Vigilarán las comisarías con cámaras

Neuquén. La serie de denuncias contra policías provinciales por apremios ilegales obligó al gobierno a tomar la decisión de instalar cámaras en las comisarías. Así lo anunció ayer el secretario de Seguridad, Guillermo Pellini, quien anticipó que comenzarán por las 15 unidades de la capital en cada una de las cuales habrá tres filmadoras.

El funcionario dijo que ya empezó a conversar del tema con Rodolfo Laffitte, quien decide todas las contrataciones que realiza la provincia. Adelantó que se licitará la compra de las 45 cámaras necesarias para cubrir el área de esta ciudad.

Pellini habló ayer con la prensa que lo consultó sobre las últimas denuncias por apremios ilegales que tuvieron como escenario la comisaría Primera.

El funcionario dijo que tenía previsto reunirse ayer a la tarde con la Plana Mayor de la Policía, y señaló que si la investigación judicial e interna sobre dos sucesos de castigo físico a personas, uno de ellos denunciado por el secretario de Derechos Humanos de la comuna, Jesús Escobar y el otro por un joven, Mauro Zúñiga (22), arroja resultados positivos, los efectivos serían eventualmente separados de la fuerza.

De todos modos, "todavía no hay nada comprobado", según dijo el funcionario luego de un acto desarrollado en el Paseo de la Costa.

El secretario de Estado afirmó que la decisión de la utilización de las cámaras podría permitir una respuesta valedera a situaciones como las que ahora trascendieron, "en las que es la palabra de los detenidos contra la de los efectivos". Se dispondría una en el acceso, otra en la recepción y otra en los calabozos.

En principio el sistema de seguimiento que permitiría almacenar audio e imágenes por 15 días se instalará en las comisarías de la capital, para luego extenderse a la provincia.

"Hemos tomado contacto con Laffitte a partir de una decisión política del gobernador Jorge Sapag", para lograr las licitaciones pertinentes, dijo Pellini.

Sobre las vejaciones, que en el caso de Zúñiga habrían implicado la utilización de la técnica de tortura conocida como submarino seco además de golpes, afirmó sentirse "preocupado".

El 8 de noviembre Zúñiga se encontraba en una plaza del barrio Sapere, luego de jugar al fútbol, cuando efectivos de la comisaría Primera lo esposaron y dentro del calabozo fue apremiado, según relató. Escobar fue agredido semanas antes, según denunció, cuando pedía por la liberación de jóvenes que habían sido detenidos luego de realizar pintadas en un muro.

Fuente Río Negro
Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 10:00
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 10:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los mismos uniformados se encargarán de tapar las cámaras o inutilizarlas.
    1
En Imágenes