Dos detenidos por el crimen de Marcos Cardozo: uno sería compañero de escuela

Se trata de un menor de 14 años, quien tenía problemas con el chico que desapareció el 19 de agosto y fue encontrado un mes después sin vida en un cauce del Este. Una pelea que se dio a pocos metros de la escuela, en la que ayudó un joven de 24 años, habría terminado con el adolescente arrojado al agua. El mayor arrestado estaba imputado por cuatro asaltos.

El caso por el cual se investiga la muerte de Marcos Antonio Cardozo ya tiene dos detenidos, lo que confirmaría la hipótesis que todos temías: el adolescente de 13 años, que desapareció cuando iba camino a la escuela el 19 de agosto, fue asesinado. Un chico de 14 años y un joven de 24 años fueron arrestados: ambos eran conocidos de la víctima.

En los allanamientos realizados a primera hora de la mañana, tres personas quedaron detenidas por personal de Investigaciones. Los operativos fueron en Luján y en una vivienda del barrio San Cayetano fueron apresados Duilio Eusebio Campos (24) y Matías Leonardo Martínez (18), quienes fueron alejados en el calabozo de Contraventores. Además se encontró en el domicilio 50 porros de marihuana y un revólver calibre 22. En tanto, en el barrio Juan XXIII se encontró al menor.

De los tres sujetos, Campos y el menor quedaron vinculados en la causa de Cardozo, cuyo cadáver fue encontrado en total estado de descomposición el 23 de setiembre en un cauce de Tres Porteñas, en San Martín, después de una intensa búsqueda en el agua ya que se presumía que el chico había caído en el canal San Martín –Luján- que pasa por detrás de la escuela Romelio Villalobos, donde la víctima fue vista por última vez.

El historial delictivo de Campos ha sido importante pues tiene imputación por cuatro causas: dos robos en la línea de colectivos de Transporte Mitre, en la que habría despojado al chofer y a pasajeros de sus pertenencias, y otras dos por asaltos en oficinas de la firma Claro. En estos hechos, sumada a la tenencia de estupefacientes, también dejaron “pegado” a Martínez. Pese a las imputaciones, los sujetos no habían sido detenidos nunca.

El ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, fue quien dio las precisiones de los operativos, pero para respetar el secreto de sumario del caso que instruye el fiscal Fernando Giunta, sólo se limitó a decir que “ambos detenidos eran conocidos de la víctima”. El funcionario agregó que el crimen estaría esclarecido porque las pruebas son fundamentales y porque hubo testigos presenciales del hecho.

En este preciso lugar, Marcos habría sido arrojado al agua.

Pese al miedo de estos testigos, el aporte de ellos habría sido imprescindible para dar con los sospechosos y, según confirmó el ministro, la recompensa de $20.000 se hizo efectiva.

Además que la teoría del asesinato nunca fue descartada ya que “de acuerdo a lo que la famiila había expresado, el camino que hacía el menor hacia la escuela no se acercaba al canal sino que transitaba a 20 o 30 metros de distancia. Esto nos hacía pensar que podría ser víctima de un homicidio”, señaló Ciurca.

Tal como lo expresara el padre de Marcos, Antonio Cardozo, su hijo estaba acostumbrado a ir a la escuela evitando bordear el canal en un camino que realizaba diariamente hace años. Sin embargo, el rastreo de los perros –con una prenda del chico- indicaba que la víctima llegaba al borde del sifón que no tiene protección alguna y que, encima, el día de la desaparición estaba con el máximo de caudal.

Aunque el fiscal será quien revelará los detalles luego de las indagatorias – y una vez que se levante el sumario-, se cree que el menor detenido iba a la escuela con Marcos pero que, entre ambos, había inconvenientes. El mayor de ellos se habría desatado por un celular –tal como se suponía desde el principio-, lo que motivó al menor acusado a “pedir ayuda” a Campos, quien será sometido a una rueda de reconocimiento en las próximas horas.

Aparentemente, cuando Marcos cae al canal habría intentado tomarse de las prendas de sus agresores para salvarse. Sin embargo, lo único que habría podido hacer el chico fue tomar parte de una campera rompeviento, de color rojo, que vestía uno de los atacantes. Asimismo, se cree que hubo una tercera persona que participó en el misterioso hecho.

En cuanto a la situación del menor, también es complicada ya que, si bien fue trasladado a la Comisaría del Menor, la decisión de que sea restituido a la familia correrá por parte del juzgado. Se estima que los tiempos podrían estirarse debido a que el chico está acusado de haber participado en un homicidio.

Opiniones (3)
17 de octubre de 2017 | 11:35
4
ERROR
17 de octubre de 2017 | 11:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. venganza no, impunidad tampoco! JUSTICIA. A la cárcel!
    3
  2. Cuando nos vamos a convencer que esta lacra no tiene arreglo, hay que dejarlos encerrados de por vida y por favor terminemos con el verso de la Inclusion Social, estos lastres le freces plata para ir a estudiar o les conseguis trabajo y no agarran, estan en la facil, en la comoda, pero mientas tanto siguen destruyendo hoares.
    2
  3. Bien por la policía, da la sensación que estuvieran atrapando a casi todos los involucrados en delitos (los resonantes por lo menos). Si seguimos así, y se instaurara la sensación de que el que la hace, la paga; cambiarían un poco las cosas. Felicitaciones a los investigadores. A Ciurca le toco el peor lugar, pero me parece que se destaca de la mediocridad del plantel oficial.
    1
En Imágenes
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes