Roban importantes sumas de dinero en asaltos callejeros en el Gran Mendoza

Dos atracos, uno en Capital y el otro en Guaymallén, dejaron buenos dividendos a los delincuentes. En ambos robos los ladrones les sustrajeron a sus víctimas otras pertenencias, que luego descubrirían que en ellas guardaban altas sumas de dinero.

En dos asaltos ocurridos en la mañana de este jueves, los ladrones se llevaron pertenencias de sus víctimas en las que había importantes sumas de dinero. Uno de los atracos sucedió en Capital y el otro en Guaymallén, siendo los botines de $10.000 y $2.500 respectivamente.

Por tratarse de asaltos rápidos y en la calle, posiblemente los delincuentes nunca pensaron que se harían de esas sumas.

Tal es el caso de un ladrón que alrededor de las 10, en las inmediaciones de calles 9 de Julio y Montevideo, sorprendió a un hombre de 45 años mientras caminaba.

Según denunció, llevaba su campera en el brazo y sintió que se la tironearon desde atrás. Al darse vuelta, había un joven que llevaba puesta una gorrita, pero en sus manos tenía un “fierro con una punta”, detalló en su denuncia.

El ladrón le exigió que soltara la campera; la víctima obedeció y el delincuente salió corriendo. Aunque nadie sabrá con exactitud qué sucedió, es de imaginar la gran sorpresa del ladrón con gorrita al revisar la prenda, ya en los bolsillos encontró $10.000.

No fue una salidera, fue una casualidad. El hombre debía pagar impuestos —según consta en la denuncia judicial— y, al parecer, el delincuente tenía intenciones de robar una campera con algún que otro objeto de valor; sin embargo, se hizo de un importante botín.

En tanto que el monto sustraído en el asalto sucedido en Guaymallén fue considerablemente menor, pero mucho más violento y sufrido por una mujer de 40 años.

La víctima estaba esperando el colectivo en la esquina de calles Godoy y Solis, de Dorrego alrededor de las 6.30. Se acercó un sujeto y le exigió la cartera, pero la mujer se negó a entregársela.

Ante esa respuesta, aparecieron dos individuos dos quienes le pegaron algunas trompadas en la cara a la víctima. Pero ésta no se daba por vencida y no entregaba su cartera.

La resistencia finalizó cuando uno de los asaltantes sacó un arma de fuego y le apuntó a la mujer a la cara. Estaba sola, la habían golpeado y tenía la separaban pocos centímetros del caño del arma.

Les dio la cartera para evitar algún desenlace peor o más violento. En ella tenía unos $2.500 y también una cadenita de plata, según denunció en la Oficina Fiscal Nº 8, desde donde indicaron que no había detenidos por este asalto.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 11:35
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 11:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes