Sigue el misterio acerca de la desaparición de la familia Pomar

"Queremos reconstruir totalmente las relaciones de la familia", dijo uno de los investigadores. Por ese motivo, están sospenchando de los nexos cercanos a la familia que no aparece.

La familia Pomar desapareció hace 10 días y la desesperación de sus allegados crece a la par de la preocupación de las autoridades. “No hay nada nuevo”, sintetizó el Superintendente de Investigaciones en función judicial, Antonio Torreira. Esas mismas palabras describen el panorama de incertidumbre que ronda la causa. 

Es por eso que tanto ayer como hoy cientos de policías realizaron un intenso rastrillaje en la zona de San Andrés de Giles y municipios aledaños, pero no tuvo éxito. En los últimos días hubo varios alertas. Se habló de un perro caniche Toy muerto a balazos, encontrado al costado de la ruta 7, que en un principio podía pertenecer a la familia, pero la hipótesis fue refutada en la misma mañana.

Además se descartó una hipótesis que se creía reveladora: La filmación de una cámara de seguridad de una estación de servicio de Villa Regina, provincia de Río Negro, en la que aparecería la familia. También fue desmentida, como las decenas de denuncias falsas al 911.

Las únicas pruebas fehacientes son las imágenes tomadas en los peajes de El Rodeo, a las 19,47 del sábado 13 cuando partían en su auto Fiat Duna Weekend color rojo, que fueron difundidas en las últimas horas y que hacen presumir que la familia estaba completa. Una de las pequeñas, Pilar de 3 años, se ve claramente parada sobre el asiento trasero.

También están siendo analizadas las fotografías capturadas en el peaje de Villa Espil, al kilómetro 87 de la ruta 7, a sólo 18 minutos y 20 kilómetros de diferencia del lugar en que fue tomada la imagen anterior. 

A todo esto, el misterio crece. Los investigadores “no duermen”, expresó una fuente a este medio. Nadie quisiera estar en los zapatos de la fiscal de Pergamino que investiga el caso, Carina Pollice. Ya que hasta el más mínimo movimiento policial se realiza bajo sus órdenes, cuenta con el apoyo de todas las fuerzas de seguridad del país y mientras pasa el tiempo, lamentablemente los Pomar siguen sin aparecer.

“Se están cubriendo todos los zancos. No se descarta nada. Queremos reconstruir totalmente los nexos de la familia”, expresó una fuente de la investigación a este medio. Desde un principio, desde la fiscalía intentaron hilar no sólo los mensajes de texto que Gabriela Viagrán, la mujer del matrimonio, envió en pleno camino desde la localidad de José Mármol, sino también los previos. 
 
El jefe de familia, Luis Fernando Pomar, estaba desocupado desde hace 6 meses y había cobrado una indemnización de la empresa donde trabajaba como técnico químico. Según sus propios familiares, las deudas que tenía se pagaban debidamente todos los meses y contaba con una parte de ese dinero en su cuenta bancaria. 

Las suposiciones son muchas. Lo cierto es que hace días los pesquisas también apuntan tanto al entorno amistoso y familiar como al seno interno. ¿Cómo se llevaba el matrimonio en este último tiempo? ¿Atravesaba una crisis? ¿Cómo es el perfil psicológico de Fernando?

Esas son las preguntas que se realiza la fiscal, y que debe esclarecer para aportar al armado de la causa y poder dar con su paradero. “Se están chequeando todas las informaciones y se está siguiendo el cronólogico de los hechos. Además, se investigan todas aquellas triangulaciones y relaciones que la familia pudo haber mantenido con otras personas", dijo Torreira.

Fuente: 24con.com

 

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 17:10
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 17:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'