Deportes

Barrichello y otra vez el gusto amargo de un título perdido

Una vez más, el piloto brasileño vio escaparse entre los dedos la posibilidad de un título de campeón de la Fórmula 1 al terminar octavo el Gran Premio de Brasil.
Según Barrichello, el título de 2009 empezó a perderse al inicio de la temporada, cuando fue superado sucesivas veces por Button en las primeras pruebas del Mundial.

En Interlagos, el circuito cerca del cual se crío, buscaba un esquivo primer tiunfo: "Este es uno de los más grandes sueños de mi carrera". Deberá seguir esperando.

Fue precisamente en su casa donde Rubens Barrichello dijo adiós a sus posibilidades y donde vio coronarse a su compañero de equipo en Brawn GP, el inglés Jenson Button, lo que le dejó con "un hueco en el estómago".

El desempeño de "Rubinho" frustró a la multitudinaria hinchada que colmó hasta el último sitio el autódromo de Interlagos, confiada en que la "pole position" lograda por Barrichello el sábado le asegurara al menos un primer triunfo en casa.

No se dio. El brasileño mantuvo la punta en las primeras 21 vueltas, pero perdió puestos y potencia tras reabastecer su bólido, y al final sufrió un pinchazo que le obligó a volver a los "boxes" y a terminar sólo octavo.

"Yo no creo en suerte ni en mala suerte, creo en trabajo. El pinchazo ocurrió de pronto, en la entrada de los boxes", dijo el piloto, quien también lamentó la dificultad que enfrentó para recuperar posiciones tras el primer "pit stop".

"De no haber enfrentado tanto tráfico al regresar a la pista, podría haber luchado por llegar segundo. Pero el bólido no tenía fuerza suficiente para ganar", lamentó.

Antes del segundo "pit stop" llegó a estar segundo, pero luego perdió posiciones y se quejó de vibraciones en la rueda delantera derecha: un neumático roto lo obligó a volver a los boxes y con ello el brasileño perdió hasta el gusto de subirse al podio.

Tal como ocurrió en 2002 y 2004, cuando fue subcampeón mundial con Ferrari, superado por el astro alemán Michael Schumacher, "Rubinho" sepultó las esperanzas de sus compatriotas, que no festejan un título de la categoría reina desde que el fallecido ídolo Ayrton Senna se coronó tricampeón, en 1991.

Según Barrichello, el título de 2009 empezó a perderse al inicio de la temporada, cuando fue superado sucesivas veces por Button en las primeras pruebas del Mundial.

En Interlagos, el circuito cerca del cual se crío, buscaba un esquivo primer tiunfo: "Este es uno de los más grandes sueños de mi carrera". Deberá seguir esperando.

Obligado a festejar el éxito ajeno en casa propia, el brasileño recibió el traspié con elegancia: tras la llegada, dio una vuelta al circuito con su coche emparejado con el de Button y, con los brazos levantados, aplaudió a su compañero de equipo. Luego, ambos protagonizaron un largo abrazo en el "paddock".

El tropiezo de "Rubinho" también frustró a su compatriota Felipe Massa. Alejado de las pistas desde julio a raíz del accidente sufrido en Hungría, el piloto de Ferrari quedó encargado de bajar la bandera de cuadros al final de la prueba.

"Hubiera sido mucho mejor bajar la bandera para 'Rubinho'. Pero ha sido una experiencia diferente en mi vida, y fue especial haberlo hecho en una prueba que decidió el campeonato mundial", dijo.

El octavo puesto en Brasil no sólo sepultó el sueño de título, sino que hizo que "Rubinho" descendiera al tercer puesto del Mundial de pilotos, superado por el alemán Sebastian Vettel a falta de una prueba -el GP de Abu Dhabi- para el término de la temporada.

"Claro que voy a luchar por ganar la próxima carrera. Así funciona la cosa", dijo el brasileño, quien, sin embargo, dejó en claro que no le importa demasiado terminar segundo el Mundial: "Como ya dijo mi amigo (el ex piloto brasileño) Nelson Piquet, el subcampeón es el primero entre los perdedores".

El sueño de título de Barrichello, quien disputó 283 Grandes Premios desde que debutó en la F1 en 1993, queda aplazado a 2010, cuando tendrá 38 años de edad.

Pero el siempre optimista "Rubinho" no desiste, y asegura que, pese a las frustraciones y problemas, tiene motivos para considerar la de 2009 como una temporada victoriosa.

"Este ha sido un año muy especial, que se inició en forma muy competitiva, aunque con dificultades. Pero las dificultades son las maravillas del mundo y, si uno les sonríe, tiene mejores posibilidades de crecer", aseveró.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|09:34
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|09:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic