Salvaje asalto a una anciana: la torturaron hasta dejarla desmayada

Una anciana de 87 años fue salvajemente atacada por dos delincuentes que entraron a robar a su casa, quienes la torturaron durante más de cuatro horas, amenazaron con "picanearla" y la golpearon hasta dejarla desmayada, mientras le exigían que les entregara un dinero que no tenía.

El violento asalto se produjo en una quinta propiedad de la mujer, en Valle Hermoso, en la ciudad balnearia de Mar del Plata, donde los delincuentes sometieron a la anciana a una brutal golpiza y finalmente la dejaron herida, tirada en el piso.

Los ladrones llamaron también a la hija de la anciana y le reclamaron el pago de un rescate para no matarla, aunque finalmente la entrega no se concretó porque cuando los familiares de la mujer se dirigían a hacer el pago, la Policía llegó a la casa y encontró a la abuela tirada en el piso con heridas en todo el cuerpo.

La quinta donde ocurrió el violento episodio, llamada "Paradiso Santa Elena", está ubicada sobre la calle Tettamanti, y allí vive sola la mujer de 87 años.

Los dos delincuentes que la atacaron tenían entre 30 y 40 años y manejaban "datos precisos" acerca de la anciana, según reveló el diario La Capital de esta ciudad.

El intento de robo y secuestro extorsivo ocurrió el miércoles de la semana pasada, aunque recién trascendió en las últimas horas.

El hecho es manejado con hermetismo por los investigadores, y de acuerdo con lo indicado, los delincuentes aún se mantienen prófugos.

El caso comenzó cerca de las nueve de la noche cuando la mujer ya estaba acostada y lista para dormir.

En esos momentos, escuchó un ruido en la habitación de al lado y se levantó para ver qué pasaba.

A partir de ese momento, empezó una pesadilla: cuando abrió la puerta, vio a un hombre dentro del cuarto y a otro afuera que estaba listo para entrar, según se indicó en el diario. 

La anciana cerró rápido la puerta con llave, pero los delincuentes salieron y se dirigieron hasta la habitación de la mujer, donde rompieron el mosquitero de la ventana para intentar entrar.

La mujer, desesperada, marcó el 911 en su celular, pero no pudo concretar el llamado: los ladrones rompieron la puerta de entrada de la quinta y lograron reducirla.

Durante cuatro horas y media la torturaron para que les entregara plata: los delincuentes creían que la anciana tenía dinero, ya que en una de las parcelas de la quinta se estaba construyendo un tinglado para gallinas.

Pero en realidad, de acuerdo con lo señalado, la obra era levantada por un hombre al que la mujer le alquila una parte de la tierra para que realice un emprendimiento productivo, por lo que en la casa no había dinero.

Mientras buscaban la plata, los ladrones la tiraron al piso y le empezaron a golpear la cabeza. "No tengo nada de plata", les repetía la mujer, mientras los delincuentes pensaban que era mentira.

En ese momento, empezaron a destrozar toda la casa, la ataron en una silla y no pararon de golpearla hasta que no soportó más y se desmayó.

Cuando recuperó el conocimiento la odisea siguió: los delincuentes insistían con que les entregue la plata y volvieron a pegarle.

Como la mujer no les daba plata, armaron con unos pañuelos una especie de horca y comenzaron a asfixiarla; después, cortaron un cable y amenazaron con "picanearla".

Después de la tortura y de revolver la casa sin encontrar dinero, los delincuentes tomaron el celular de la anciana y, cerca de la 1:00 de la mañana, llamaron a su hija para pedirle rescate.

"La pusieron al teléfono para confirmar que la tenían, le pegaban, y la mujer se quejaba. Mientras, la hija escuchaba todo por el celular. Los delincuentes gritaban y amenazaban con matarla si no les entregaba 30 mil pesos", señaló al diario marplatense una fuente del caso.

Mientras los delincuentes amenazaban con "degollar" a la anciana si avisaban a la Policía, la hija de la mujer llamó al 911 y activó el altavoz del teléfono para que los efectivos pudieran escuchar a los secuestradores.

"Andá en un taxi con la luz libre prendida hasta la terminal de ómnibus que está frente al club Al Ver Verás", le exigieron los delincuentes.

La mujer y su marido fueron hasta la terminal, después de arreglar con los secuestradores que les darían 3 mil pesos, que era el único dinero que tenían en ese momento.

Antes de que pagaran el rescate, la mujer se enteró que su  madre había sido encontrada por un efectivo policial en su casa, herida y sola, ya que los delincuentes se habían ido.
Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 16:20
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 16:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia