Las diez arañas más curiosas

Con 41.000 especies descritas, las arañas son el grupo más diverso dentro de los arácnidos, grupo que incluye a los ácaros, escorpiones, opiliones, solífugos, amblipigios y uropigios, por citar los más conocidos, y también uno de los animales más temidos y recurrentes en la mitología mundial. He aquí una pequeña selección de las diez más curiosas.

10. ¡Ahora me ves, ahora no me ves!

Varias arañas, entre las que se encuentran los primitivos lifístidos y una familia de migalomorfos (los ctenízidos), se han especializado en la emboscada a la hora de conseguir sus presas. Construyen madrigueras, las cierran con una especie de puerta con bisagras de forma que resulta prácticamente indistinguibles del entorno y se ocultan en ellas. Estas arañas tramperas detectan a su presas por las vibraciones o mediante unos hilos de seda que funcionan como sensores de movimiento y cuando están en su radio de alcance, salen de un salto y se abalanzan sobre sus víctimas, arrastrándolas hacia su guarida.

Gorgyrella

Por arte de birlibirloque. Gorgyrella demostrando su dotes para la materialización instantánea.

9. Lobas con piel de hormiga

Más de 300 especies de arañas pertenecientes a 13 familias imitan a hormigas. Esta habilidad recibe el nombre de mirmecomorfismo y las arañas pueden imitar a las hormigas en forma y/o comportamiento.

El problema que tienen las arañas es que su estructura (prosoma/cefalotórax, opistosoma/abdomen y cuatro pares de patas) es diferente a la de los insectos (cabeza, tórax, abdomen y tres pares de patas) pero estas diferencias estructurales las ha superado ingeniosamente al alargar y constreñir el cefalotórax de forma que, a primera vista, parecen dos estructuras independientes y al usar el primer par de patas como si fueran antenas. Adaptaciones adicionales de los quelíceros, las hileras y la coloración de la cutícula permiten a estas arañas imitar las mandíbulas, el aguijón y los ojos compuestos de su modelo formícido. Esa semejanza es particularmente asombrosa en las hembras, que tiene unos quelíceros más pequeños que los machos.

La hormigaraña Myrmarachne plataleoides (hembra) La hormigaraña Myrmarachne plataleoides (hembra). El género Myrmarachne ha elevado a la categoría de arte el mirmecomorfismo.

Aunque la mayoría de estas arañas usan su habilidad mirmecomórfica como una forma de protección aprovechándose del mal sabor que tienen las hormigas para los depredadores (mimetismo batesiano), algunas especies se valen de ella de forma agresiva para atraer y devorar a hormigas.

8. Gladiator in arena consilium capit

Aunque recibe el nombre de araña de cara de ogro por evidentes razones, el apelativo de araña gladiadora le hace más justicia a Dinopis, un género de arañas que se puede encontrar en los bosques del este de Australia. Como si de un gladiador reciario se tratara, teje una tela con forma de red y se coloca al acecho, esperando la oportunidad para lanzarla sobre su presa, a la que no le queda otra cosa que decir más que morituri te salutant.

Dinopis

Caer en la red. Dinopis construye su red de seda cribelada, un tipo de seda que no es pegajosa, sino que está formada por fibras enmarañadas que recuerdan al velcro.

7. ¡Escúpela! ¡¡Escúpelaaa!!

Las arañas producen la seda en unas glándulas que tienen en las hileras, unos apéndices situados al final de su abdomen. De ahí surgió la broma de que si Spiderman de verdad hubiera heredado sus superpoderes de una araña, entonces debería lanzar las telas por donde la espalda pierde su nombre. Los fans Peter Parker probablemente se alegraron al saber que en el año 2006 se describió una tarántula en Costa Rica (Aphonopelma seemanni) que le salvaba la honra, ya que producía seda a través de unas glándulas en sus patas que le permitía escalar. Sin embargo, un grupo ha puesto en tela de juicio este hecho. De momento, asistimos a un peloteo en el fondo de la pista de réplicas y contrarréplicas en Nature.

Dejando a un lado al superhérode de la Marvel, otro personaje con habilidades arácnidas es el ninja Kidōmaru que aparece en Naruto. Entre sus técnicas tiene una denominada apertura de la telaraña (kumosōkai) que consiste básicamente en escupir una telaraña por la boca... justo como hacen las arañas escupidoras pertenecientes a la familia Escitódidos. Estas arañas poseen una glándulas de veneno ampliadas que también producen pegamento. Su particular sistema de capturar una presa implica escupir una mezcla de veneno y pegamento a través de los quelíceros para paralizar a la presa y pegarla al sustrato.

Ninpō. Kumosōkai! Ninpō. Kumosōkai!. Scytodes thoracica escupiendo su tela venenosa y pegajosa.

6. Todas para una y una para todas

De las 41.000 especies de arañas descritas, tan sólo hay 20 que muestran algún grado de cooperación entre ellas, aunque ninguna es como Theridion nigroannulatum, una especie que habita en los bosques de Ecuador. Esta araña vive en colonias de diferentes tamaños, desde unas pocas docenas de individuos hasta varios miles, que cooperan en la captura de las presas y en la distribución del alimento. Existe una proporción muy alta de hembras y pueden ser de dos tamaños (algo que recuerda a los insectos sociales: las hembras más grandes son las reinas y las más pequeñas, las obreras), lo que sugiere que puede haber un incipiente sistema de castas o diferentes estrategias de reproducción.

Theridion nigroannulatum Theridion nigroannulatum. Juntas por el bien común.

5. La vegetariana de boquilla

Todas las arañas son carnívoras y se alimentan de presas vivas. Algunas, además, consumen néctar ocasionalmente. Sin embargo, la araña saltadora Bagheera kiplingi ha encontrado su fuente principal de alimento en los cuerpos beltianos de las acacias, estructuras ricas en proteínas, azúcares y lípidos.

¿Herbivorismo u oportunismo? ¿Ha sustituido Bagheera kiplingi su fuente de lípidos u proteínas de las presas por el suministro gratis de nutrientes que le ofrecen las acacias?

4. Boleadora con perfume letal

Perteneciente al mismo grupo de arañas que tejen telas orbiculares, las arañas boleadoras del género Mastophora han llevado el minimalismo a sus últimas consecuencias y sus telas son simplemente una hebra de seda rematada en una gota pegajosa que recuerda a las boleadoras de los gauchos de las pampas. Además, para asegurarse de que se aproximen las presas, emiten unos compuestos químicos que incluyen algunas de las sustancias presentes en las feromonas de las polillas. La mayoría de estas arañas capturan machos de polillas de una sola especie, aunque M. hutchinsoni cambia su perfume atrayendo a diferentes especies de polilla a medida que transcurre la noche.

Mastophora

3. Buceo a pulmón

La araña buceadora Argyroneta aquatica es la única especie de araña adaptada a vivir en un ambiente acuático. Vive en las charcas y respira gracias al aire que atrapa con unos pelos que tiene en el abdomen. Además, también fabrica con seda una campana de buceo. Como curiosidad adicional, es una de las pocas arañas en las que el macho es mayor que la hembra.

Argyroneta aquatica

2. La sangre es la vida

Evarcha culicivora es una araña saltadora que vive en el Lago Victoria (África) y se alimenta de la sangre de vertebrados. Pero no lo hace directamente, sino devorando a las hembras de mosquito anopheles que han chupado previamente la sangre. Esta araña es capaz de distinguir a una hembra de Anopheles gambiae se que ha alimentado de sangre entre una miríada de moscas del lago (mosquitos de las familias Caobóridos y Qironómidos) gracias a su excelente vista, propia de los saltícidos, y también a su habilidad para detectar el olor a sangre.

Seré tu amante vampiro Seré tu amante vampiro. A la hora del cortejo y el apareamiento, Evarcha culicivora considera más atractivos a los miembros del sexo opuesto que huelen a sangre por haberse alimentado de hembras de mosquito anopheles.

1. Inteligencia arácnida

Las arañas saltadoras confían en su vista a la hora de cazar y por la forma en la que lo hacen podrían ser consideradas como los felinos de las arañas. Acechan a sus presas de una manera similar a los gatos: se mueven lentamente, con el cuerpo pegado al suelo, y cuando están a la distancia apropiada, se abalanzan sobre ellas de un salto.

En este contexto, Portia labiata podría ser considerada como el león de las arañas saltadoras. Esta araña se suele alimentar de arañas más grandes que ella (las hembras pueden llegar a los nueve milímetros y los machos a los siete) y en vez de emplear una técnica de caza esteriotipada, es capaz de juzgar la situación y modificar la técnica dependiendo de la presa. A la hora de cazar a otra araña, recurre al mimetismo agresivo imitando los movimientos de un insecto que ha caído en la telaraña o el cortejo de apareamiento. Memoriza cada encuentro y con la vista que le caracteriza, puede reconocer el tipo de presa y emplear la estrategia de caza más adecuada. Cuando se encuentra con una nueva especie, prueba diferentes técnicas, evalúa la reacción de su presa y decide la mejor estrategia a seguir.

Portia labiata Portia labiata. Un felino de ocho patas.

41.000 especies arañas dan para muchas curiosidades. Dejo los enlaces a otras arañas de las que he hablado: la revolucionaria, la bandida, la que se induce el coma, la ninja y la extraterrestre.

Fuente: entomoblog.net

Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 06:11
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 06:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho