Deportes

El ataque al estadio del Rojo fue una venganza de los hinchas de Racing

Hace unos días, un cartel de la Academia apareció manchado con pintura roja. Por eso, se supone que el atentado al Libertadores de América fue una revancha de los simpatizantes racinguistas.

El ataque con baldes de pintura sufrido en la sede y en el estadio de Independiente generó tiempo extra de trabajo para los obreros que intervinieron en la reforma de la cancha, quienes hoy se encontraban en plena tarea para volver a dejar las instalaciones en condiciones.

Mientras tanto, el mundillo "futbolero" de Avellaneda conjeturaba hoy acerca de pormenores de los enfrentamientos entre las "barra bravas" de los clubes más importantes de esa localidad.

Los memoriosos recuerdan que un enorme cartel vinculado con Racing, instalado sobre el Puente Pueyrredón, sufrió daños recientemente.

El afiche gigante dice algo así como que en Avellaneda, "lo mejor es ser de Racing" y que una instancia superadora consiste en asociarse a esa entidad.

No tuvo mucha suerte ya que presuntos fanáticos de Independiente lo mancharon hace unos meses con pintura roja y todavía continúa en esas condiciones.

Este ataque podría ser entonces una especie de "venganza" de los racinguistas por aquel otro atentado, en una escalada realmente peligrosa y preocupante.

Molina pide llegar "hasta las últimas consecuencias"

El presidente de Racing, Rodolfo Molina, se solidarizó con su par de Independiente, Julio Comparada, y en diálogo telefónico se comprometió a colaborar "hasta las últimas consecuencias" en la investigación por lo que pasó esta madrugada en la nueva cancha del "Rojo".

"Hablé con Comparada para darle nuestra solidaridad en este repudiable hecho vandálico y para decirle que Racing va a colaborar para que se llegue a las últimas consecuencias", señaló Molina en declaraciones a Télam.

"Esto es algo que perturba también a Racing, este tipo de hechos no se puede tolerar", agregó el presidente de la "Academia".

Fuentes vinculadas a Racing le confirmaron a Télam que los tarros de pintura, tanto en la sede como en el estadio, fueron arrojados por el grupo de violentos que quiere tomar el control de la barra brava.

Este sector, que intentó en el partido que Racing jugó ante Gimnasia de La Plata en Avellaneda adueñarse de la tribuna, no sólo con esto provocó daños en Independiente sino que le envió un mensaje a la dirigencia que encabeza Molina, porque pretenden entradas de favor y micros para viajar.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|14:23
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|14:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic