Un crimen por venganza, el sexto en lo que va del mes

Un fuerte estruendo, un joven tirado en el fondo de su rancho con la cabeza destruida y su suerte echada: dos horas después moría en el hospital Guillermo Rawson. Entonces ese ataque a plena luz del día en el Loteo Santa Ana, Pocito, se convertía en homicidio: el sexto en lo que va del mes. Y en el acto la venganza como móvil del ataque se convirtió en la principal teoría entre los pesquisas. ¿Por qué? porque la víctima, Andrés Saturnino González (20 años, padre de dos chicos), tenía antecedentes por delinquir y estaba muy ligado a su suegro, un hombre al que días atrás le quemaron el auto y le tirotearon la casa. Y se la volvieron a tirotear después que su yerno murió ayer en el hospital, dijeron en la policía.

Todo pasó alrededor de las 16,45 de ayer.

Con un caso hasta con tintes mafiosos (no se descartaba que fuera por drogas), los policías se pusieron de cabeza a reconstruir quiénes serían los posibles enemigos de González, al parecer tres sujetos que usaron una escopeta (recortada o tumbera) y huyeron en moto tras el ataque.

Así supieron que el último fin de semana la víctima había tenido problemas con un sujeto conocido por los policías: "El Pato" Gabriel Alberto Pizarro (30) alguien que el 3 de febrero pasado había sido sorprendido en su Ford F100 con otro sujeto y un menor. Ese día secuestraron algo de marihuana, cocaína y una pistola 9mm. robada a un policía, que tenía en su poder el menor, al parecer como parte de una maniobra de los mayores para no complicarse.

Anoche, justo cuando el jefe de policía, comisario general (RE) Miguel González armaba un operativo con personal de Homicidios, Robos y Hurtos y de la Comisión Especial del caso Tellechea, se enteraron que otra vez habían tiroteado la casa del suegro de González ("El Piti" Barboza, vive a unos metros de su yerno), y de inmediato fueron y rodearon la casa de Pizarro, quien corrió pero no pudo escapar. En la policía, creen que puede ser el homicida.

González estaba en el fondo de su casa, que da a un baldío, cuando fue sorprendido por sus victimarios. Un certero disparo en el costado derecho de su cabeza le destruyó el cráneo y lo tumbó. En la policía aseguran que entonces su mujer y su hermano (que estaba de visita), salieron del interior del rancho e intentaron auxiliarlo. Y que su mismo suegro lo llevó en auto hasta el hospital Rawson, donde nada pudieron hacer.

"El sábado lo fui a visitar y le volví a decir que se venga a vivir conmigo. Ya me habían dicho que tenía problemas en ese loteo pero no me hizo caso", dijo ayer la madre de González, Cristina Sarmiento, quebrada.

Fuente Diario de Cuyo
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 22:42
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 22:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'