Temen que el cierre de un hogar de niños esconda su traslado a un cotolengo

Vecinos y concejales de Godoy Cruz juntan firmas para evitar el cierre de un Hogar de Niños que depende de la Dirección de Discapacidad. Acusan al funcionario de querer "sacarse de encima el problema" y temen por el futuro de los chicos.

Unas 500 vecinos de Godoy Cruz firmaron en las últimas semanas un extraño petitorio: que no cierre un hogar que contiene a chicos con discapacidades y que, para el común de la gente, son un tanto problemáticos.

La decisión está tomada por parte de las autoridades de Discapacidad, un área del Ministerio de Desarrollo Humano y Familia. Pero desde el vecindario y el Concejo Deliberante, se niegan.

La concejala Miriam Espinosa (foto) es quien lleva la voz cantante y quien culpa del cierre de este Hogar a “la burocracia en manos del director de Discapacidad, Alejandro Ontiveros”.

La preocupación radica en que los niños que allí se encuentran alojados comenzarán una gira por diferentes familias cuidadoras, tirando los afectos que construyeron en ese lugar a la basura. O algo peor: su internación –a pesar de su leve afección, en el cotolengo Jorba de Funes.

“A nadie de Godoy Cruz, se le ocurriría encerrar a nuestro querido ´Loco Julio”, que sin ordenanza, ni disposición previa,  ha pasado a ser patrimonio de todos nosotros”, sostiene Espinoza, para agregar luego: “La pregunta de rigor es: ¿puede la burocracia resolver, simplificando y achicando costos, romper un grupo, que ha logrado junto a los encargados del lugar, consolidarse como familia?, que además es querida por toda la comunidad”.

Se trata de 5 chicos y la excusa oficial parece ser el concepto –aceptado por todos- de que hay que “desinternar”, desinstitucionalizar. Pero, en estos casos, la preocupación gira en torno a los derechos que estos pibes tienen.

“Seguramente –afirma la concejala godoycruceña- los chicos vuelvan a deambular por distintas familias cuidadoras preferenciales, fracasando en el intento y terminando en algún geriátrico (modalidad corriente en estos casos), seguramente a Diego y Pajarito, se les agrave su cuadro, por perder su lugar de pertenencia y terminen cronificados en el Instituto Jorba de Funes entonces, nuestra comunidad habrá sido despreciada en su gesto solidario. Pero el Director –advierte- estará tranquilo, porque burocráticamente resolvió, de la peor manera, el destino de estos cinco hermanos de la vida”.
Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 13:44
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 13:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'