Afirman que es necesario focalizar el plan de asignación universal en las familias pobres

Así lo destacó hoy el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA). Además, advirtieron que debe servir para desmantelar la gran cantidad de programas asistenciales de "muy baja eficacia".

Recientemente, la oposición y la Iglesia se plantearon varias iniciativas que proponen universalizar la asignación por hijo.

Los chicos pobres del país recibirían solamente la mitad de los fondos destinados a un plan de asignación universal por hijo, si su aplicación no se da en forma focalizada.

La oposición y la Iglesia preparan su proyecto conjunto para impulsar una ley que obligue al gobierno pagar una cuota mensual por niño, pero sería clave que esta política se centralice en los pobres para aumentar su impacto positivo.

Así lo destacó hoy el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), que además afirmó que la propuesta de extender la cobertura de las asignaciones familiares "va en la dirección correcta".

Sin embargo, advirtió, es recomendable focalizarla en las familias pobres y acompañarla con el desmantelamiento de la gran cantidad de programas asistenciales de "muy baja eficacia" que se ejecutan en la actualidad.

De esta manera, se puede fijar un monto por hijo que permita salir de la pobreza a los hogares beneficiarios y evitar que sean las familias de ingresos medios y altos las que se apropien del gasto social.

El sistema de asignaciones familiares desde sus orígenes operó con carácter contributivo, cubriendo a los trabajadores asalariados formales.

El principal beneficio que contempla es la asignación por hijo, es decir, una transferencia mensual por cada hijo menor a 18 años.

Recientemente, la oposición y la Iglesia se plantearon varias iniciativas que proponen universalizar la asignación por hijo.

El objetivo es mejorar el impacto distributivo al contemplar el acceso de los trabajadores informales, un segmento donde es particularmente intensa la incidencia de la pobreza.

Si todos los niños y jóvenes menores de 18 del país reciben la asignación familiar por hijo de 180 pesos habría que erogar aproximadamente 30.000 millones por año.

"De ese total, aproximadamente 14.000 millones de peso beneficiarán a hogares pobres y los otros 16.000 millones serán apropiados por hogares no pobres", dijo el estudio de IDESA.

Si la extensión se hace de manera indiscriminada, es decir, sin ningún criterio de focalización, se producirán impactos negativos importantes, alertó. 

Por un lado, más de la mitad del gasto será apropiado por familias no pobres.

Por otro, aun con un esfuerzo fiscal importante, con un monto en el entorno de los 180 pesos mensuales por hijo, la mayoría de las familias indigentes y pobres no saldrían de esa condición luego de percibir la transferencia.

Esto sugiere que una variante más promisoria es extender la cobertura de las asignaciones, pero con un criterio de focalización que priorice las familias de más bajos ingresos, propuso IDESA.

Asimismo, para morigerar los riesgos de clientelismo habría que establecer reglas objetivas y de aplicación automática para evaluar la situación de cada hogar, agregó.
Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 09:22
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 09:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes