Capital y el Gobierno, ausentes ante el drama en el asentamiento Escorihuela

La Municipalidad de la Capital no habla del problema de las 60 familias asentadas. Y el Gobierno nacional no termina de darle forma a la Administración de Infraestructura Ferroviaria, y definir un destino para los terrenos. La gente que habita el asentamiento Escorihuela padece su indigencia ante la mirada impasible de un Estado ausente.

El Estado mira para otro lado. Tanto la Municipalidad de la Capital, que tiene el problema a cinco minutos del centro, como el Gobierno de la Provincia.

Lo cierto es que la cruda realidad de miseria y abandono que soportan quienes viven -¿?- en el asentamiento Escorihuela de la Ciudad de Mendoza provoca miradas por lo bajo entre los que de alguna manera podrían haber colaborado en el pasado para evitar este crítico presente. Allí, sesenta familias viven en condiciones casi infrahumanas, sin agua, sin servicios, sin sanidad, sin trabajo, y sin ayuda. El asentamiento marcha a convertirse, a no dudarlo, en la futura "Villa 31" de Mendoza, donde convive gente honesta que busca salir adelante, con otros que hacen de la delincuencia su modo de vida, y que preocupan a los vecinos de esa zona lindante a la calle Perú. 

Pero, la mayor luz de alerta se enciende fuertemente tras la reacción de algunos funcionarios de la Municipalidad de la Capital, que más allá de su excusa de no intervención por tratarse de terrenos que son propiedad del Estado nacional, no pueden eludir ni justificar su inacción en intentar asistir, al menos básicamente, a estos seres humanos, o en cumplir el rol primario que le compete ante la precaridad habitacional.

Tras publicar el doloroso e impactante relato de la situación que se vive en el asentamiento, intentamos dialogar y encontrar una respuesta alentadora desde la Municipalidad.

“Nadie va hablar, ustedes ya se encargaron de dejar mal parado a Fayad. Ahora, ¿Qué quieren?”, dijo la vocera municipal Valeria Méndez. En lugar de favorecer las explicaciones o hacer el puente entre la comunidad y los funcionarios que tienen la obligación de dar la cara, decidió culpar al mensajero: “Me parece muy poco profesional que pretendan buscar alguna aclaración o repercusión de algo en lo que ustedes ya fijaron una postura”. Nada más equivocado. Nos hemos limitado a reflejar lo que pasa en una zona importante de la ciudad.

No obstante, intentamos conseguir la palabra de los funcionarios capitalinos a los que cabría alguna injerencia sobre la problemática. Pero, tanto la responsable de Acción Social, Cecilia Perone, como quien se encarga de administrar el área de Vivienda, Raúl Cícero, se mantuvieron ocupados durante toda la mañana en sendas reuniones y dejaron dicho en sus oficinas que “ante cualquier consulta, que se dirijan a la oficina de Prensa”, precisamente, cuya responsable es Méndez.

Alguna vez bajo la órbita del Organismo Nacional de Bienes del Estado (ONABE), creado durante la presidencia de Fernando De la Rúa, el terreno capitalino comprendido entre las calles Pellegrini -al norte-, Joaquín V. González y Juan B. Justo –S-, Perú -E- y Tiburcio Benegas –O-, hoy es administrado por la recientemente creada Administración de Infraestructura Ferroviaria (ADIF).

El responsable de la ADIF en Cuyo, Raúl Morcos, aseguró que se ha puesto a trabajar en la materia, reuniéndose con la presidente de la unión vecinal del asentamiento, Bibiana Zachetti, y gestionar “reuniones, desde hace 15 días, con las autoridades municipales de la Capital y con el Instituto Provincial de la Vivienda para, en conjunto, elaborar un plan de acción efectivo. Tal como se hizo con el asentamiento Costa Esperanza.”

“Prometer una salida a corto plazo sería imprudente. Acá debe hacerse un trabajo conjunto entre la Nación, con planes de vivienda; la provincia y el municipio”, sostiene Morcos. Pero, admite que “la solución llegará cuando el Estado nacional defina el destino que le va a dar a estos terrenos. Sea para el Proyecto Ferroviario de Alta Prestación o para urbanización”.

El funcionario nacional asegura, además, que no intentaría un desalojo de los habitantes del lugar por vía judicial y garantiza que “no lo haremos si no encontramos una solución gubernamental a cambio”.

De todas maneras, y no obstante la imposibilidad de la ADIF de tomar el toro por las astas y dar alguna solución al problema “la Municipalidad de la Capital puede tener ciertas potestades sobre la propiedad. Emplazar al organismo competente para darle algún uso, pedirla en cesión al Estado nacional o hasta expropiarla impulsando una ley a través de la Legislatura, declarando los terrenos de utilidad pública”, afirma el concejal capitalino Pablo Priore.

Pero el Concejo Deliberante también podría encabezar una propuesta de erradicación y permitir que las casi 60 familias del asentamiento puedan vislumbrar un futuro diferente al que parecen estar predestinados. “Si damos alguna asistencia, tendría que ser integral y más allá de lo habitacional. Al asistir en servicios o en obras esa zona específica y no reubicar a las familias, generaríamos un área similar a la Villa 31”, se excusa Priore, y agrega: “La reubicación podría darse en terrenos de la Cuarta Sección, incluyendo e integrando socialmente a la gente, promoviendo micro-emprendimientos”.

Por lo pronto, las sesenta familias seguirán allí, sin agua, sin salud, sin servicios, y sin vida digna.

Informe: Mario Urzúa

Opiniones (7)
25 de septiembre de 2017 | 07:49
8
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 07:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pretender que el estado lessolucione la vida es como pedir un milagro. Pero , si hay cosas que se pueden hacer ya , con lo que la Municipalidad cuenta y con muy poco gasto Urgente:recolectar la basura que los inunda , dejar contenedores para que ellos mismos organicen una mejor limpieza del lugar , Mandar agua en camiones , enviar un equipo de asistentes sociales que a traves de reuniones les ayude a organizarse a buscar trabajo ,a mantener la higiene de las casas..Enviar remedios para el dengue , controlar vacunaciones de los niños Nada de esto es imposible y , aunque minimamente , les ayudaria .
    7
  2. Lo que dice Don Corleane es cierto.Estamos pareciendonos a un suburbio de Sudafrica o al mismisimo Tijuana mexicano.Nadie hace nada,el descontrol es tal ,que no creo que lo puedan solucionar. A pasos agigantados nos encaminamos a un Venezuela sin merecerlo.HAGAMOS ALGO,SALGAMOS A LA CALLE,ARMEMOSNOS!!!!!! ALEX
    6
  3. Al leer la brillante nota, de Ulises,brota un sentimiento de dolor e impotencìa y nos retrotràe a la realidad que no queremos mirar, pero que convive con nosotros a diario. Esto es fruto del salvaje y cruel Neo-liberalismo, igual Menem,Cavallo, De La Rua, y mal que les pese a muchos pseudo-progres de este gobierno que comunica por izquierda y gobierna por derecha. En lo provincial,es nada lo que se quiere hacer por que no les importa un rabano los pobres, y cuentan con la complicidad del intendente Fachad que ve un pobre y escapa, el solo tiene politicas para los ricos y famosos de la capital,con los que por las noches se juntan en un bar de calle Aristides a gastar los dineros que embolsan en la funciòn pùblica consumiendo alcohol hasta emborracharse. El titulo viene a que si se investiga la anterior gestiòn de Fachad se verà que nunca le inportaròn las politicas sociales.
    5
  4. EVALY FERNANDEZ,Y LES DA CASA .
    4
  5. Las dos notas publicadas por este diario nos golpean a la realidad que se viene acelerando en la provincia en los ultimos años. En el corazon de la ciudad capital aparece una postal de la africa mas pobre que indigna, desconsuela y conmueve. Lamentable es la actitud de todos los funcionarios, especialmente la del intendente Fayad. Si bien nos tiene acostumbrados a su arrogancia y soberbia, que no permita a los funcionarios de la municipalidad que den declaraciones y explicaciones, refuerza su faceta autoritaria. Incompresible que el responsable de vivienda, Sr. Cicero, servilmente acepte permanecer en silencio. Igualmente sucede con las autoridades provinciales. Todos deben actuar en forma urgente y con libertad para mitigar esta triste realidad.
    3
  6. Y el intendente de Capital que hace al respecto? Lamento terriblemente haberlo votado otra vez, en que estaba pensando, que desastre por Dios. Hay que dedicarse mas a trabajar que a la farra Fayad.
    2
  7. Estoy totalmente de acuerdo que no sepuede ser indiferente a la situacion de estas personas... pero también me pregunto el estado solo le da vivienda a quien esta en un asentamiento?... es justo? para la clase media que apenas se puede mantener a los manotazos... para no ser indigente... estaría bueno que realizaran una encuesta para saber cuantos mendocinos tienen vivienda propia... o cuantos pueden pagar una si el IPV se las otorgara.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'