Deportes

Milan y Real Madrid se fueron conformes con el empate

Benzema adelantó al Madrid y Ronaldinho igualó de penal para poner una igualadad que les sirve para afianzar sus opciones de clasificarse para los octavos de final de la Champions.

El Milan y el Real Madrid igualaron hoy a un tanto en un partido trepidante y espectacular, sumando ambos un punto que les sirve para afianzar sus opciones de clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones.

Karim Benzema adelantó a los de blanco y Ronaldinho igualó tras un penal para poner unas tablas que a la postre parecieron justas.

Milan y Real Madrid mandan en el grupo con siete puntos, mientras el Olympique de Marsella, que hoy goleó en casa 6-1 al Zúrich, cuenta con uno menos que ambos y se medirá a los dos en las dos últimas fechas. Todo puede pasar, aunque Milan y Real Madrid tienen las mejores opciones.

San Siro vivió un partido tan imperfecto como trepidante. La primera parte respondió plenamente a lo que se espera de dos equipos con semejante historia. Cada uno con sus armas, ofrecieron un duelo de gran intensidad, aunque siempre dio la sensación de que el Real Madrid estaba un cuerpo por encima.

La puesta en acción del equipo blanco fue imponente, muy al contrario de lo mostrado hace dos semanas en el estadio Santiago Bernabéu. Pareció aprender la lección e impuso un ritmo veloz, con agresividad en defensa. El Milan optó por replegarse y enviar contraataques.

El Real Madrid se benefició de la movilidad de Karim Benzema y Kakà, dos jugadores señalados por la crítica por su bajo rendimiento en las últimas fechas. Asumieron galones de mando, como se espera de dos inversiones tan costosas.

El conjunto español cercó el área italiana, que sufrió mucho. Así, Sergio Ramos, Benzema y Kakà probaron continuamente sus disparos, aunque el arquero Dida estuvo más seguro que en la cita del Santiago Bernabéu. Pato era la respuesta más sólida del Milan al juego colectivo del Real Madrid.

El conjunto blanco se adelantó a los 29 minutos. Kaká disparó desde la frontal del área, un defensor desvió ligeramente y Dida no pudo blocar. Benzema estuvo atento y aprovechó el rechace para estrenar el marcador.

Pero el Milan sólo tardó seis minutos en responder, gracias a un penal más que riguroso. Pepe se tiró al suelo para defender un centro y el balón le fue a la mano. Felix Brych, el árbitro alemán, señaló el penal y Ronaldinho transformó.

Todo lo que protestó el Real Madrid lo dio por bueno poco después, cuando Brynch anuló un gol a Pato que pareció legal por entender que hubo falta previa de éste sobre Arbeloa. El árbitro alemán fue con diferencia lo peor del encuentro.

Así, al descanso se llegó con igualada después de un buen espectáculo, en el que se vio a un Real Madrid agresivo y un Milan agazapado, pero mostrando sus garras al contraataque.

Si el Real Madrid pareció mejor en la primera parte, el Milan impuso su ritmo en la segunda, en la que estuvo más cerca del gol que los blancos. Pato fue una pesadilla para el Real Madrid y demostró que es el jugador más valioso del Milan sin discusión. Por encima de Ronaldinho, que volvió a ofrecer una imagen mortecina.

El Real Madrid cometió uno de sus viejos pecados, que es hacer muy largo el equipo, con mucha distancia entre los delanteros y los defensas. Por eso, vivió cada contraataque del Milan como un drama. Además, ni Kakà ni Benzema se mostraron tan inspirados y la medular apenas tuvo peso.

El final del partido fue una locura, con dos equipos con espacios por delante para sentenciar. Raúl, que salió en la segunda parte, tuvo la ocasión postrera y se encontró con un gran Dida. La justicia imperó y las tablas se firmaron. El Real Madrid sigue sin ganar en San Siro en toda su historia.

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|23:42
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|23:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016