Deportes

Ortega se confesó en Mendoza: "Cuando estoy solo, lloro"

El Burrito rompió el silencio y habló tras su regreso luego de una nueva recaída. Dijo que "después que pasan las cosas, me da vergüenza" y se preocupa por sus hijos.

El domingo los hinchas de River tuvieron una pequeña alegría en medio del mal momento del equipo. Es que Ariel Ortega volvió a ponerse la camiseta del Millonario y pisó el campo de juego a los 35 minutos en Mendoza. Fue después de varias semanas de agitación por su nueva recaída, donde Leo Astrada se puso firme y lo obligó a cumplir con el tratamiento para dejar atrás su adicción.

En una noche íntima con el diario deportivo Olé, el Burrito habló sobre su problema con el alcohol. “No es que convivo todo el tiempo con ese tema. Me conocen, saben que soy una persona tranquila, con mis temas y nada más. No hay que darle vueltas. Vivo mi vida con mis hijos, con mi familia. Y tengo momentos de tristeza como cualquiera”, confesó el jugador.

Además, confesó que “cuando estoy solo, lloro. Cuando estoy mal, me aferro a mis hijos, a mi señora, llamo a algún amigo de mi pueblo... Con el Pelado (Almeyda) también hablamos mucho. Al que le tengo confianza, le cuento cosas. Me descargo así. Y también llorando. Muchas veces dicen que te hace bien, ¿no? Bueno, yo me descargo como puedo. Trato de salir adelante”.

Contó que es feliz jugando al fútbol. Aunque no está blindado a las críticas: “Tengo sentimientos y me duelen muchas críticas. Con el tiempo te haces más duro, aguantás más, pero duele, eh. Cuando no hay mala leche, no me molesta. Soy una persona pública, uno de los jugadores más representativos de River y es normal que se trate mi tema o se hable... demasiado. Pero cuando se ensañan con buscarle la vuelta... Soy una persona que tiene problemas, como cualquiera. Y trato de resolverlos lo mejor que puedo. Tengo tres hijos, señora, amigos, padres, hermanas, que son a los que más les duelen las críticas. Yo hace mucho tiempo que estoy en esto y sé cómo es”.

Los escándalos extra futbolísticos marcaron la carrera de Ortega en los últimos tiempos. Y eso al Burrito le duele: “Después que pasan las cosas, me siento mal. Me duele. Me da vergüenza. Cometer esos errores cuando hay un grupo alrededor... No soy un tenista o boxeador: acá hay 30 jugadores y una institución que se merece respeto”, explicó.

A su vez, confesó que pensó en largar todo. “Fue un momento de calentura, de impotencia. Uno tiene problemas personales, cosas que le pasan en la vida y me descargué. Dije: ‘Chau, que se vaya todo al carajo...’”.
Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|10:49
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|10:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. DESPUES DE JUGAR EN LA LEPRA CLARO QUE LLORA POBRE BURRITOTE ENTENDEMOS JAJAJAJ
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic