Abuso sexual: cuando irrumpen sin aviso en tu biografía

En el lapso de un mes, unas 22 personas fueron víctimas de violencia sexual. La mayoría de ellas soportaron ser ultrajadas. Niños y grandes. Hombres y mujeres. ¿Qué pasa? ¿Mayor cantidad de delitos o más gente que se anima a denunciar? "Una violación no está en los planes de nadie", sostiene una de las especialistas consultadas.

Unas 22 personas han sido víctimas de ataques sexuales en el lapso de 30 días. Unos cuatro abusos se le atribuyen a un violador serial en Guaymallén que es buscado intensamente por la Policía y otros tantos rompen cualquier esquema: mujeres violadas en sus casas durante un asalto, niños abusados en el seno familiar o cercano y  adolescentes atacadas en la vía pública son el común de esta alarmante cifra.

¿Hay más delitos de violencia sexual o hay más denuncias?

Tres especialistas intentan contestar el cuestionamiento, anticipando que tanto una realidad como la otra no conduce a resolver la problemática que se ha hecho demasiado visible ya que en el transcurso del mes se ha registrado unos 12 ataques sexuales, cuya denuncia se ha conocido a través de los medios (algunos hechos están en las notas de la derecha). Por lo tanto, pueden existir otros hechos que no fueron publicados, así como otros hechos que no han sido denunciados.

“Una violación es una experiencia, desde lo psicológico, que rompe con la biografía: no está en los planes de nadie como sí pudiera estar otra experiencia traumática como lo es la muerte de un ser querido. No es que la persona estuviera más preparada para ésta situación, sino que está dentro de las posibilidades de la vida. Un abuso no está en los planes de nadie, por lo que no hay posibilidad de anticiparse mentalmente y prepararse”, sentencia firmemente la psicóloga Dolores Alfonso, titular del Instituto de la Mujer.

El Instituto de la Mujer activó la semana pasada, a través de un acuerdo con el Gobierno provincial y la Suprema Corte de Justicia, la coordinación de todos los organismos que intervienen en la asistencia de una víctima de violación a fin de que se aceleren los procesos para impedir una “revictimización” de la persona, quien ya ha tenido suficiente dolor con el hecho inesperado que le toco vivir y, tal como dice el párrafo anterior, nadie quisiera escribir en las páginas de su biografía. El objetivo es aceitar los circuitos a fin de una recuperación cuanto antes de la víctima.

“Hay que estar a la altura de la gravedad de la problemática. Una acción concreta de asistencia a un problema instalado”, advierte Alfonso cuando fue consultada por MDZ ante la ola de violaciones. “No podría responder si hay más delitos o más denuncias. Se dan las dos situaciones. Lo que sí hay son delitos con más violencia y mayor posibilidad de conocer estos delitos, por eso es importante saber qué hacer si alguien ha sido víctima de un ataque sexual”.

En el mismo sentido respondió el director de la Policía de Mendoza, el comisario general Juan Carlos Caleri, quien carga en sus hombros la responsabilidad de la prevención y la represión de estos delitos. Conociendo a fondo la problemática, el funcionario manifestó: “Es una suma de dos cosas. La mayor cantidad de denuncias registradas se puede deber a que hay mayor cantidad de delitos o que las personas tengan más confianza en la Justicia y se animan a denunciar”.

Sin embargo, Caleri insiste en lo importante que es la función de la Policía y cree que la reincidencia de los condenados por abusos sexuales que salen de la cárcel es uno de los mayores problemas a resolver. Precisamente, la difusión de los rostros de estos presos liberados ha sido el pedido que realizó el Ministerio de Seguridad a la Corte mendocina. No obstante, esta medida encierra un problema: ¿por qué poner imágenes de alguien que ya purgó su pena? ¿Cómo hacer valer, de aplicarse el método, los derechos y las garantías de estas personas?

El pedido de Seguridad a la Corte fue realizado en aquella firma del acuerdo impulsado por el Instituto de la Mujer. También de aquella reunión salió otra posibilidad para bajar los delitos de violencia sexua: la castración química, propuesta que salió de la boca del gobernador Celso Jaque. Inmediatamente, la contemplación de esta posibilidad ganó los titulares de la prensa local y nacional.

El comisario Caleri fue consultado al respecto del asunto y su posición personal se distanciaría de lo que el Gobierno plantea, pero el policía es consciente de sus palabras y prefiere asumir el rol que tiene en la sociedad: “No es que no esté de acuerdo con la castración química. No sé cómo se lleva a cabo el método, pero sé que hay otros métodos para evitar violaciones. Uno es el control de los reincidentes. En definitiva todo suma. No es que esté o no de acuerdo, opto por todas las soluciones que nos permitan disminuir esta cantidad de delitos”.

Una sociedad que miraba de reojo y que, ahora, está volviendo la cara

Por abril, los mendocinos se indignaron ante un hecho aberrante que había comenzado hace 20 años: un padre que ha abusado de su hija durante más de dos décadas y tuvo siete hijos con ella. El caso del “Chacal de la Cuarta” (foto) no asombró por ser único –pues un caso similar se dio a conocer en Austria meses antes- sino porque el incesto estaba ocurriendo “acá nomás” a una joven de 35 años que estuvo sometida física y psicológicamente a un hombre que debía ser su principal protector.

El caso tocó profundo la indiferencia de los mendocinos ante los abusos sexuales y aunque se llegó a pensar que la relación de la víctima era consentida, la historia de esta joven sirvió de disparador para que muchas otras –incluidas sus hermanas y tías- contaran su calvario y denunciaran a sus victimarios. “Los casos de abusos sexuales explotaron desde que apareció el caso del Chacal. Desde allí en adelante se pudo ver un incremento de estos ilícitos. Habría que ver si hay más violaciones o más denuncias”, se anima a analizar Caleri.

Su apreciación no está alejada a la realidad que se vivió en el Programa de Maltrato Infanto Juvenil que fue contada por la misma directora, Marta Stagni: “Los primeros dos meses no nos alcanzaban los teléfonos y las manos para atender a denunciantes. Personas que necesitaban comunicar su realidad y entraron en crisis al ver el caso que tanto se había mediatizado porque habían padecido situaciones similares en la niñez o la adolescencia. El caso del Chacal fue un disparador”, expresó sin dudas la mujer, quien ha escuchado el dolor de las víctimas de la propia voz de quien sufre, por tal motivo sabe que la “ola de violaciones” sigue siendo un escollo difícil de sacar.

El 102 se concentra en las denuncias de delitos de violencia intrafamiliar. El abordaje es diferente porque el padecimiento es diferente. “Lo más difícil es trabajar con lo intrafamiliar porque hay muchas variables para analizar, además de la exclusión de la víctima o la penalidad del victimario. Queremos dar una respuesta ya que es muy doloroso para quien lo padece. Al final la víctima pareciera que aceptó la relación cuando se rompió con todas las leyes. El incesto es una figura especial que causa muchísimo daño tanto psicológico y físico a la víctima, quien queda invalidada para hacer su propia vida”, remarcó Stagni.

Vale recordar que el incesto es una práctica que no está penada por la ley y que es juzgada en un ámbito moral, siempre y cuando el abuso no se haya cometido contra un menor. En este caso, docentes, policías, otros familiares, jueces, fiscales tienen la obligación de denunciar el hecho. Pero, cuando la víctima ya es adulta, la denuncia sólo puede hacerla ella por tratarse de un delito de instancia privada. Cuesta que esto se logre, pero la hija del “Chacal de la Cuarta” lo hizo cuando se dio cuenta de que lo que ella había vivido también se podría repetir en sus hijos.

“Los abusos de la familia han sido históricos y en épocas anteriores u otras culturas, el incesto estaba naturalizado. La gravedad de los abusos intrafamiliares es que a todo el daño que padece una víctima ocasional se suma a que está ocurriendo en un ámbito que, supuestamente, debería ser protector. Los que deberían proteger, generan el daño. Esto atenta contra la confianza de la persona hacia terceros a largo plazo”, señaló Alfonso desde el Instituto de la Mujer, quien advierte que si la víctima se siente tratada con cuidado el pedido de ayuda saldrá más fácil. Esto es algo obvio pero que no siempre se cumple.

“Tiene que ver también con una mirada distinta de la sociedad. Durante mucho tiempo se tendió a culpabilizar a la víctima: ‘Algo habrá hecho’ o ‘Se lo habrá buscado’ y aún hoy escuchamos algunas de estas connotaciones. Encima de la situación que pasaba la víctima, se la culpaba y  esto hace desestimar cualquier pedido de ayuda. Si a esto le sumás que la recuperación de una víctima de delito sexual representa una recuperación hacia dentro de su persona, de su relación con su propia sexualidad para poder continuar en futuro, con su revés de confianza para superar el estrés de enfrentar la realidad frente a pareja e hijos que se enteran de la situación –y cómo ellos la trabajan-, y encima se enteran vecinos y compañeros de trabajo… Todo esto lleva tiempo de recuperación”, grafica crudamente Alfonso.

Sabiendo que las recuperaciones físicas pueden tardar años, a veces, nos cuesta imaginar cómo curan las heridas del alma. Cuando no se ha sido víctima, igualmente, se tiene un rol como sociedad: no dar vuelta la cara. “Se necesita una mirada de entendimiento. Todavía tenemos muchas opiniones que son gravísimas que hacen referencia si la víctima lo ha buscado o no y debemos evitarlas”, sugiere Alfonso al tiempo que Stagni manifiesta con esperanzas: “Se produce una convulsión social ante un abuso. La sociedad se está activando en todas estas temáticas. Ha tomado conciencia y se ha animado al repudio social, y esto último es tan importante como lo primero”.
Opiniones (3)
19 de agosto de 2017 | 23:56
4
ERROR
19 de agosto de 2017 | 23:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La nota esta colgada desde el 14 de Octubre de 2009 / 09:13.... ahora yo me pregunto.. ¿No existe otro tema de que hablar? P.D. Si esto no es apología, que es..?
    3
  2. UN PROFESOR EN EL COLEGIO SAN PABLO DE LUJAN INTENTO ABUSAR DE CASI TODO UN GRADO TOCANDO CHICOS DE 5 Y 6 AÑOS Y NADIE HACE NADA , ESTA PERSONA ESTA LIBRE Y LA JUSTICIA BIEN GRACIA, ENTONCES DIGO SI ESTE TIPO ESTA LIBRE ES UN FUTURO VIOLADOR ES UN PROBLEMA PARA TODOS
    2
  3. Mariana, HAY QUE ATACAR LA CAUSA DE LOS PROBLEMAS NO SUS EFECTOS... te pregunto : - un violador nace o la sociedad lo hace ? - quien lo hace ? - quien lo alimenta ? - quièn lo mal educa ? Te contecto : - la TV con su pornografia directo o supliminal - la TINELLI con su baile del CABARET DEL CAÑO . - las NOVELAS con su ALTO CONTENIDO EROTICO SEXUAL en la tarde. - las revistas mostrando a los CULOS DE LAS MUJERES en los kioskos de toda Mendoza. - el ESTADO con sus CAMPAÑAS DE EDUCACION GENITAL ( o sexual ) , DONDE INCITAN A LOS JOVENES AL USO DEL FORRO Y LAS PASTILLAS. ..... y siga la joda nomas. Por si no se DIERON CUENTA, LAS CAMPAÑAS DE EDUCACION SEXUAL GENITAL DE LA ULTIMA DECADA : FRACASARON TODAS. .. y ahora tenemos a los DEPRAVADOS QUE ESTAN A LA VUELTA DE CADA ESQUINA, y que fueron EDUCADOS Y ESTAN SIENDO EDUCADOS para eso .... ... finalizado, con la frase del principio: HAY QUE ATACAR LA CAUSA DE LOS PROBLEMAS , NO SUS EFECTOS. ( te aviso que si llego ver a algùn VIOLADOR, DIRECTAMENTE YO LO CAPO ....)
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial