Ocho internas y cinco guardiacárceles heridas en la cárcel de Ezeiza

El motín se habría generado por una denuncia de abuso sobre la hija de una de las reclusas, que se encuentra alojada con la interna y los fines de semana los pasa con una familia sustituta, como parte del Programa Belén. Varias internas, por tanto, redujeron a las custodias para exigir que se confirme la salud de la niña.

Buenos Aires. Una revuelta en la cárcel de mujeres de Ezeiza dejó como saldo ocho internas y cinco guardiacárceles heridas, aunque ninguna de ellas de gravedad, según indicaron fuentes del Servicio Penitenciario Federal.

Todo ocurrió en la Unidad Penitenciaria 31 de Ezeiza, donde las reclusas pueden estar alojadas con sus hijos menores, y los fines de semana pueden salir del penal como parte del Programa Belén, para pasar días con una "familia sustituta".

En ese contexto, una de las reclusas denunció que su hija había sido abusada sexualmente, por lo que una médica pediatra revisó a la chiquita, sin que se constataran lesiones.

"Ante la preocupación de la interna, la menor fue revisada por la médica pediatra de turno del establecimiento, quien sólo observó paspaduras menores", explicó el Servicio Penitenciario Federal (SPF) en un comunicado oficial.

No obstante la madre de la pequeña solicitó un médico forense, que también constató que la menor no tenía lesiones en sus partes íntimas.

El SPF indicó que cuando personal de seguridad abrió la puerta para que la reclusa lleve a su hija con el forense, otra interna tomó a su hijo como escudo humano y junto a varias compañeras redujeron a las custodias para exigir que se confirme la salud de la niña.

Tomó intervención el Juzgado Federal de Lomas de Zamora, a cargo del juez Alberto Santa Marina, quien ordenó la presencia del médico forense, el cual constató que la menor motivo del reclamo no tenía lesiones ni había sufrido abusos.

Si bien se negoció la entrega de las reclusas, las mismas depusieron su actitud varias horas más tarde, y fueron alojadas en sus celdas junto a sus hijos.

No obstante, se registró una revuelta entre las internas y el personal de seguridad, que dejó como saldo a cinco agentes penitenciarios y ocho reclusas heridas, aunque ninguna de ellas de gravedad.

A su vez, el Procurador Penitenciario, Francisco Mugnolo, le envió una carta el Ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak, en la que le comentó su "profunda preocupación" por el "motín realizado por las internas de los pabellones 12 y 14" de la Unidad 31 del SPF.

En la misiva, el funcionario indicó que "una vez establecido el orden en el pabellón luego del ingreso de la requisa, las madres de los pabellones 9, 10, 11, 12, 14 y 15 fueron encerradas en sus celdas con sus respectivos hijos, hasta las 17:00, sin recibir comida ni bebida las criaturas y las madres, con el agravante de que una de ellas con un bebe de 3 meses que toma una leche especial porque no puede amamantarlo, tampoco recibió ningún tipo de atención".

Asimismo, agregó que las autoridades penitenciarias no permitieron al personal de la Procuración ingresar al penal para poder entrevistarse con las internas.

En tal sentido, Mugnolo le pidió a Alak "un amplio informe de la situación dado la gravedad del conflicto".
Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 16:55
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 16:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho