Deportes

River y Boca llegan al superclásico con distintas urgencias

Mientras el Millonario transita un verdadero calvario político y deportivo, el Xeneize llega entonado por la racha de tres victorias consecutivas en el torneo Apertura.

River y Boca animarán el próximo fin de semana una nueva edición del superclásico y si bien el choque entre los equipos más populares del país aparece un tanto devaluado, despierta las expectativas de siempre producto de las realidades distintas que viven los dirigidos por Leonardo
Astrada y Alfio Basile.

River transita un verdadero calvario producto de políticas equivocadas que influyeron directamente en el rendimiento deportivo del equipo.

El "Millonario" parece condenado a soportar las diez plagas bíblicas y se ubica en los últimos lugares de las posiciones del torneo Apertura producto de un partido ganado, tres empatados y cinco perdidos.

Esta dolorosa realidad, quizás la más penosa en su rica carrera en el fútbol profesional, desató una crisis que finalizó con la salida de Néstor Gorosito, quien cercado por los malos resultados renunció como entrenador del plantel profesional.

La llegada de un hombre identificado históricamente con el club como Leonardo Astrada aplacó los ánimos, pero tanto los dirigentes como los integrantes del cuerpo técnico y el plantel profesional saben que el domingo se juegan una parada difícil.

Para el "Millo" será importante ganar si pretende con ese resultado tener un envión anímico que le permita despegar de una vez por todas y despertar de una pesadilla que ya lleva meses.

Un empate dejaría a los hinchas con un sabor a nada, mientras que una hipotética derrota sería caótica ya que desataría la ira de la gente, por estas horas contenida producto del cambio de aire que dio la llegada del "Jefe".

De todos modos, Astrada sabe que un triunfo en el superclásico no podrá contrarrestar la mala campaña del equipo, pero al menos ayudará a recomponer la relación con la gente.

"Es una semana muy linda la que vamos a vivir. Estamos esperanzados con hacer un buen partido y sacar un triunfo. Estos son partidos aparte. Uno puede venir muy bien y el otro muy mal, pero este es un partido totalmente diferente", planteó el veterano Matías Almeyda al ser consultado sobre el partido del domingo próximo en el Monumental.

El jugador, de 35 años, que regresó para jugar en Primera División después de que se había alejado del profesionalismo, reconoce que el equipo "se juega el orgullo".

"Sabemos que nos jugamos el orgullo. La alegría de la gente y la alegría nuestra hacen que sea un partido distinto", resumió.

"Creo que todos en el plantel son conscientes del partido que se viene. Nosotros no estamos para regalar nada, y los clásicos hay que ganarlos", explicó el futbolista oriundo de Azul.

Se presume que Astrada saldría el domingo con los mismos once que ayer empataron 0 a 0 con Huracán en el Tomás Ducó.

Enfrente estará Boca, entonado por la racha de tres victorias sucesivas que le dieron al equipo conducido por Alfio Basile nuevos ímpetus tras un arranque en el torneo lleno de dudas que dejó al entrenador a un paso de la renuncia.

El xeneize, que suma 14 unidades en la tabla de posiciones, quedó ahora cinco puntos del único puntero San Lorenzo y amenaza con meterse de lleno en la lucha por el título.

Los dirigidos por el Coco llegan a esta coyuntura entonados por los triunfos sobre Vélez, Racing y Tigre, aunque los mismos no lograron ocultar los problemas defensivos que aqueja al equipo.

En lo que va del campeonato Boca ha recibido 15 goles en nueve fechas, cifra que pone en evidencia la fragilidad de su última línea.

Por estas horas, y a seis días de superclásico, Basile analiza introducir algunos cambios en esa franja de su equipo por lo que no se descarta que Claudio Morel Rodríguez tenga un lugar en la zaga central.

Quien no recuperaría un lugar entre los titulares es el chileno Gary Medel, quien tras cumplir con la suspensión, estaría en el banco de suplentes.

"Ojalá que el domingo que viene tengamos la suerte de hacer las cosas bien contra River y ganar", dijo Riquelme al término del partido que Boca le ganó ajustadamente a Tigre 2 a 1.      

Seguramente la semana traerá sorpresas. Habrá declaraciones cruzadas porque el partido más trascendental del Apertura ya se está jugando y cada protagonista, en este mini torneo, lo hará a su manera, presionado por sus urgencias .
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|23:40
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic