Deportes

Higuaín dejó al Real Madrid a un paso de los octavos

Con el gol del argentino, el equipo español venció hoy por 1 a 0 al modesto Zurich y tiene un pie en la siguiente fase de la Champions, aunque su juego volvió a ser deficiente.

El Real Madrid venció hoy por 1-0 al modesto Zúrich y allanó su camino hacia los octavos de final de la Liga de Campeones, aunque su juego volvió a ser deficiente y acrecentó las sospechas que genera a unos días del "clásico" ante el Barcelona.



El equipo madrileño se benefició del empate a un tanto entre el Milan y el Olympique de Marsella para situarse como líder del Grupo C a falta de una jornada. El Olympique debe ganar por 3-0 a los blancos para eliminar al conjunto español, cuya hinchada se marchó hoy a dormir con profundo descontento y hasta pesimismo. El "clásico" ya comenzó a jugarse, al menos desde el aspecto psicológico.

El Real Madrid dispuso a su equipo más titular, salvo la inclusión de Raúl, a quien ya cabe considerar como un suplente. Pero la alineación no cambió demasiado respecto a los últimos partidos. Es un conjunto al que le falta fútbol, combinaciones coordinadas e intensidad durante todo un partido. Y eso que delante tenía a un rival muy menor.

El Zúrich no dio ni patadas, justificando que es un equipo poco decoroso para un torneo que presume de ser el mejor del mundo. Regaló el balón muy pronto, aunque el Real Madrid no sabe muy bien qué hacer con él.

Al menos sí mostró buena disposición para el esfuerzo y la presión, robando el balón cerca del área contraria. Así llegó el único gol blanco, que nació de un buen robo de Kaká y un buen pase interior hacia el desmarque de Huguaín, quien definió con sobriedad delante del arquero a los 21 minutos.

El argentino fue lo mejor de su equipo en la primera parte. Dio la impresión de que comenzó a leer las informaciones que hablan de su posible suplencia en el próximo "clásico" ante el Barcelona, y pareció con muchas ganas de reivindicarse.

Al Real Madrid le alcanzó para generar un par de ocasiones más de peligro, como un disparo de Marcelo al palo y alguna otra oportunidad de Higuaín. Pero se esperaba más del equipo blanco, sobre todo por el tipo de rival que tenía delante.

Pero cuando se esperaba una reacción del Real Madrid, sucedió lo contrario, pues el equipo se desconectó del partido y no paró de perder balones, como viene sucediendo en los últimos encuentros. La hinchada local comenzó a impacientarse.

Comenzaban los abucheos cuando Pellegrini encontró la anestesia adecuada. Sacó a Cristiano Ronaldo, que volvió a jugar 56 días después de su lesión y se llevó la gran ovación de la noche.

Pero el juego de un equipo no depende de un jugador, aunque éste sea Ronaldo. El Real Madrid jugaba en el alambre y el Zúrich, con sus infinitas limitaciones, hasta llevó el silencio al estadio Santiago Bernabéu. El Real Madrid era incapaz de cerrar el partido, peligrando su clasificación.

Al menos le quedaba el consuelo de que delante tenía al Zúrich, incapaz de crear una ocasión de peligro. De todas maneras, el domingo el rival es otro. Se llama Barcelona y el martes dio una exhibición ante el Inter de Milán.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|06:53
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|06:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic