Lo apuñalaron, pero no quiso delatar a su victimario

En el interior del barrio Los Barrancos, de Godoy Cruz, un hombre fue acuchillado y la herida casi llega al pulmón. Luego de que recibiera las curaciones en dos hospitales, la policía lo indagó pero el hombre no quiso señalar al responsable de la agresión.

El hombre recibió una herida que podría haberlo dejado al borde de la muerte. Sin embargo, a la hora de la denuncia, optó por el silencio sepulcral, como uno de esos códigos que se juegan en los barrios.

El hecho de sangre sucedió anoche en el interior del barrio Los Barrancos, de Godoy Cruz y para las fuentes policiales ya es considerado un típico "ajuste de cuentas", sobre todo por el hecho de que la víctima, Mauricio Pereyra, desistió de dar mayores detalles en la indagatoria, mientras reposaba en la cama del hospital Lagomaggiore.

Habían pasado 20 minutos de las 22 y Pereyra ingresó al hospital Lencinas por sus propios medios para ser asistido. Su mano cubría una herida en el costado izquierdo del tórax pero lo que llamó la atención de los médicos fue el corte en la cara. 

Como el corte era profundo y podía comprometer un pulmón, los galenos decidieron trasladar a Pereyra al Lagomaggiore. Allí quedó en observación.

Avisados por las autoridades médicas, la policía se apersonó hasta la cama de la víctima, pero ésta desistió de hacer declaraciones que permitieran aclarar las razones por las que había sido agredido. Los uniformados se fueron sin tener el nombre del agresor ni las circunstancias en las que Pereyra cayó herido.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 02:09
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 02:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes