Escándalo por abuso sexual en la Cámara de Diputados de San Luis

Sandra es la mujer que se animó a romper el silencio y denunciar a un legislador por abuso sexual. Dijo que se cansó de vivir con miedo de las amenazas, de despertarse en medio de las noches con pesadillas y de que cada día sea una tortura ir a trabajar.

San Luis. “Decile a la abuela que estoy bien, que está todo bien. Cualquier cosa que pase te aviso, pero vos quédate tranquilo”, calmaba por teléfono Sandra Olguín a su hijo, en la misma oficina del Palacio Legislativo, donde hace cinco meses fue “ultrajada y violada”, según consta en la denuncia que realizó en Comisaría Tercera.
 
Sandra es la mujer que se animó a romper el silencio y denunciar al diputado Oscar Saá por abuso sexual. Dijo que se cansó de vivir con miedo de las amenazas, de despertarse en medio de las noches con pesadillas y de que cada día sea una tortura ir a trabajar, según publica El Diario de la República.
 
La mujer recibió al medio puntano en el despacho del diputado Luis Foresto, para quien trabaja desde hace dos años como secretaria. La entrevista se realizó a puerta cerrada y con llave, “no dejo más sin llave la oficina. Antes de abrir pregunto quien es”, comentó.
 
Dijo que aunque el hecho sucedió un martes de junio -no recuerda específicamente qué día-, hace poco que se animo a contar y a hablar. “Necesitaba desahogarme, era un peso muy grande que tenía encima. Empecé a hablarlo con mis compañeras de trabajo o amigas a medida que me iba animando. Ellas me insistieron en que haga la denuncia”, expresó.

Finalmente el viernes pasado tomó el impulso necesario y concurrió a la Comisaría a hacer la presentación.
 
Relató que ese día estaba sola en el despacho porque Foresto había viajado a Buenos Aires. Cerca de las 10 de la mañana ingresó a la oficina Oscar Saá y cerró la puerta con llave.

“Al ver que este señor cierra la puerta, le pregunte porque lo hacía, teniendo conocimiento de los antecedentes sobre amenazas y abusos hacía las mujeres de la Cámara”, declaró.

En ese momento Saá se habría dirigido hacía ella y le habría expresado: “Cállate, porque yo tengo el poder, porque soy primo de los Saá, sino te puede pasar algo a vos o a tu familia, o te podes quedar sin trabajo”, de acuerdo a lo que figura en la denuncia.

Describió que de forma brusca y violenta la tiró contra el escritorio, dejándola boca arriba, mientras la continuaba intimidando para que se callara. Dijo que fue manoseada por debajo de su ropa interior “con fuerza y violencia casi desgarradora me introdujo su dedo en el interior de la vagina”.

Olguín, que no se guardó ningún insulto cada vez que tuvo que mencionar a Saá, dijo que en el momento en que el diputado hizo el movimiento para bajarse el cierre del pantalón logró empujarlo con las piernas y así ganar espacio para escapar y abrir la puerta. “Me tomó del cabello con fuerzas y me dijo no digas nada, que quede entre nosotros o perdés el trabajo”.
 
Dijo que sabía que el suyo no era el único caso dentro de la Legislatura, que seguramente las otras mujeres están amenazadas como ella, “pero las instó para que hagan la denuncia, que se animen. Yo por vergüenza, por temor, por el poder que decía que tenía, amparado en su fuero y por proteger a mi familia no hice antes. Lo que a mi me paso es aberrante y no quiero que le suceda a nadie más”.
Opiniones (3)
19 de agosto de 2017 | 09:33
4
ERROR
19 de agosto de 2017 | 09:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Las hay de todo, mujeres honorables que consiguieron el trabajo por su capacidad y tambien las que por un contratito aceptan cualquier cosa, lo cual no justifica la accion de este "pajero" pero esto no me sorprende si ni para levantarse una mujer sirven estos ineptos, solo , lo hacen ofreciendole plata "nuestra", que cosa no! Hasta" las minas les pagamos a estos PAJEROS"
    3
  2. los "funcionarios" de «San Luis, otro país». Por favor, señoras empleadas, la union hace la fuerza, con sus denuncias no permitan que sigan ocurriendo éstos hechos. A éste tipo -ni siquiera es persona- aparte de castrarlo a cuchillo hay que dejarlo empalado en medio de la plaza Pringles -creo que así se llama la principal- o en la que sea, a merced del pueblo.
    2
  3. Violines hay en todos lados y los politicos no son la excepcion , mi apoyo a todos las mujeres que deben pasar por este calvario Viva el 25 de noviembre!!!!!!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial