La rebelión de los cascos o la insoportable levedad de la democracia

Los motoqueros hicieron la "Gran Harley" contra la iniciativa del Viti que intentaba grabarle los cascos. Se hicieron sentir, enquilombaron la ciudad y consiguieron su propósito. También la democracia es conflicto y ello no debería asustarnos. Más bien, entusiasmarnos haciendo de la necesidad una oportunidad.

¡Qué barullo genera la noción de democracia! ¿Cuál es el modelo, dónde referenciarse, cuál teoría será la correcta para interpretar sus formas materiales en cada nación? Es un tema apasionante y delicado, polémico y generador de múltiples ensayos. ¿Cuántos libros se escribieron sobre ella? 1000, 2459, 7000. Tal vez más, en el mundo. Pero en Argentina, foco de nuestro interés, no logramos todavía dar con un modelo consensuado, un proyecto democrático inclusivo, abierto y protector.

Creo firmemente en el “carácter emancipador” de la democracia, en tanto esta, no solo perfeccione sus instituciones y aliente la participación ciudadana, sino además y por sobre todas las cosas, genere políticas de Estado que tiendan a la eliminación de las desigualdades políticas y económicas (si no se da esto, es sólo democracia formal).

Su “contenido” es el que está en discusión desde hace 200 años, y no salimos del laberinto. Poder votar cada dos años es “una de sus formas”, pero no todo debería quedar allí. Si hay pobreza, la democracia es débil, si hay indigencia, allí no habrá democracia que valga. La democracia debe ser generadora de derechos, también de obligaciones, y, fundamentalmente, un camino hacia la socialización de la riqueza que genera un país.

Y es el conjunto social (Estado y sociedad civil) quienes deben asumir el rol de liderazgo. Instituciones tradicionales y organizaciones emergentes tienen que establecer el diálogo fecundo para insuflar ánimo social, para neutralizar la anomia, la apatía, el desencanto. Hoy por hoy tenemos un gobierno nacional que fue electo en democracia, al cual se le juzgará en el 2011 en las urnas. No obstante en el camino, la organización social es la que fortalecerá el tránsito, porque la vida es, al final de cuentas, un tránsito permanente y en él se nos va la misma.

La gente, siempre, al final, decide. Pero no podemos obviar que la propia gente no asume verdaderamente la necesidad de una democracia profunda y radical, como postularan Laclau y Mouffe en su ya clásica obra “Hegemonía y estrategia socialista: hacia una radicalización de la democracia”. No obstante, pocos se hacen cargo de tal problemática, y miran cómo pasa el toro con sus astas, contoneándose, esperando su destino, como a Godot.

A veces creo que esto no tiene salida por donde se lo mire. Sobre todo cuando los niveles de conflictividad, desarticulados, proliferan como constelaciones en el universo, apáticas, unas de las otras. También la democracia es conflicto porque la sociedad construye sus conflictos y sus rupturas con viejos órdenes. Y ello no debería asustarnos. Más bien, entusiasmarnos haciendo de la necesidad una oportunidad.

Un ejemplo. Los motoqueros hicieron la “Gran Harley” contra la iniciativa del Viti que intentaba grabarle los cascos. Los muchachos se hicieron sentir, enquilombaron como pocos la ciudad y consiguieron su propósito. Está bien, y es legítimo, como reclamo sectorial.

Ahora me pregunto. ¿Cuántos de ellos marcharían contra el hambre y la pobreza? ¿Cuántos en contra de la trata de blancas que suma 600 mujeres y niñas desaparecidas en democracia? Cuántos. Lo mismo equivaldría para los que marchan contra la inseguridad. Su reclamo es justo desde el dolor, aunque el primitivismo espontáneo de la conciencia gobierne las más de las veces las consignas y los pedidos de justicia. 

Democracia también significa derechos humanos en democracia. Juicio a los asesinos y colaboradores de la dictadura pero además aparición con vida de Julio López, aparición con vida de las niñas y niños secuestrados por redes de pornografía infantil.

¿Por qué no se animan de una vez a allanar todos los prostíbulos en una acción coordinada para empezar a destrabar la maraña? Hay complicidades en la democracia. Hay inequidades en la democracia. Hay corrupción en la democracia. Porque la democracia no es un sistema puro sino manipulable según los intereses de los grupos poderosos en cada coyuntura. Y hoy, las formas democráticas priman sobre los contenidos que deberían ser el foco de atención.

 

Opiniones (18)
20 de octubre de 2017 | 22:13
19
ERROR
20 de octubre de 2017 | 22:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Marcelo: tu planteo puede ser el acertado o quizás exista otra perspectiva; que los que tienen esas motos gigantescas tengan un mejor pasar económico y puedan darse el lujo de putear, aunque sea en una nimiedad, las cosas que no les gusta del gobierno. Coincido con vos en que hay problemas mucho mas acuciantes que parecen no preocuparles a los motoqueros pero también creo que muchas personas, mal instruidas y con trabajos precarios, se comen lo que venga de cualquier gobierno por miedo a quedarse en pelotas totalmente.
    18
  2. porque no tiene poder político suficiente para hacerlo
    Es razonable lo que dice tomas v 10:16. Pero si es así, entonces se trata de un error de apreciación grosero de Fayad con respecto a su propia capacidad de administrar la res pública. Si se equivoca en este caso, que tiene escasa relevancia comparado con los grandes problemas, me lo imagino tratando de resolver los otros con el mismo criterio... Cuando el que gobierna deja semejantes huecos de poder, me parece que está condenado a soportar más de un plebiscito callejero como el de las motos, con toda justicia. Y si hay alguna deficiencia aquí, está en la estructura de gobierno, no en la sociedad. Acordémonos que tuvieron que morir Kosteki y Santillán para que se disparara un proceso de renovación del poder. Fue la sociedad la que llenó el vacío, la que resaltó la deficiencia en el poder.
    17
  3. Padilla toma el caso de los motoqueros como ejemplo de protesta oganizada y con frutos. El le pone palabras a mi idea de democracia participativa, siempre pienso lo mismo, ojalá cualquiera de las protestas sectoriales de cada uno de los afectados en sus intereses pudiese "usar " en el buen sentido de la palabra esa posibilidad de conglomerar muchos ciudadanos hacia otros fines nobles...me imagino algo así : " en el rapto, secuestro y violación de una niña de 10 años , se manifestaron en el barrio , los familiares, vecinos, motoqueros, maestros, judiciales , jubilados exigiendo respuestas al ministro Ciurca..." Señores : se llame Viti, Jaque o Pepe Honguito los mendocinos poseemos una facultad que NO utilizamos : la protesta callejera y NUNCA nos damos cuenta que es a lo ÚNICO que le temen. Soy una mendocina mas de tantos , pero cuando existe una causa justa , asisto a cualquier marcha, no porque el tiempo me sobre, si porque deseo dormir en paz y enseñarles a mis hijos que la democracia no solo se escribe y se debate, se hace con presencia y humilde ejemplo. Marcelo , gracias .
    16
  4. Estimados, la verdad es que me parece que no hay que confundirse. Fayad no sostuvo las medidas que, como se ha visto en este debate no han tenido una refutación seria; porque no tiene poder político suficiente para hacerlo y porque desde la Provincia miran para otro lado. Insisto en el deficiente concepto de democracia que tenemos. Pensamos siempre en qué vamos a pedir y no en qué vamos a hacer. Nuestro fracaso como sociedad también se explica por eso.
    15
  5. melisa melasa, siempre tan macartista, tan, tan...bombita melisa
    14
  6. La verdad que esta medida del viti era una burrada, para Tomas v, se me vino a la mente la patrulla anti osos en los simpsons, una medida de efecto placebo con una doble intensión que nada tenia que ver con la seguridad de la gente. Yo en auto, estuve sin licencia ni tarjeta verde por año y medio transitando todos los días en la ciudad en un auto modelo 94 y nunca me pararon. Ahora, como siempre, lamento disentir con el profe. Que tiene que ver un motoquero con la trata de blancas? la gente pelea por: lo que le incumbe directamente, por lo que le da tiempo para protestar, por el tema que conoce. Si yo hago una marcha en contra de la piratería informática por que afecta el laburo de muchos, ¿cuántos irían? ¿Vos irías? Por ahí si hago un lindo lobby podría alquilar algún grupo piquetero con palos, trapos y banderas rojas que me acompañe. Pero la verdad, es que es loable lo que lograron los motoqueros en cuanto a la capacidad de organización, sin una mano oscura, con oscuros intereses que los maneje para intereses egoístas. Si los otros sectores que se ven afectados en un montón de medidas se organizaran e hicieran algo sería el primer paso para vivir en un país mejor.
    13
  7. Otra para tomas v
    Bueno, el tema no deja de ser ampliamente opinable. Fijate que para vos es una debilidad de Fayad, mientras para mí es casi un exceso en sus facultades como gobernante. Tal vez yo estoy mirando por un cañito flaco y hay un panorama más ancho en el cual las cosas cobran otro sentido. Volviendo a la propuesta de Padilla, lo que estaría bueno sería exponer posturas sobre la "levedad de la democracia" que este caso pone en relieve. Personalmente no soy un defensor ciego de la posición "el que no llora no mama", pero me parece que cuando el que llora fuerte consiguió mamar, hay algún resorte que la dirigencia política no quiso o no supo manejar. Para más datos, hay que recordar las pulseadas Viti-artesanos y Viti-venta ambulante, con diferentes contextos y diferentes tribunas críticas, pero igualmente mal saldadas. Saludos.
    12
  8. Con respeto lo digo, muchachos no encuentro un solo argumento de peso que sustente el por qué de no poner un sticker en el casco. Cuesta dos mangos y es un intento para darnos mayor seguridad, por qué no hacerlo? Fayad, muy mal por aflojar frente a la nada argumental. Jaque, hola Jaque estás ahí? No no estás, bueno otro día pruebo.
    11
  9. Sos de cuarta. http://www.facebook.com/home.php?ref=logo#/group.php?gid=132185285948&ref=ts
    10
  10. Para tomas v, con todo respeto.
    Tal vez no sea estrictamente un problema, pero sí una inutilidad como solución. Desde el gobierno se sostiene, no sé con qué fundamento estadístico, que circulan "muchas" motos irregulares. Eso sería, sin documentación o sin que ella coincida con el dato externo "patente". Pero ante ese supuesto, no se ven en absoluto medidas de control que tiendan a identificar cuáles son TODAS esas motos y sacarlas de circulación. Eso por un lado. Por el otro, tampoco sé por qué los responsables imaginan que no hay motochorros que sean legítimos propietarios de su vehículo, con todos los papeles en regla. Si no se conoce a los que usan motos para delinquir, no hay forma de "saber" que esas motos son truchas. Entonces, tenemos por lo menos dos problemas: fact a) la circulación de motos robadas o con documentación adulterada, sin que nadie detecte cuántas ni cuáles son; fact b) esas motos (u otras, porque nadie tiene la certeza) a veces son usadas por delincuentes. En los lugares que se mencionan como referentes del éxito del casco botón, había un control intenso y sistemático de la propiedad de los vehículos, DESDE ANTES de decretar el uso. En ese caso tiene mucho más sentido, porque es una herramienta más para facilitar o intensificar un trabajo policial ya eficiente y abundante. Sintetizando: Si hoy mágicamente salieramos a la calle todos con un casco con sticker, no cambiaría absolutamente nada. Patente igual a sticker no significa automáticamente sticker igual a cédula verde. Seguiríamos con el mismo nivel de ignorancia policial de hoy. El ladrón andaría con un precioso sticker, haciéndolo coincidir obviamente con su rectángulo de chapa negra y yo, exactamente igual. Y después de pasar por cualquier calle céntrica, habiendo arrebatado un portafolios o no, volvería "el pobre a su pobreza, el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas"... unos riéndose del Viti y otros acordándonos de su madre. Pero de soluciones, nada.
    9
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México