Continúa en grave estado el médico que contrajo botulismo

Francisco Díaz sigue internado en la terapia intensiva del hospital Español de San Rafael, tras consumir vizcacha en escabeche con aparente contaminación de la toxina. Aunque ya se le suministró el suero antibotulínico y aseguran que ya respira sin asistencia mecánica, su cuadro aún requiere de cuidados intensivos.

El médico sanrafaelino de 42 años, Francisco Díaz, que la semana pasada habría consumido vizcacha en escabeche aparentemente contaminada  con la toxina que provoca el botulismo, continúa internado en la unidad de Terapia Intensiva del hospital Español de San Rafael, y aunque ya se le suministró el suero antibotulínico, que debió traerse a la provincia desde Buenos Aires, ha mostrado sólo leves mejoras en su cuadro y sigue requiriendo de cuidados intensivos.

Díaz ingresó al sureño centro asistencial el domingo pasado, proveniente de Malargüe, con serias complicaciones gastrointestinales, diarrea, vómitos y convulsiones; síntomas característicos de intoxicación por consumo de alimentos, y tras reconocer que había ingerido esa preparación casera, las autoridades del hospital solicitaron de forma inmediata el envío del suero desde la ciudad de La Plata, donde se fabrica.

Puntualmente, sólo el profesional, que además es propietario de la Clínica Ciudad de San Rafael, habría consumido la elaboración, ya que los demás miembros de su familia se resistieron a hacerlo y por tanto evitaron el contagio. Las muestras de la preparación están siendo analizadas en la Universidad Nacional de Cuyo.

Si bien fuentes del centro hospitalario afirman que Díaz ya no requiere de asistencia mecánica para respirar y que el cuadro ha evolucionado favorablemente desde su ingreso, las parálisis musculares que lo afectan no ceden.

La enfermedad

El botulismo es una enfermedad neurológica severa, caracterizada por una parálisis fláccida y provocada por la neurotoxina botulínica. El mal se dispara por la ingesta de alimentos contaminados con toxinas producidas por la bacteria clostridium botulinum, un microorganismo que vive en la tierra y coloniza ciertos vegetales utilizados como condimentos.

Cuando éstos se incorporan en una conserva casera, la protección que el aceite brinda al germen contra el paso de oxígeno crea el ambiente propicio para la elaboración anaeróbica de varios tipos de toxinas botulínicas. Al ser consumidas, el cuerpo se intoxica.

Existen 3 clases de botulismo: el botulismo alimentario ocasionado por la ingesta de alimentos que contengan esta toxina debido a que tuvieron un mal proceso de envasado y conservación, el botulismo de las heridas provocado por la colonización de una herida y el botulismo infantil que es cuando los microorganismos colonizan el intestino.

Síntomas

Retención de líquidos.
Parálisis del sistema nervioso.
Trastornos respiratorios.
Parálisis de los músculos de la cabeza.
Dificultad para hablar y tragar.
Debilidad muscular.
Desmayos.
Sequedad de la boca y lengua.
Disminución de la presión arterial.
Visión borrosa.
Mareos.

Tratamiento

Si está diagnosticada temprano, la severidad del botulismo producido por los alimentos se puede reducir prontamente: Induciendo vomitar o usar enemas para quitar cualquier alimento contaminado que permanece en la tripa. La administración de la antitoxina del suero del caballo para neutralizar la toxina botulinum que circula en la sangre pero no todavía asociada a las terminaciones nerviosas.

La progresión del botulismo de la herida también se puede parar con uso de: Antitoxina del suero del caballo. Tratamiento quirúrgico de la herida para quitar las bacterias.

El botulismo infantil no se puede tratar con la antitoxina del suero del caballo, debido al riesgo de reacción alérgica severa.

Complicaciones

Cuando el tratamiento es recibido tempranamente se reduce el riesgo de muerte. Esta enfermedad puede complicarse produciendo una debilidad prolongada además de una disfunción del sistema nervioso que puede prolongarse hasta un año. En los lactantes hay un 5% de mortalidad.

Prevención

En el caso de conservas caseras se deben utilizar alimentos correctamente lavados, recipientes estériles y sobre todo sistemas térmicos a presión adecuados para su esterilización. Los alimentos precocinados se conservarán a una temperatura de 4ºC o menos, no comer alimentos envasados en latas hinchadas ni abolladas o latas caseras mal cerradas con aire.

A nivel industrial se deben realizar y exigir controles rigurosos de los procesos de preparación de las conservas y platos precocinados. En las conservas bien preparadas, el tratamiento térmico adecuado, el bajo pH y el agregado de NaCl o nitritos son factores que, sumados, multiplican su acción protectora.

Opiniones (3)
19 de septiembre de 2017 | 09:39
4
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 09:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es hervir las conservas caseras antes de ser consumidas aunque sea engorroso y haya que dejarlas enfriar. Si se hiciese esto, se podría comer la misma conserva que produjo la enfermedad al médico sin sufrir ninguna enfermedad. La toxina, que es lo que enferma y mata eventualmente a los humanos, es termosensible es decir, se destruye con calor suficiente y adecuado pero no sucede lo mismo con el microorganismo que produce la toxina. El Clostridium, cuando siente "calor" adopta la forma de espora y puede permanecer protegido de esa forma mientras esté en un medio adverso. Cuando las condiciones vuelven a ser favorables, el Clostridium sale de su espora y comienza a fabricar su toxina nuevamente. Para terminar, el Clostridium es sensible a la acidez normal del estómago y por eso podemos comer, y quizás lo hagamos a diario sin notarlo, grandes cantidades de este microorganismo (pero no su toxina) que muere irremediablemente en contacto con la acidez gástrica.
    3
  2. DONDE DICE "SE PUEDE REDUCIR CERCA "EN QUE PARTE LO VIO ESTA SR.O SR QU EESCRIBE EN EL FORO CRITICANDO A MARIO uRZUA
    2
  3. Sr. Urzúa: ¿qué quiere decir que "se puede reducir cerca" ?
    1
En Imágenes