¿Me adecuo a la situación o me adecúo al cambio?

Todos nosotros nos hemos equivocado, cuando éramos estudiantes e incluso después, al conjugar ADECUAR, LICUAR y EVACUAR. Nuestros profesores insistían en corregirnos y en enseñarnos las formas permitidas: Yo me adecuo a la situación, Ella licua la fruta y Los bomberos evacuan la zona inundada.

¿Qué nos llamaba la atención? Nos sorprendía el no colocar tilde sobre la vocal “u” y no poder decir “adecúo”, “licúa” y “evacúan”. ¿Por qué nos resultaba extraño ese hecho? Porque en la lengua había un comportamiento disímil en relación con los verbos terminados en –UAR. Si el verbo tenía antes de esa terminación, una “l”, una “s”, una “n” o una “t”, por nombrar las consonantes más frecuentes, sí se colocaba el acento. Así, por ejemplo, decíamos sin dudar: Ella evalúa a sus alumnos; Aún no consensúan un resultado propicio; La función continúa al mediodía; Mi sobrino actúa en esa obra de teatro. En cambio, si la terminación –UAR venía precedida de  una “c” o de una “g” estaba reglamentado que no podíamos tildar la “u” y, así, debíamos decir “adecuo”, “licuo”, “averiguo” y “evacuo”.

 

¡Qué disparidad y qué lío para el hablante común que no consulta habitualmente un manual de normativa!

 

Hoy el panorama se ha simplificado:  averiguar sigue sin acentuar la “u”,  al igual que menguar y amenguar y decimos, por ejemplo, El detective averigua todo sobre su vida privada y Cuando la Luna mengua su parte visible, se dice que entra en “cuarto menguante”. En cambio, se pueden conjugar con o sin acento los verbos ADECUAR, LICUAR, COLICUAR, EVACUAR, PROMISCUAR. Con absoluta tranquilidad, podremos decir, entonces: Este electrodoméstico licúa bien (o licua bien); Ellos promiscúan la carne y el pescado con total tranquilidad (o promiscuan la carne y el pescado); La gente de Defensa Civil evacúa la zona afectada por el sismo (o evacua la zona); Se colicúan las nieves eternas y los glaciares (o se colicuan las nieves eternas).

 

¿Es caprichoso este cambio? ¿Quién lo permitió? ¿Dónde lo puedo corroborar?

El cambio se fundamenta en el uso, que nunca incorporó las formas de estos verbos, sin tilde. Por ello, la Academia, respetuosa del uso y del dinamismo de la lengua, ha permitido la coexistencia de las dos formas. Si deseo corroborar esto y ver que no es un capricho, puedo acceder al Diccionario panhispánico de dudas, tanto en su versión impresa como en su versión digital.

 

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

 

Opiniones (4)
7 de Diciembre de 2016|13:42
5
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estimada Nené, leí en una de sus columnas que por una cuestión de uso, la RAE había aceptado las formas femeninas de cargos públicos: ministra, presidenta. 'Por qué ahora dice que no es correcto decir PRESIDENTA? No me queda claro. Me encanta sus columna.
    4
  2. En español existen los participios activos como derivados verbales. El participio activo del verbo atacar es atacante, el de sufrir es sufriente, el de cantar es cantante, el de existir existente. ¿Cuál es el participio activo del verbo SER? El participio activo del verbo ser es: ENTE... El que ES , el ENTE. Que tiene ENTIDAD. Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que DENOTA ALGUNA CAPACIDAD para ejercer la acción que expresa un verbo, se agrega al final de su raíz la terminación ENTE. Por lo tanto, a la persona que preside, se le dice PRESIDENTE, NO PRESIDENTA, independiente del sexo que tenga. Se dice capilla ardiente (Arder es el verbo ), no ardienta. Se dice estudiante (Estudiar es el verbo ), no estudianta. Se dice adolescente (Adolescer es el verbo ), no adolescenta. Entonces... se dice PRESIDENTE (Presidir es el verbo ) NO presidenta.
    3
  3. pero quisiera que definiera definitivamente el tema "presidente" o "presidenta". Gracias
    2
  4. Criteriosa y bien informada, "la" Nené es una profesorasa.
    1
En Imágenes