada en cuánto le cuesta la cirugía, pero desde el punto de vista económico, no el real, y a esta persona le costó la vida”, sentencia firmemente Sananes, quien se anima a aconsejar con convicción: “Busquen cirujanos que tengan experiencia, que tengan ética y, especialmente, que estén alejados del lado comercial. Aún así nadie está exento de que un paciente en el quirófano haga un paro cardíaco, pero tiene que estar en un quirófano, donde hay un desfibrilador, no en un garage”.

¿Qué prefieren utilizar los especialistas en Mendoza?

En su kit de consejos, Sananes explica que existen otras opciones para hacer el relleno de glúteos y que dependiendo del material, la durabilidad cambia. También es importante que “estén autorizados por el ANMAT, que no necesite una prueba cutánea, que sean durables y biodegradables (para que el organismo pueda desecharlo), de fácil aplicación, de alta inmediata para el paciente y con resultado a largo plazo”.

Mientras que hay productos que duran 10 meses, hay otros que alcanzan los tres años. Sin embargo, la gran promesa del tratamiento a que se sometió Magnano es que dura de por vida, una tentación para cualquier mujer que quiere conservar sus piernas jóvenes y libres de la indeseada (y poco evitable) celulitis que lleva a la famosa “piel de naranja” que a nadie le gusta mostrar.

“El metilmetracrilato es un material que queda de por vida, no se reabsorbe ni se biodegrada. Si bien es permanente, el colágeno que lo recubre se va en un año y sólo quedan las pelotitas de plástico –las partículas que miden 35 micrones-, lo que podría generar –si se usa en mayor cantidad- complicaciones en los vasos linfáticos que son los encargados de sacar el excedente de líquido de los tejidos”.

En Mendoza se utilizó en algún tiempo este material, pero, por ejemplo, Sananes dejó de hacerlo por las complicaciones que podría acarrear en el sistema linfático. En su lugar, “se opta por el ácido hialurónico, que es un precusor del colágeno y que se pone en una sola jeringa, es decir, una cantidad mínima”, detalla el médico, quien asegura que es lo más recomendado si se busca otra estética en la parte más baja de la espalda.

Sananes señaló que es tan importante el producto como la aplicación del mismo: “tiene que ser un material que se aplique sobre la dermis” para evitar llegar a la hipodermis porque se podría caer en el error de inyectar en vaso sanguíneo. Asimismo, como es sólo una inyección no siempre es necesario anestesia ya que hay medicación prequirúrgica que prepara la zona para no sentir el dolor.

Sin embargo, más allá de los detalles ofrecidos en esta nota –que se pueden obtener mejor y aún más preciso en el consultorio de cualquier cirujano- Sananes recordó el fondo de la cuestión: “No siempre es una cuestión física que se resuelve con una cirugía, porque subsisten problemas que hacen que la primera consulta siempre termine en una terapia psicológica”.

Conocedor de lo que las mujeres y hombres buscan en una apariencia estética, Sananes se atreve a afirmar que “se genera una necesidad irreal” ya sea en el ambiente en que se movía la modelo cordobesa o en el que se mueve cualquier persona, donde queda olvidada la moral.

“Uno no puede pretender tener el cuerpo de los 20 a los 35 años”, sostiene el médico y remata para la reflexión: “Hasta un cuerpo de 35 puede tener cosas más interesantes que uno de 20: como la cabeza que tiene arriba”.

Opiniones (3)
18 de octubre de 2017 | 21:33
4
ERROR
18 de octubre de 2017 | 21:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. krmela2009 que comentario tan pelotudo que haces, entonces segun tu pensamiento todas las que se hacen una cirugía para verse mejor merecen morir.
    3
  2. con dos hijos pequeños , no pensar en ellos... valia mas una cirugia , verse hermosa artificialmente , que vivir para criar esos hijos... la verdad no me afecta en lo mas minimo al contrario... que se joda!!! lo unico lamentables a primera vista son los pequeños, pero al ver la poca cabeza que tenia la madre.... no se si no es mejor... por lo menos no tendran un ejemplo de frivolidad, a diario... ojala el padre tenga mas conciencia...
    2
  3. LA HA DADO ANTENA 3 NOTICIAS, ESTE MEDIO DIA EN EL TELEDIARIO, Y SEGURAMENTE LO REPETIRAN ESTA NOCHE OTRA VEZ. ES UNA TRISTE NOTICIA, UNA MUERTE IDIOTA, POR EL CULTO, A QUERER SER LO QUE UNO NO ES .
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes