Deportes

Toyota dice adiós y la Fórmula 1 sufre otra fuga

La Fórmula 1 sufrió hoy una nueva fuga: la marca japonesa, el mayor fabricante de automóviles del mundo, puso fin a ocho años de presencia infructuosa en un "gran circo".

Hacía meses que se temía y hoy se hizo realidad. "Nos hemos dado cuenta de que no teníamos otra opción", dijo hoy el presidente de Toyota, Akio Toyoda, en la central de la firma en Tokio. "Fue una decisión muy dolorosa", agregó en referencia a la crisis económica.

El máximo responsable del equipo, Tadashi Yamashita, no pudo contener las lágrimas durante la conferencia de prensa de Tokio.

La marca japonesa registró de nuevo números rojos en el primer trimestre del año comercial 2009/2010 con unas pérdidas operativas de 194.000 millones de yenes (unos 2.000 millones de dólares). Es el tercer trimestre seguido con pérdidas. Mañana se darán a conocer las cifras del segundo trimestre. El presidente Toyoda espera que la firma tenga de nuevo beneficios en marzo de 2011.

Toyota llegó a la Fórmula 1 en 2002 con la meta de poder pelear en algún momento por el título. La cuarta posición en el campeonato de constructores en 2005, su mejor resultado, no ha bastado.

"Los anuncios esta semana de Toyota y Bridgestone de retirarse de la Fórmula 1 preocupan a la FIA", expresó la Federación Internacional del Automóvil en un comunicado.

El ente reafirmó su propósito de seguir reduciendo drásticamente los costes.

La asociación de equipos de Fórmula 1 (FOTA) se mostró decepcionada y no sólo culpó a la crisis económica de la fuga de las marcas, sino que aludió también a "un periodo de inseguridad y de confrontación innecesaria" vivido a lo largo de 2009 por las luchas entre las escuderías y la FIA.

Entre los afectados por la decisión de Toyota hay unos 650 trabajadores en la fábrica del equipo en Colonia. Los pilotos Jarno Trulli y Timo Glock deberán buscarse otros volantes para 2010.

"Estamos completamente sorprendidos por la noticia", dijo un trabajador de la fábrica en Colonia. "Nadie sabe lo que pasará ahora", agregó. No está claro qué pasará con los trabajadores, aunque las autoridades de la ciudad aseguran que los japoneses quieren mantener la sede de Alemania.

Las firmas japonesas han encontrado en el abandono de la Fórmula 1 una salida a la crisis económica mundial que afecta al sector automotriz.

El año pasado marcó la tendencia Honda. El lunes, el proveedor único de neumáticos, Bridgestone, anunció su marcha al final del año que viene. Y hoy Toyota, que en julio dio ya una señal clara: su circuito, Fuji, no será ya en los próximos años sede del Gran Premio de Japón, que pasará a celebrarse en Suzuka. Ahora se busca sustituto para Bridgestone.

Además de Honda y Toyota, también deja la Fórmula 1 la firma alemana BMW, cuyo sustituto podría beneficiarse de la marcha de Toyota para ocupar su plaza entre los 13 equipos que estarán en 2010 en la parrilla.

"Espero que haya 20 coches en la parrilla el año próximo", manifestó el piloto alemán Sebastian Vettel, que está en la "Race of Champions" en Pekín.

El suizo Peter Sauber espera que el grupo inversor Qadback supla finalmente a BMW ahora que la presencia en la línea de salida en Bahrein el 14 de marzo de 2010 es más probable mientras Toyota no encuentre otro comprador.

"Por supuesto que la decisión tendrá repercusión en la situación del equipo BMW-Sauber. Hablaremos sobre ello con la FIA (Federación Internacional del Automóvil)", dijo hoy Mario Theissen, aún jefe del equipo y que lucha por la continuidad de la escudería con otros inversores.

La presencia definitiva de Campos, Manor, USF1 y Lotus, los cuatro equipos nuevos, tampoco es segura al 100 por ciento. Toyota, que había firmado un compromiso hasta 2012, podría ser sancionado por su despedida repentina.

El jefe del equipo Toyota, John Howett, había anunciado en las últimas semanas que le habían ofrecido un contrato al piloto finlandés Kimi Raikkonen, campeón del mundo en 2007 y sin equipo tras su salida de Ferrari.

Pero las señales en el "paddock" eran claras. Cuando los miembros del equipo se despidieron el domingo al finalizar el campeonato 2009 en el Gran Premio de Abu Dhabi, tenían escritas en la cara la preocupación y la incerteza. Estaban pendientes de la decisión de Tokio. Y ocurrió lo peor.

No se sabe si la dirección de la firma hubiera reaccionado igual con mejores resultados deportivos en el asfalto, pues la escudería siempre estuvo lejos de poder pelear por el título y nunca conquistó siquiera uno de los 139 Grandes Premios disputados. Dos "pole positions" de Trulli y una del alemán Ralf Schumacher fueron sus máximos logros.

En la temporada recién concluida Glock logró el segundo puesto en carrera en Singapur, el mismo que conquistó Trulli en Japón. Demasiado poco.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|00:46
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|00:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic