¿Estás medio dormida o demasiado cansada?

¡Qué caprichosa parece ser nuestra lengua! ¿Por qué puedo decir “media naranja” y, en cambio, no puedo decir “Elena parece media cansada”?

 

En realidad, cuando la mayoría de la gente habla, no se pone a pensar en el tipo de palabras que utiliza y, muchas veces, cree que existe, para designar cosas diferentes, un único término que va mutando según la intención y la necesidad del hablante. Es lo que sucede con la palabra “medio”. Para solucionar esta duda, recurriré al reciente Diccionario integral del español de la Argentina.

 

Si “medio” es un sustantivo, puede significar “Manera de hacer o conseguir algo”: Arbitraré cualquier medio para obtener ese libro”; también puede designar “cada una de las dos partes iguales en que se divide algo”:  Por ejemplo: Leí ya un medio del total del artículo. Otra acepción es: “Punto central o parte en que una cosa equidista de sus extremos”: Entonces decimos: El auto se detuvo en el medio de una ruta alejada. También significa “Materia o elemento en el que se da o desarrolla un fenómeno”: Así: La velocidad del sonido cambia de acuerdo con el medio en el que se desplace. A esta acepción se acerca la de “medio ambiente” o “medioambiente”: “Conjunto de condiciones y factores biológicos, climáticos y físicos que constituyen el hábitat inmediato de un organismo”. Leemos, en esta acepción: Los helechos necesitan un medio ambiente húmedo. Se vincula también la acepción siguiente: “Conjunto de circunstancias o factores sociales, económicos o culturales que rodean a una persona e influyen en su desarrollo”. En este sentido, decimos Su talento no se desplegó en un medio tan pobre culturalmente.

 

Finalmente, forma frases como “medios gráficos”, “medios de comunicación”, “medios de transporte”, “medio de vida”. Como habremos advertido, este término “medio” tiene singular y plural.

 

Existe también un adverbio “medio”, que significa “no del todo” y que es invariable. Así, pues, diremos: La calle está medio iluminada, Las cosas están medio solucionadas, Había un hombre medio borracho, Se ve a los niños medio tristes.

Este adverbio no debe confundirse con el adjetivo “medio”, que sí posee la forma femenina “media” y los plurales “medios” y “medias”. El significado, ante un sustantivo, señala la mitad o, a veces, una parte o cantidad indeterminada de algo: Habló con medio mundo; Me caminé media ciudad;  Comí media naranja; Ya leí medio libro; No me gustan las medias tintas; Esta medida se aplicará sin medios términos.

 

Ocurre algo semejante con el término “demasiado”: usado como adverbio, es invariable e indica una acción o una cualidad en grado excesivo: Comí demasiado. El alumno no soportaba ese tema demasiado aburrido.

 

En cambio, el adjetivo “demasiado” sí admite femenino y plurales: demasiada, demasiados y demasiadas. Entonces, podemos decir: Le dio demasiado tiempo; El orador usa demasiada retórica; La mujer exigía demasiadas garantías; El locutor cometió demasiados errores.

 

Después de estas aclaraciones, decimos: “¿No tiene el español demasiadas complicaciones? Nos deja, en verdad, medio sorprendidos el conocer tanta diversidad. Pero no nos quedemos demasiado desalentados porque para estas dudas el medio es el diccionario, que no se expresa con medias  tintas”.

 

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|21:45
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|21:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016