Admiten que la pérdida de ganado local será la peor de la década por la sequía

Tanto productores como funcionarios del Gobierno coinciden en la crítica situación. Ya se estima que podría perderse cerca de un 25 por ciento de las cabezas el año próximo. "No se puede entender como los animales aún se mantienen en pie", se asombran.

La escasez  de lluvias a esta altura del año está provocando una profunda crisis en la producción ganadera de nuestra provincia y según admiten desde los departamentos del Sur provincial, podría perderse cerca de un 25% de las cabezas de ganado si no llueve en los próximos días.

Lejana quedó ya la última lluvia de importancia que cayó sobre los departamentos sureños, durante el pasado mes de enero, y las pocas pasturas que crecieron a mitad de año perecieron por las fuertes heladas invernales y los vientos posteriores terminaron de secarlas.

De todas maneras, la alimentación del ganado se podría haber soportado con productos balanceados o suplementos. Pero, teniendo en cuenta los costos, aseguran que con unas cuantas semanas de atender de esta manera a las reses, el costo del alimento supera con creces el valor de cada cabeza de ganado.

“Hay mucha mortandad de animales, no sólo de vacas sino también de cabras. Es increíble la nobleza de los animales para soportar la situación, uno ve zonas donde no hay nada y no se puede entender como los animales aún se mantienen en pie”, reconoce Daniel Sad, responsable del área sanitaria de Consultora Ganadera.

Esta empresa con sede en General Alvear, a la que pertenece Sad, tiene como radio de influencia todo el territorio alvearense y parte de San Rafael y para el veterinario “se ha muerto ya entre un cuarto o un tercio del ganado, en promedio. Siempre dependiendo del manejo que ha tenido cada productor. Hubo algunos que metieron mucho ganado y hoy ya no tienen pastos, y otros que previeron y dejaron cuadros sin ganado”.

Según su análisis, el veterinario cree que “por más que llueva, y ojalá que así sea, el año que viene va a haber mucho menor cantidad de vacas y, por ende, terneros. Pero, lo peor es que las vacas que queden, por su pobre condición nutricional, va a ser muy difícil que se preñen”.

Por su parte, el secretario Técnico de la Dirección de Ganadería, Eduardo Naldini, concuerda con estos conceptos y considera que “la situación es extremadamente crítica. Hoy estimamos que los niveles de merma de stock serán los peores de la última década, creemos que como mínimo se perderá un 25%”.

“Es realmente admirable que los animales sobrevivan en estos campos”, también se asombra Naldini y coincide en la casi improbable posibilidad de las vacas que sigan en pie después de esta grave sequía se preñen el año que viene.

Con respecto a la alimentación con productos específicos que suplan a las pasturas, Naldini aclara que “eso sirve cuando aún queda pasto seco, porque los productos balanceados colaboran en el proceso de fermentación estomacal de la vaca, pero ya ni siquiera queda pasto seco”.

“Hoy no queda otra posibilidad que trabajar en alimento para los terneros, para que puedan ser liberados del amamantamiento de la vaca hasta que puedan pastar solos. Es decir, un mes o un mes y medio y esperar que llueva”, sentencia Naldini.
Opiniones (0)
19 de octubre de 2017 | 05:37
1
ERROR
19 de octubre de 2017 | 05:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes