Usan una bacteria para fabricar plástico

Las empresas Fibrotel y Trigger, lograron convertir la celulosa de una bacteria en productos tales como lentes de contacto y hasta medicamentos. La principal propiedad de la celulosa bacteriana es su elasticidad.

Brasil. Las empresas brasileñas Fibrocel y Trigger, ubicadas en Ibiporá, en el estado de Paraná, se asociaron con el Laboratorio de Materiales Fotónicos de la Universidad Estatal de Sao Paulo, UNESP, y lograron convertir la celulosa producida por una bacteria, la ‘Acetobacter Xylinum’, en productos como lentes de contacto, piel, revestimiento para chalecos a prueba de balas, y medicamentos.

La celulosa es el polímero natural más abundante del planeta, que no sólo es sintetizada por las plantas, sino que es producida por algunos microorganismos como ciertas bacterias, en   articular la ‘Acetobacter Xylinum’ (abundante en frutas, vegetales, vinagre y bebidas alcohólicas), la ‘Agrobacterium Tumefaciens’ y la ‘Sarcina Ventricull’. La primera es la única con capacidad para producir celulosa en cantidades comerciales.

Las propiedades de la celulosa bacteriana, como su gran elasticidad, resistencia mecánica y facilidad para ser moldeada, están supeditadas a las características de la ‘Acetobacter Xylinum’.

Esta biocelulosa se aprecia porque no provoca alergias y, además, por ser biodegradable, biocompatible y atóxica; es decir, puede servir para desarrollar nuevos materiales con aplicaciones en un abanico de áreas. Ya hay proyectos, por ejemplo, para convertir a la biocelulosa en un material soluble y así desarrollar “productos de higiene, como dentífricos, acondicionadores, alimentos y hasta celulosa comestible”; y para transformarla “en chalecos a prueba de balas, películas para preservación de documentos y pantallas flexibles de computadora”, según informó el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil.

De hecho, ya cuentan con algunos resultados positivos de este material en la creación de unos lentes de contacto desarrollados para la regeneración de la córnea, y también con “una piel artificial provisional empleada en tratamientos de quemaduras y heridas de difícil cicatrización”. Esta piel ya la usan los cirujanos plásticos, “con excelentes resultados de recuperación”, según reportan.

Los experimentos del área de la biotecnología han sido dirigidos por Younés Messaddeq y Sindey Ribeiro, vinculados a la UNESP e investigadores del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico de Brasil.

Fuente Ambiente plástico
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 08:22
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 08:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial