Crecen los indicios sobre estafas entre las ART y abogados particulares

La Superintendencia de Riesgo de Trabajo confirmó que en los primeros casos analizados sobre acuerdos con pedidos de homologación en la Justicia local, los beneficiarios no presentaban la enfermedad que habían manifestado. La investigación penal sigue en curso y los abogados de las empresas y laboralistas están en la mira.

Un informe de la Comisión Médica de la Superintendencia de Riesgo de Trabajo confirmó que en Mendoza se estaban realizando maniobras fraudulentas a partir de los pedidos de homologación que las ART y sus asociados presentaron en la justicia laboral de la provincia.

Las conclusiones de los profesionales abonaron las sospechas de varios jueces locales sobre la supuesta connivencia que existiría entre los abogados de la ART y los representantes legales de los presuntos enfermos.

En principio, se pensó que la trama tenía que ver con la necesidad de las aseguradoras de recurrir a un fondo especial con dinero destinado exclusivamente al pago de indemnizaciones para dolencias que no aparecen en el listado de enfermedades profesionales. Los casos recurrentes tienen que ver con lumbalgias o hipoacusias.

Por estas horas, la justicia penal investiga si en realidad -más allá de intentar sacar o no dinero de ese fondo- se trató de una estafa pergeñada por abogados y donde las ART también terminaron como víctimas.

Desde los tribunales laborales enviaron a la Superintendencia trece casos elegidos al azar. Fueron los primeros de una serie de expedientes que serán analizados para verificar el grado de verosimilitud que tienen el resto de los pedidos de acuerdo.

Si bien existió un atisbo de sorpresa cuando se confirmó que ninguna de las personas examinadas padecía de la enfermedad que se le había diagnosticado al principio, los informes médicos de la Superintendecia confirmaron la hipótesis de los jueces laborales.

El titular de la SRT, Juan González Gaviola reconoció que llevó estos datos personalmente a la fiscal de Capital, Daniela Chaler, quien había abierto una causa de oficio luego de las publicaciones hechas por este diario y que reveló estas maniobras.

“Personalmente, cuando fui a declarar, le dije a la fiscal que nuestros primeros exámenes médicos habían demostrado que las enfermedades por las cuales se habían pedido los acuerdos no existían. Este tema repercutió fuerte a nivel nacional y en la mayoría de las provincias se están haciendo revisiones sobre este tipo de convenios”, aseguró González Gaviola.

La Ley Nacional 24.557 establece cómo debe ser el mecanismo para que los trabajadores lleguen a un arreglo con las ART. Este proceso debe llevarse a cabo bajo la órbita de la Superintendencia. Pero, ya sea porque los abogados de las aseguradoras afirman que de ese modo pierden más dinero o porque, como dicen quienes representan a los trabajadores, es menos burocrático, ambas partes decidieron evadir a la autoridad de aplicación y control y buscar el visto bueno judicial. La cuestión es que, ahora, de un lado y del otro, están apuntados por la justicia penal, y dentro de unos días comenzarían a notificarse las primeras imputaciones.
Opiniones (3)
14 de diciembre de 2017 | 06:17
4
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 06:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Para que prosperen los juicios "armados" a partir de accidentes o enfermedades laborales deben participar MEDICOS, ABOGADOS Y JUECES. Es hora de que las corporaciones les suelten la mano a los corruptos.
    3
  2. Como en todo hay abogados excelentes y honrados que defienden al trabajador y pagan el pato ¡ojo! Que no paguen justos por pecasdores. YO SÉ QUE EN EL AMBIENTE SE SABE QUIEN ES QUIEN, Hay casos muy sospechosos y se sabe bien
    2
  3. Los juicios laborales inventados son una vieja forma delictiva en nuestro pais, manejada por los ABOGADOS, y amparada y favorecida por los JUECES CORRUPTOS, que tambien son ABOGADOS, integrantes de una corporacion DELICTIVA
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho