Apostar al progreso: alumnos rurales "egresaron" de un centro de capacitación laboral

Veinte chicos y chicas de cuatro escuelas de Maipú tuvieron su acto de colación tras haber finalizado el taller dictado por la Fundación Pescar. Los estudiantes, que están cursando el último año del Polimodal, recibieron una formación integral que incluyó desde fortalecer la autoestima hasta cómo enfrentar una entrevista para lograr un empleo.

Antes de salir de la escuela se piensa en el futuro: en lo que uno quiere ser “para el resto de la vida”. Algunos de los estudiantes que están cursando el 3º de Polimodal (ex 5º de la Secundaria) ya tienen definido que quieren estudiar a nivel universitario; otros buscan en que oficio destacarse… En definitiva, todos piensan en cómo progresar, ésa es la cuestión. En esta nota, te contamos que hicieron 20 alumnos de Maipú para ir modelando sus sueños.

Veinte estudiantes, 12 mujeres y 8 varones, de cuatro escuelas de Maipú se inscribieron en un centro de capacitación de la Fundación Pescar que tuvo como “aula” la empresa Palmero, ubicada en el carril Rodríguez Peña al 2000, que prestó sus instalaciones para que se dictara el curso que duró nueve meses. La semana pasada los chicos egresaron y con una gran bandera  -fabricada por ellos- encabezó el esperado acto de colación.

Los alumnos provinieron de los siguientes colegios Juan Isidro Maza, Dr. Manuel Laínez, Alfonsina Storni y Julio Fernández Peláez. Todos estos establecimientos son aledaños a la reconocida empresa Palmero -que se dedica a la venta de maquinarias- y a los cuales llegó la Fundación Pescar para “reclutar” a los chicos que quisieran sumarse al proyecto que tuvo inicio en febrero del 2009 y que, con los recesos obligados por la Gripe A, terminó en este mes.

“Se priorizó a los chicos con más bajos recursos para que accedieran al curso y a través de entrevistas, definimos el grupo. Tuvimos muchas cosas en cuenta: la actitud, el empeño, la situación económica y familiar; pero, sobre todo, buscamos en los chicos las ganas de progresar”, detalló Agustina Nevares, coordinadora de los Centros de Capacitación de Pescar, ONG que hace seis años vino a instalarse en Argentina y que desde diciembre del 2008 buscó tener un horizonte también en Mendoza.

“Dar la caña y enseñar a pescar”

Esta es una frase que no es ajena a las empresas que se basan en la solidaridad y van hacia la promoción humana dejando ya el antiguo asistencialismo. Justamente, la frase que se le atribuye a Lao Tsé es la expresión en que se respalda Pescar para sus actividades y está plasmada en su sitio web: “Si quieres quitar el hambre a un hombre, dale un pez; pero si quieres que no vuelva a tener hambre, enséñale a pescar”.

Veinte estudiantes mendocinos aprendieron durante cuatro horas, en contraturno de sus clases de escuela, de lunes a viernes en un período de nueve meses a estudiarse a sí mismos para explotar al máximo sus talentos y atreverse a “pescar” en el mundo que les espera. Más que una inserción laboral, totalmente necesaria para entrar en el mercado, ha sido la capacitación para una inserción social basada en la “cultura del trabajo”.

Tal como se pueden ver en las fotos, los chicos sienten que han logrado este objetivo inicial y orgullosos recibieron sus diplomas en los cuales constaba que habían sido capacitados en “Atención al cliente” ya que esta fue la temática abordada este año pues las empresas que financiaron el taller fueron Telecom, Bodegas Lagarde y La Caja Seguros, cuyos empleados cumplieron un voluntariado como parte de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), que es un atributo agregado que las organizaciones intentan sumar para devolver un beneficio a la sociedad.

Además de insertar a los estudiantes en el mundo laboral, se buscó que durante la capacitación aprendieron juntos sobre la realidad de los compañeros. Por eso, se unió a alumnos de escuelas rurales y urbanas para sacarle más provecho a la convivencia. “Buscamos que todos los chicos puedan desarrollar su potencial al máximo y se va a ayudando a cada uno en distintos puntos: puntualidad, disciplina, trabajo en equipo, etc. Algunos cuando comenzaron eran muy introvertidos, por lo que desarrollamos mucho la autoestima. Hay chicos que  vienen con situaciones familiares muy particulares que datan desde hace años y esto les ayudó mucho”, señaló Nevares.

El taller de capacitación contó con un 40% de formación orientada al desarrollo humano que estuvo a cargo de la profesora Rosario Arenas. El otro 40% se abordó lo técnico-profesional y las clases estuvieron a cargo de las empresas mencionadas, quienes transmitieron su experiencia y consejos. También en este módulo se contó con los aportes de las empresas de recursos humanos, Manpower y Sesa Select, que enseñaron a los estudiantes a cómo armar un CV y enfrentar una entrevista laboral, grandes pasos cuando se busca el primer empleo.

La última parte del curso estuvo enfocada en el uso de nuevas tecnologías y nociones de inglés. Luego, los estudiantes pudieron visitar distintas aéreas de Palmero para conversar con los empleados y observar la características de cada grupo de trabajo. También recorrieron otras organizaciones que están sumadas a la red pasa ir saboreando el mundo laboral. Todas estas empresas serán futuras captoras de estos chicos egresados, pero con una sola condición: terminar el secundario. Uno de los chicos ya está festejando su logro por anticipado: la empresa Iveco lo incluirá en su planta.

Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 00:57
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 00:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes