Los tratamientos gratuitos para dejar de fumar tienen un 50 por ciento de efectividad

Un tratamiento para dejar de fumar basado en la atención personalizada y la autoayuda logra que casi la mitad de sus pacientes alcance esa meta en un plazo de entre tres y seis meses, informaron fuentes médicas de la ciudad bonaerense de Tandil, donde funciona el servicio

Los hombres y mujeres de entre 30 y 60 años que consiguen abandonar el cigarrillo definitivamente representan el 50% del total de pacientes que acude al Centro de Cesación Tabáquica de Tandil, un servicio gratuito dependiente del Ministerio de Salud bonarense.

"El porcentaje de adictos al cigarrillo que deja de fumar y no reincide alcanza entre el 40 y el 50% del total, en un período promedio de entre tres y seis meses", dijo a Télam Carlos Calvi, coordinador de ese centro, que funciona dentro del Servicio de Neumotisiología de Tandil.

Desde la cartera de Salud provincial se informó que las cifras en esta comuna del centro bonaerense superan largamente los porcentajes de éxito que se conocen a nivel mundial.

"Sólo el 30% del total de pacientes que en el mundo realiza tratamientos para dejar de fumar no regresa al cigarrillo, señaló Eduardo Valeff, especialista del programa "Salud Sin Humo", de esa cartera.

Según las fuentes del ministerio, la atención médica y los grupos de autoayuda consiguen doblegar la adicción, sin descartar medicación específica o sustitutos de nicotina (parches, chicles y spray de nicotina), según el caso.

En tanto, la atención clínica y las periódicas entrevistas postratamiento permiten evaluar los resultados, dijo Calvi, que no descarta incorporar próximamente un instrumento de medición más riguroso.

Desde su inauguración, hace tres años, la tarea en el centro estuvo a cargo de una neumonóloga, a la que se sumó un equipo de psicólogos y trabajadores sociales que coordinan los grupos de autoayuda.

"El centro está dentro de uno de los dos servicios de neumotisiología que tiene la provincia de Buenos Aires -el otro se encuentra en la comuna de Morón-", explicó Calvi, y señaló que se los conocía como dispensarios y estaban destinados al tratamiento de la tuberculosis.

En Argentina, el 33,4% de la población fuma, y la adicción a la nicotina provoca 40 mil muertes por año en el país, lo que preocupa a las autoridades sanitarias, que buscan reducir sus efectos.

Al servicio, que brinda atención gratuita y es único en su tipo, llegan pacientes que iniciaron tratamiento sin éxito en centros privados y fumadores con riesgo cardiovascular derivados desde hospitales públicos de la zona.

Según la psicóloga Marina Pagola, coordinadora de los grupos de autoayuda, una de las claves del tratamiento consiste en el abordaje de los pacientes a través de grupos pequeños que no superan las 12 personas.

"Ese límite permite una contención personalizada del paciente, que se complementa luego con un seguimiento de cada caso para evitar la reincidencia", acotó.

La coordinadora grupal sostuvo que en el centro de Tandil "se reciben pacientes con importantes cuadros de depresión que impulsan al consumo de tabaco; por lo tanto, es imprescindible el tratamiento psicológico más allá de abordar la dependencia física".

"La atención posterior es necesaria para evitar que los pacientes se desestabilicen, es decir, que reincidan en el consumo de tabaco o canalicen su ansiedad por otro lado, como un exceso de alimentación que lo pueden llevar a un estado depresivo", concluyó Pagola.
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 12:51
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 12:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María