El supuesto abuso de una nena desató furia vecinal

Rawson, San Juan. El presunto abuso sexual de una niña de 5 años desató la furia en el popular barrio La Estación, en Rawson, en la madrugada de ayer. Fue después de que la policía detuvo al sospechoso, un joven con retraso mental al que la gente acusó de haber cometido otros hechos similares. Primero quisieron tomar justicia por mano propia, exigiendo en la puerta de la comisaría que lo entregaran para lincharlo. Más tarde decenas de personas volcaron su bronca contra la casa del supuesto abusador, intentando quemarla y apedreándola. Hubo tres detenidos por los desmanes y dos policías agredidos en la refriega.

Lo que constató la policía es que la nena no fue violada, aparentemente sólo fue manoseada. El detenido fue identificado por la policía como Andrés David Illanes. Es un joven de 22 años que tiene un retraso mental y cuida bicicletas en Villa Krause, quien otras dos veces ya habría sido involucrado en casos de delitos sexuales contra niños, según vecinos. En la Seccional 6ta. aseguraron que no tenían sus antecedentes, mientras que la familia Illanes aseguró que anteriormente acusaron falsamente al muchacho, y ésta podía ser una más.

La niña había ido con sus hermanas de 15 y 17 años al Parque Municipal de Rawson. Eso fue a las 20:30 del miércoles. A la media hora, una de las adolescentes regresó a su casa. Y al poco rato apareció la otra, asustada y preguntando si la nena estaba ahí. En un descuido, la pequeña se había perdido en el paseo. Entonces volvieron al parque, pero nada. Gladys Díaz, la mamá, llamó a la policía y empezó la búsqueda.

A las 23:30, la hermana -de 15 años- vio a lo lejos que un joven bajó de la bicicleta a la niña y la abandonó en un extremo del parque, sobre calle Doctor Ortega. "Vio que era su hermanita. Mi otra hija correteó al muchacho diciéndole: «qué le has hecho, qué le has hecho», pero escapó. La nena lloraba y tiritaba, y tenía 5 pesos en la mano", relató Gladys. La pequeña fue llevada de inmediato a un centro asistencial. "La nena decía que el hombre le pegó en la cabeza, en la pancita y la espalda. No preguntamos mucho, pero contó que le subió el vestido y la toqueteó, nada más", dijo Sergio Morales, el papá.

La hermana reconoció al presunto abusador. Era un vecino del barrio La Estación, sabía su apodo y dónde vivía. La propia adolescente acompañó al oficial Marcelo Ruarte y otros policías de la Motorizada Nº2 hasta el domicilio (en la casa 2 manzana 11) y detuvieron a Andrés Illanes a las 23:50. Hasta secuestraron la ropa y la bicicleta en la que supuestamente andaba.

Cerca de unos 40 vecinos de los Morales después fueron hasta la Seccional 6ta. a exigir que entregaran al supuesto abusador. Querían lincharlo y amenazaron con atacar la comisaría. Los jefes policiales salieron a calmarlos y les comunicaron que el detenido no estaba en ese lugar, sino en Pocito. Nada tranquilizó a la muchedumbre, que se dirigió a la casa de Illanes a tomar venganza. Ahí ya fueron más de 50, dijo la policía. Los dueños de casa se enfrentaron a algunos de sus vecinos. En la batahola, rompieron la ventanilla del auto de los Illanes. También les arrojaron una bomba incendiaria (Molotov), pero apenas quemó una cortina y el marco de la puerta. Siguieron tirando algunas piedras, pero no lograron entrar y fueron frenados por decenas policías que cuidaban la vivienda. Dos de esos uniformados resultaron lesionados, mientras que tres de los revoltosos fueron detenidos por lesiones y daños.

Fuente Diario de Cuyo
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 06:55
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 06:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'