Los chismes de oficina son los más peligrosos

Un estudio demostró que los chismes entre adultos son los más negativos y duros que una persona puede recibir, ya que mientras más grande sean los comentarios más seguidores va a tener. Ser la comidilla en el mundo laboral persigue algo más que un ataque a la reputación muchas veces persigue dejarte fuera de carrera.


No hay nada peor que un enemigo en el trabajo al cual tenes que ver todos los días y con el que tenes que compartir tareas. Y mucho peor cuando esa persona comienza a desparramar chismes sobre vos entre tus compañeros de empresa.

Según un estudio reciente los peores chismes son los de la oficina, ya que son los más peligrosos y duros de asimilar, porque mientras peor es más seguidores tienen que se suman con tal de no transformarse en un nuevo blanco de críticas.

Las apreciaciones de los científicos de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, manifiestan que los chismes entre los adultos en el mundo laboral son más negativos y a la vez más solapados y persiguen más que un ataque a la reputación de la persona criticada.

El estudio que publica La Nación, asegura que la gente utiliza también prácticas indirectas y la evasión, ya que las personas son más cautelosas porque saben que uno puede perder no sólo una amistad sino también el trabajo.

Hay diferentes técnicas para criticar a alguien sin hacerlo "de frente", por ejemplo, alabar al predecesor del empleado nuevo en la oficina, o incluso del jefe anterior si hubo cambio de autoridades. También se pueden hacer "averiguaciones", que no son otra cosa que un intento de dejar en evidencia una falta de otra persona, (como preguntar por el código de vestimenta para hacer notar el estilo de alguien).
 
Un caso estudiado sobre unas maestras en una escuela media de Indiana, quienes intentaban minar la reputación de la directora por medio de chismes solapados. Entonces, la mujer tomó represalias y el resultado fue un menor rendimiento de las maestras y por lo tanto del alumnado. Este efecto se puede repetir en cualquier ámbito laboral, sobre todo teniendo en cuenta que el aire se envicia a medida que aumentan los comentarios negativos hacia alguien.
 
"Nos recordó el viejo adagio que dice que el chisme es una lengua con tres puntas: puede herir por igual al que habla, al que escucha y al atacado", señaló el estudio.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 18:21
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 18:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial