Deportes

Todos los culpables de un fracaso, según Cocca

El entrenador de Godoy Cruz llamó la atención por sus declaraciones a la prensa. En un año de estadía en Mendoza descargó contra los jugadores, dirigentes, hinchas y por último criticó al periodismo.

Desde que arribó al Expreso, el ex jugador de River se mostró en un pulpito particular. Cómo adiestrador de Godoy Cruz siempre se escudó en la falta de entrega de sus jugadores o en la poca jerarquia del plantel. Aquí una recorrida por los 38   partidos que dirigió y por sus frases despues de cada juego.

Debutó con un empate ante Independiente en Avellaneda, y tras otra pálida igualdad, ante Argentinos en el Malvinas, el adiestrador se la agarró con su antecesor Daniel Oldrá que fue quien lo arrimó a la Bodega: "El equipo está muy desmoralizado y mal físicamente".

Antes de que comenzará la buena seguidilla de resultados el adiestrador siguió desparramando malestar por todos lados: “Necesito que los dirigentes traigan jugadores de calidad, porque ahora hay mucha diferencias entre titulares y suplente”, soltó a 12 días de haber llegado a la provincia.

En momentos críticos donde el equipo no lograba resultados positivos otra vez salió el ex de la CAI a culpar a sus dirigidos. Contra Banfield el 7 de febrero de 2009 la palabra fue dura: "Lo que más me dolió es ver a un equipo sin alma". Veinte días más tarde y tras perder ante Vélez en Buenos Aires la munición volvió a ser gruesa: “La diferencia estuvo en la jerarquía y en la experiencia".

Cuando su equipo ganaba y todos los medios del país hablaban del equipo no criticó a ninguno de los suyos, pero si salio a decir que el no leía ni escuchaba los medios de Mendoza: "No me interesan los medios locales, yo me informo por los medios nacionales", soltó Cocca.

Al momento de arreglar su nuevo contrato y con el equipo ya salvado del descenso volvió a meterle brasas a la situación del Expreso, el DT cargó con la entidad que le dio la chance de dirigir en Primera: "Club de Nacional B", "Me pagan como un entrenador de la 'B' y yo pretendo un contrato de Primera".

También largó una indirecta hacia el vicepresidente de la institución quien todos suponían era quien debería asegurar su continuidad , y ante rumores que denotarían una disconformidad de Mansur con el DT, el aclaró: "Yo arreglo mi continuidad con el presidente".

"Con Oldrá al principio charlaba mucho pero ya no viene más por acá, él tiene sus cosas", comentó un Cocca que ya era tenido como semi Dios por buena parte de los seguidores tombinos.

Cuando  comenzó la segunda etapa de Cocca al frente del equipo los malos resultados volvieron a hacer mella y el adiestrador volvió a aplicar su fórmula de exteriorizar las culpas. Nunca se lo escuchó diciendo que había planteado mal un partido o que los cambios los realizaba tarde.

De nuevo como en la temporada anterior optó por azotar a sus dirigidos: "Falta actitud, porque no todos tienen el mismo compromiso", pero como los players no reaccionaron pese a que repitió la cantinela varias veces, el técnico se la agarró con los periodistas: "Cuando pasás un momento difícil es muy fácil criticar desde la platea o con un microfonito" y para no dejar a nadie fuera de los palos, cargó con los hinchas como en el año anterior: "Yo trabajo para mis dirigidos y la comisión directiva, no me interesa lo que digan los hinchas".

Finalmente ayer se supo que Cocca no será más el adiestrador del Expreso, pero fiel a su estilo descargó todo su dolor por quedarse sin trabajo: “Yo no estoy en Godoy Cruz por la plata, no puedo pretender hacer la diferencia en un club chico” y agregó que no pudo armar el equipo que el quería por falta de presupuesto.

Cocca, ya forma parte de la historia de Godoy Cruz, un entrenador que logró imprimirle una buena cuota de fútbol mediante la cual el Expreso se quedó en Primera y fue reconocido en todo el país. Habrá cosas que los técnicos que vengan a Mendoza deberían tener en cuanta y aprender del ex zaguero de River, pero hay otras en las que definitivamente no lo deberían imitar, por ejemplo en su declaraciones ante los microfonitos.



En Imágenes