Las deudas que tenemos con Luis Triviño

Las palabras con las que el pediatra y dirigente social, miembro de Foro Corriente de Opinión Ciudadana, recordó a Luis Triviño en la reciente Feria del Libro, en ocasión de presentarse su libro "El Ateísmo".

La  sociedad y el Estado están y estuvieron en deuda con un hombre muy especial e indispensable para Mendoza: Luis Triviño.  Quisiera recordarlo no solo como autor sino como un hermoso ser humano que nos ha dejado a muchos un vacío muy grande, muy difícil de llenar. 

Hablar de un hombre como Luis  no es fácil, más cuando fue un gran amigo.  No alcanzan las palabras.  Los amigos que se van se sienten, duele y lastima aunque los tengamos siempre en el recuerdo.  Un amigo es uno mismo con otro cuero como decía Don Ata.  Luis se caracterizó por ser un intelectual comprometido con el mundo y su tiempo, con las grandes causas, con los derechos humanos, la paz, la educación, los problemas sociales que lo tenían no como espectador pasivo o intelectual académico sino como un protagonista singular y valiente. 

Polémico, pero respetuoso de la diversidad y de una honestidad intelectual que mantenía como su más preciado tesoro.  Los que compartimos con él un espacio de reflexión crítica de la realidad provincial, nacional o mundial supimos de su amplitud,  de respeto al que piensa diferente en la medida que las posiciones fueran sinceras.

 Nada más alejado de los pensamientos dogmáticos y de una agudeza y formación envidiable.  Era un militante radical  que convivía con muchos que venían de otras corrientes partidarias o del pensamiento, buscando siempre puntos de coincidencia en lo ideológico-filosófico y sobre todo un amigo y compañero leal y sincero.  Puedo asegurarles que los que filosofábamos con él tenemos un gran vacío.  Su último libro sobre El Ateísmo, el primero en Mendoza me hizo recordar a Lisandro De La Torre en sus famosas polémicas con monseñor Franchesqui en los años 40.

El ensayo de Triviño está profundamente documentado pero sobre todo es muy valiente, yo diría escrito no solo con honestidad sino con coraje.  No es fácil nunca enfrentar el pensamiento hegemónico y sacralizado en nuestra sociedad, declarase ateo sin herir a los verdaderos cristianos que queda claro en su dedicatoria a entrañable amigo Jorge Contreras.

El análisis a partir de las Sagradas Escrituras es de una solidez impecable y repito: un intelectual honesto a carta cabal, sin dobleces.  Lástima que se nos fue cuando tenía preparadas varias presentaciones, más que sólo él tenía la capacidad de defender con agudeza y una fundamentación acabada sobre la temática de las religiones y el porque de su ateismo. 
 Hay que difundir su libro no sólo como un homenaje merecido sino como un luchador que usaba la palabra como su mejor arma en el camino interminable de conseguir un mundo hecho a medida de todos los hombres y mujeres del mundo.

La sociedad y el Estado, las universidades, están en deuda con Luis.  El merece mucho más que algunas notas y homenajes que aparecieron en los distintos medios cuando falleció, merece que se retransmita su pensamiento, su acción, su lucha y su coherencia de vida para que las próximas generaciones tengan presente y utilicen su pensamiento  y sobre todo sepan visualizar el verdadero valor de un intelectual comprometido al cual nunca le interesó ni acumular dinero, ni luchar para encaramarse  o aprovechar el poder para beneficio personal que está tan de moda en esta sociedad farandulezca y mediática, con tantos falsos  profetas de los especialistas del doble lenguaje, la doble moral  y doble contabilidad.   Espero que los que tengan un pensamiento progresista o de izquierda no sean dogmáticos para encasillarlo por su amplitud y su respeto a la diversidad o menospreciarlo  ya que los sectores obscurantistas de la sociedad por su posición con respecto al aborto  sobre todo el análisis de la libido fobia trataran de ocultarlo, es nuestro deber rescatar a un libre pensador en serio que desgraciadamente no abundan en este mundo encorsetado en el pensamiento.

Luis era un  militante por la vida, un pensador que buscaba la verdad y la justicia, es y era un humanista en su máxima expresión.  Ojala la Legislatura, los municipios, la universidad, tengan a bien colocarle su nombre a una calle, un espacio público significativo o una escuela, para que los jóvenes que no lo conocieron pregunten quién fue Luis Triviño, rescatando su pasión por las causas nobles que es su mejor legado, y sobre todo que aprendan de él a no tener ataduras dogmáticas sino que la vida es un eterno camino de búsqueda a una sociedad mejor. Que como Luis decía en su libro al describir su vida y la evolución de su pensamiento no fue un camino ideal, ni sencillo, ni cómodo, por el contrario, abundó en dudas, altibajos, desgarros, retrocesos, estancamientos, desvíos, atajos y obstáculos. 

No podría terminar sin unir a Luis a otros amigos por el deseo que las nuevas generaciones tengan algo de esos hombres y que pudieran sintetizar en un solo pensamiento humanista, el coraje intelectual de Luis, un poco de la bondad de Jorge Contreras y la pasión de Don Juan Palavecino, todos ellos que nos dejaron en poco tiempo y son pérdidas insustituibles, porque no hay que dejar que se vayan solo así, llenaremos un vacío que dejaron esos militantes.  El dolor suele doler menos rescatando el valor de las causas nobles.

Nuestro querido amigo Luis seguramente no estará en el Cielo pero estamos seguros que vivirá por siempre en nuestros recuerdos y nuestros corazones.

Opiniones (5)
21 de septiembre de 2017 | 22:30
6
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 22:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿Por qué Rubén Darío?
    No son atendibles ni entendibles tus palabras. Que yo sepa un libro no mata por su contenido, la santa inquisición sí. Qué daño hizo Triviño con su libro? Decime cuantos religiosos cambiaron o dejaron su fe. Cúantos muertos produjo. A propósito Bush y Bin Landen son ultra-religiosos, también el cura Grasi. ¿Y? Triviño traficaba armas? No, pero si lo hacía el banco Ambrosiano del Vaticano. Por qué distintos obispos de Mendoza persiguieron a Jorge Contreras? Preguntá, averiguá y después contame. Cristo dijo: "El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra". Indudablemente vos sos el primero sin pecado, te felicito, espero que pronto seas santificado al igual que la Madre Teresa de Calcuta. A propósito, leiste las declaraciones de ella con respecto a la iglesia, pues Triviño fue mucho más benévola que ella. El cura Vicente Reale, incluso el arzobispo auxiliar tuvieron palabras elogiosas para Triviño a pesar de no comulgar con sus ideas porque saben como decía Sarmiento que "las ideas no se matan". Un buen cristiano no deja sus creencias por leer un libro, mientras hay curas que dejaron sus hábitos por un puestito en el ministerio de desarrollo. De eso no hablás, claro, supongo que ese es un tema demasiado complejo para cualquier persona que ve la vida por el ojo de una cerradura.
    5
  2. ¿Porqué no prueba con pichón de Torquemada, tomacito, para los íntimos? Su pueril comentario sobre Luis Triviño no califica ni siquiera como para merecer una respuesta.
    4
  3. para harto ? ( de que ? ) 1.) soy creyente, y en mis lineas, no veo que haya "despreciado a este ser humano". 2.) recordar con cariño ... te felicito. Yo no puedo decir lo mismo, porque no trabaje con él. 3.) no lo puedo RECORDAR CON CARIÑO , dado que COMO CREYENTE no puedo creer que una persona que haya sido ( supuestamente buen ser humano ) , HAYA PASADO SUS ULTIMOS AÑOS TRATANDO DE QUE GENTE INOCENTE ABANDONE LA FE, Y SE VUELVE HACIA EL ATEISMO ( con todo lo que esto implica !! , ) Simplemente me queda tratar de rezar, para que TRIVIÑO, se haya arrepentido en sus últimos dias de su existencia, por el GRAN DAÑO QUE LE HA HECHO a mucha gente inocente. TRIVIÑO Y CONTRERAS, son 2 cosas distintas, aunque en algun momento de sus vidas los haya tenido juntos. CONTRERAS, no renego de su FE. TRIVIÑO, sí.
    3
  4. Cuando te referís a "mucha gente creyente", obviamente no te incluís. Una persona creyente no puede hablar con ese desprecio de otro ser humano. Después de leer tu comentario, afirmo lo mismo que vos, no le debés nada. Los que le debemos lo recordaremos siempre con gran cariño, aunque sea Cristiano, como soy yo, es más, más cariño y agradecimiento debo profesarle, justamente por ser Cristiano. Nunca olvidaré el entrañable respeto y trabajo en común, que unía al Prof. Triviño con el Santo Padrecito Contreras.
    2
  5. QUE DIOS lo tenga en su SANTA GLORIA !! sino recemos para que PRONTO SALGA DEL PURGATORIO ... sino recemos por su alma en el INFIERNO. YO NO LE DEBO NADA. , al contrario a mucha gente creyente le HA HECHO MUCHO DAÑO.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'