Un hombre simuló estar muerto durante cinco años

El objetivo fue evitar un juicio y ahora pide ser eximido de  prisión. La particular historia incluyó reconocimientos de cadáveres y estudios de ADN falsos.

Un vigilador privado que simuló su muerte durante cinco años para evitar ser juzgado por atropellar a un nene dentro de un country de la localidad bonaerense de Pilar, apareció días atrás para solicitar su eximición de prisión, a tres meses de que la causa prescriba.
  
Dos años más tarde, esa causa por "lesiones culposas" llegó a juicio oral y el día que debían presentarse ambas partes ante las autoridades los abogados de Díaz dijeron que su cliente había muerto y presentaron como prueba un certificado de defunción de un NN, que había sido arrollado por un tren.
  
A pesar de eso, el entonces juez de San Isidro Fernando Ochoa hizo lugar a ese pedido y comenzó un escándalo filmado por las cámaras de televisión entre el magistrado y el abogado de la familia del nene atropellado, Gregorio Dalbón, que terminó preso por la situación.
  
El supuesto cuerpo del vigilador estaba desfigurado y no había testigos, además de que los familiares lo reconocieron sin que se lo mostraran y la autopsia no tenía ni fotos ni huellas ni muestras dentales, según se determinó.
  
Ante estas irregularidades, se pidió un examen de ADN al supuesto cuerpo del vigilador, pero sus datos fueron cotejados con un hermano político, con quien no lo unía ningún lazo de sangre.
  
Ochoa se excusó de seguir con la causa -iba a ser juzgado, pero se le aceptó la renuncia y podrá jubilarse-, el expediente recorrió varios juzgados y recayó en la jueza Emma Prada.
  
En declaraciones a la prensa, la familia del nene denunció ante esta noticia que a Díaz lo protegieron porque supuestamente "el tipo marcaba casas para que luego fueran robadas" y si llegaba a ser interrogado ante un Tribunal "podía cantar lo que hacían".
  
Luego de que se determinara la irregularidad del ADN, el abogado querellante pidió la exhumación del cadáver y las sorpresas volvieron a aparecer.
  
Es que donde tendría que haber estado el cuerpo de Díaz, encontraron el de una anciana, y en una segunda excavación, había un hombre que había sido arrollado por un tren pero tenía lesiones diferentes a las que presentaba el supuesto cadáver del vigilador.
  
A raíz de que la muerte de Díaz no se comprobó, en agosto de 2008 la Justicia emitió la orden de captura y este año, ante la insistencia de la familia, la jueza Prada mandó una comisión policial para que lo buscara en la casa de sus padres, en Santiago del Estero.
  
Un grupo de policías llegó al lugar y se encontró con un hombre que dijo llamarse "Juan Carlos Díaz", pero que aseguró no tener ningún problema con la Justicia, por lo que le creyeron y lo dejaron ir.
  
Cuando volvieron a buscarlo por otro pedido de la jueza, el hombre ya no estaba en ese lugar y las esperanzas volvían a perderse.
  
Hasta que el pasado martes, cuando restan tres meses para que la causa por las lesiones del chico prescriba, entró en el juzgado de Prada un pedido de eximición de prisión para Díaz, firmado por su nuevo abogado, Agustín García, de acuerdo con lo señalado.
  
"El fue aconsejado a desaparecer, creo que se lo sugirieron sus antiguos empleadores. Quizá fue el títere de algo mayor. Pero ahora se presenta para esclarecer todo", señaló García.
Opiniones (1)
17 de noviembre de 2017 | 18:21
2
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 18:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. pudo simular su muerte con tanta facilidad, me imagino que a Yabrán debe haberle resultado mucho más fácil y no es ilógico suponer que anda muy tranquilo por ahí.
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia