La Facultad de Derecho y el derecho a estudiar de un preso

Máximo, interno del Penal, eligió ser abogado. La facultad lo inscribió. Hizo el preuniversitario. Le designaron tutores académicos. Rindió dos exámenes previos. Estudió y preparó su primera materia. Dos días antes de rendir, la institución lo deja sin su sueño. Quiénes son los responsables y cuál el concepto de inclusión que manejamos. Máximo, el pobre, quedó al mínimo.

Contra lo que pueda suponerse, lo más probable es que, si uno pudiese volver a escribir la historia –tal como lo intentó Pierre Menard, el autor de El Quijote– lo haría tal como la conocemos, sin cambiar un solo suceso, por nimio que sea.

Por ejemplo: elegiría otra vez ser hermano menor de un simio con veleidades, levantaría el discurso del mundo a partir de los conceptos, inventaría un puñado de dioses para garantizar poder y temor, consideraría al amor como un perfume de lo perdido, dejaría caer otra vez las bombas sobre el Japón y permitiría nuevamente a D10go hacer el gol con la mano a los ingleses.

Siguiendo esta línea, vamos al punto: muchos parecen querer que los delincuentes fracasados (o sea, los que terminan en cana, por ser pobres) sigan siéndolo –en su pobreza, en su exclusión, detrás de sus tatuajes, limitaciones y torpezas y su ferocidad–. Quieren que sigan siendo delincuentes porque, de ese modo, ellos concluyen en el hecho de que son inocentes.

Y así anda el mundo: mal, anda. Los delincuentes exitosos –cuyo daño social es exponencialmente más grave– nunca son encerrados y los que delincuentes que fracasan no son insertados y, cuando quieren hacerlo, cierto es que les va para el tujes. Vamos al caso de un preso al que, la sociedad –esta vez en al piel de la Facultad de Derecho de la UNCuyo– le está diciendo a los gritos que no, que no deje de ser delincuente.

Mirá si después el tipo se reforma, se vuelve abogado –encima uno honesto– y después no tenemos a quién echarle la culpa…



¿Qué más quieren?



Antes que nada, una aclaración: la que daremos a continuación es una versión no cotejada con la citada facultad, pero, como corresponde, mañana pediremos a esa institución pública, en la persona de su Secretaria Académica, María Elena Olguín, o de su decano, Ismael Farrando, sus visiones del hecho.

Según charlamos con los tutores académicos del interno (alumnos del último año de la carrera de esa facultad), la cosa es así: Máximo es un interno de nuestra Penitenciaría que se decidió a estudiar Derecho a través del programa “Educación en contexto de encierro”.

Máximo fue inscripto en la Facultad de Derecho de la UNCuyo, aún sin haber terminado su ciclo secundario, pues así lo habilita la ordenanza 46/95 del Consejo Superior y aun lo habilitaría la Ley de Educación Superior  (24.521 en su art. 7).

Como habrá estado de habilitado el hombre que fue inscripto. Eso y más: cursó el preuniversitario, rindió dos exámenes de ingreso –que aprobó–. Eso y más: en julio, la facultad le designa dos tutores para que ayudarlo a estudiar –cosa que hace¬–. Eso y más: vota en las elecciones del Centro de Estudiantes. Eso y más: Máximo prepara su primera materia. Eso y más: es inscripto por la institución.

Sin embargo, dos días antes de rendir, autoridades de la Facultad de Derecho de la UNCuyo comunican a los tutores que Máximo “adeuda materias del polimodal y que no podrá continuar con las tutorías y que por lo tanto tampoco podrá rendir su primer materia”.

Lo mismo, luego, le comunican a él, también de manera informal. O sea: le dicen, Flaco, seguí en la tuya, porque no podés entrar en la nuestra.

“La Ley de Educación Superior  (24.521 en su art. 7) y la Ordenanza 46/95 del Consejo Superior dicen que  existe un sistema alternativo para entrar a la Universidad. Para acceder al mismo es necesario: tener más de 25 años (Máximo los tiene); tener la primaria completa (que también la tiene); tener preparación y/o experiencia laboral acorde con los estudios que se propone realizar. (¡Qué mayor preparación que haber cursado el preuniversitario!) y tener aptitudes y conocimientos suficientes para cursar satisfactoriamente. Y él rindió bien los exámenes de ingreso; además está comprobado que tiene las aptitudes y conocimientos necesarios, e incluso tiene más conocimientos, propios de la carrera. ¿Qué más quieren”, brama el pobre Ariel Herrera, estudiante del último año de la carrera y tutor de Máximo.

¿Qué más quieren?, puede preguntarse Máximo también.

Está claro que este hecho, de haberse presentado como referimos, es gravísimo. ¿Cómo es posible que una universidad pública haga cumplimentar tantos pasos administrativos a una persona, la haga ingresar a la institución y luego le dé una patada en el traste?

Este que escribe no es abogado, pero algo en todo esto debe haber relacionado con las expectativas generadas, los derechos adquiridos y los actos propios. Y hay también un concepto que en lugar de respuesta se vuelve pregunta: ¿cuál es la idea de inserción que manejamos?

Por ahora la respuesta está soplando en el viento; veremos luego qué tienen para decir las autoridades académicas, a fin de ilustrarnos, despejar dudas, determinar responsabilidades y poner luz en una situación por demás irregular.



Máximo, al mínimo



Vamos a dejarnos ir con la relación que esta situación provoca, aclarando que ya estamos en terrenos de la libre analogía.

Cuentan los memoriosos que cuando Juan Bautista Bairoletto quiso hacer vida tranquila, ordenada, solitaria e innominada, no lo dejaron. Propios extraños, policías y delincuentes, ignotos y famosos, todos quisieron que Bairoletto siguiera siendo Bairoletto y que muriera como tal.

A muchos presos que intentan insertarse, les ocurre lo mismo. Para que el infierno sea infierno, siempre es necesario que conserve sus iniciales.

Tal vez Máximo hubiese sido un buen abogado, pero no lo sabremos. Por ahora, sólo seguirá siendo un mal delincuente.

 

Opiniones (23)
18 de diciembre de 2017 | 10:03
24
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 10:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que una persona privada de su libertad pueda acceder a una educacion universitaria no me parece mal, es mas es una forma de inclusion y de reinserccion social q puede ayudar a q las carceles realmente cumplan con su obejetivo de resocializar a los presos, aunque verdaderamente esto en la practica no se cumpla! Por otro lado me parece q nos estamos yendo de tema al criticar los alumnos y los egeresados de esta institucion, son elecciones estudiar en una u otra casa de estudios y no por eso sos menos o mas profesional, el alumno universitario una vez recibido es el profesional q quiere ser sin importar los colores, porque para lo q estudio aunque suene un pco utopico es para hacer justicia no defender los colores de una universidad, los q crean lo contrario me parece q se quedaron con la mentalidad del secundario, con todo respeto. Volviendo al articulo, creo q si queremos pregonar una igualdad materializada en los hechos, lo q se debe hacer es dejar estudiar a Maximo, y tantos otros q tienen el objetivo de ser un profesional en cualquier ambito, pero cumpliendo los requisitos q cualquiera cumple...me refiero a q todo alumno universitario sabe q para ingresar a la universidad debe tener sus estudios secundarios completos, si somos todos iguales, todos debemos cumplir los mismos requisitos sin discriminaciones y con las mismas oportunidades.
    23
  2. Soy egresado de esa Facultad. A los que son alumnos y la critican, pueden cambiarse a los otras escuelitas de derecho. Y DE VERDAD que en la calle se ven los pingos... EL DESCONOCIMEINTO DE ESTOS EGRESADOS ES TAL QUE HASTA LAS COSTAS SE COMEN... Estoy más que orgulloso de esta Facultad y de la UNC toda que sigue forjando tenacidad y empeño, criterio e investigación. La mayoría de los jueces, secretarios y prosecretarios son egresados de esta Facultad. Las grandes empresas toman sólo a egresados de esta facultad. Por qué? Para estar en esta Facultad HAY QUE ESTUDIAR. Sino ya saben estan las escuelitas...
    22
  3. ¿no se escribe Hincapié?
    21
  4. sí, acabo de ver el mje, y ya leí y comenté tu otra nota. Gracias por la deferencia.
    20
  5. Estimada: ya está la nueva nota publicada. http://www.mdzol.com/mdz/nota/170132 Gracias por escribir. Ulises Naranjo.-
    19
  6. que el Sr. Naranjo vaya a la facu de Derecho y escuche la otra campana. O la onda era hacer una nota sensacionalista? Por otro lado, coincido con algunos comentarios en cuanto a que la UNCuyo de democrática e igualitaria tiene poco. Yo estudié en la de Filo y Letras y ahí el lema de mi carrera era "estudiás o trabajás". Ahora me quieren seguir con la misma cantinela en mi carrera de Posgrado tb en esa facultad. ¿He de entender que cuando la persona se convierte en estudiante pierde todos los demás derechos (al trabajo, a la familia, al tiempo libre?).
    18
  7. me parece muy importante la reinsercion de aquellos privados de la libertad y una de las mejores maneras es con la educacion en cualquiera de la ramas, es por esto que creo importante el proyecto impulsado por la UNCuyo otorgando capacitacion a todo el que la requiera, gozando o no de libertad. Pero tambien creo que esto no da mejor derecho de quienes quieren continuar sus estudios en la Facultad gozando de libertad ya que conozco gente que se le ha suspendido la matricula por adeudar materias del secundario o polimodal. No creamos que esto es solo administrativo. Según se, el interno conocia perfectamente su situcion y la ordenanza que lo dispone y lo que solicita es que se le permita terminar con el polimodal para luego continuar con sus estudios superiores. Si fuera ta cierta la informacion, el resto de los internos que prepara la UNCuyo tampoco recibirian su educacion y siempre los tramites "burocraticos" los excluirian del sistema. Por favor.. Máximo conocia esto, no seamos hipocritas y entendamos que lo que se le aplica a él hoy en dia es la misma ordenanza que rige para todos los alumnos de la Facultad de Derecho de la UNCuyo, en este caso. Es todoooo lo contrario a la discriminacion.
    17
  8. Esa "alta casa de estudios" como la denomina un "egresado" en un comentario antrerior,lo unico q enseña es a discriminar, excluir, y ser un profesional resentido, por creerse superior a todo el mundo cuando en realidad en la cancha se ven los "pingos",y los pingos de esta institucion no son los mejores a la hora de los hechos.(DESMITIFIQUEMOS ESTA INSTITUCION ). Tal vez para Maximo sea un beneficio NO estudiar en esa Universidad y pasar a otra (privada) en la cual le brinden la atencion, conocimientos, practica y apoyo para q pueda salir adelante. Clara es la voluntad de reinsertarse en la sociedad de esta persona, ojala los demas internos pudieran tomar a este hombre como ejemplo para no volver a delinquir como lo hicieron, y optar por una nueva forma de vida.
    16
  9. Soy alumna activa de la facultad de Derecho y creo que hoy las instituciones penales están lejos de la reintegración social de los presos. Las cárceles reproducen marginalidad y cuando vemos un programa como "educación en contexto de encierro" que tiene como objetivo la inclusión y reinserción en la sociedad, observamos como hay personas que se resisten, que les es funcional y de interés que las cosas sigan tal como están. Recientemente la OEA publicó que el 98% presos que han estudiado a nivel universitario no han vuelto a reincidir. Por último creo que este caso devela un gran problema de fondo como es que la Facultad es cada día más excluyente no solo para los casos como Máximos sino tambien para todos aquellos que debemos trabajar o que no tenemos la vida acomodada. Sino que se observen estadísticas de egresados, de promedio de egreso, de cambios a otras facultades y de deserción de los estudiantes.
    15
  10. Estimados soy egresada de esa alta casa de estudios, cuando ingrese por primera vez rindiendo y aprobando los dos examenes de ingreso, entre y cursé durante un año como adeudaba materias del secundario, quedé fuera de la institución durante un año en el que podia sacar las materia y me guardaban el lugar para que no tenga que rendir nuevamente el pre. Me parece muy bueno que este chico estudie mientras esté pagando su condena, así se incerte mejor a la sociedad y sea útil cuando esté libre nuevamente. Pero creo que la Facultad tiene que ser pareja con todos y él debe rendir un examen de cultura general y haber trabajado 2 años en lo que respecta a lo legal para entrar debiendo materias o rendir lo que adeuda del secundario ...como hice yo hace muchos años. Si entró en el pre creo que rendirá exitosamente.....Pero uno de los principuios básicos del derecho es la aequitas o equidad y se debe cumplir....Suerte amigo...no te dejes usar por la prensa deseosa de sensacionalismo!
    14
En Imágenes